Retos del Mindefensa

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El veterano político y diplomático Carlos Holmes Trujillo, quien pasó de la Cancillería al Ministerio de Defensa tras la renuncia de Guillermo Botero, ha expresado cuáles son los principales retos que afrontará en tan crucial cargo.

Ha dicho el nuevo ministro que sus prioridades serán mejorar los resultados en la reducción de delitos cotidianos que afectan la vida de los ciudadanos, como hurto y homicidio, lo que implicará fortalecer el pie de fuerza de la Policía y el control de las calles. Así mismo, y a pedido expreso del presidente, priorizará la lucha contra el narcotráfico y la erradicación de cultivos ilícitos, para lo cual anuncia que robustecerá las capacidades de inteligencia y de investigación criminal del Estado, con un especial énfasis en el Bajo Cauca antioqueño, el Catatumbo, Arauca y el pacífico nariñense. Igualmente, que se encargará de ratificar y hacer cumplir la legitimidad, la transparencia y la pulcritud de las autoridades armadas, bajo la premisa de que “... el uso de la fuerza debe sujetarse al respeto a las normas de Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario”.

Sin embargo, no se conocen aún planes para otros temas tan sensibles de su resorte, y sobre los que el país que opina estará muy atento. A no dudarlo que el primero de estos será recomponer las fibras internas de la institución que regenta, para que las Fuerzas Armadas recuperen el primer lugar en la confianza del pueblo colombiano y mantengan su respetabilidad a nivel internacional. La imagen de las Fuerzas, que por años habían estado, de lejos, en el primer lugar en todas las encuestas de opinión, en 2018 bajó por las crisis que ha sufrido ante los casos de falsos positivos y de corrupción entre sus filas.

También tendrá que dar pasos significativos en la efectiva implementación del Acuerdo de Paz suscrito con las Farc, pase lo que pase, pues ya no hay retorno y, por el contrario, todo esfuerzo que se haga para que su ejecución no se detenga redundará en la deslegitimación de las disidencias y de otros grupos alzados en armas, y en la respetabilidad de los hombres bajo su mando. Y dentro de esa misma línea está también mejorar los sistemas de prevención de atentados a líderes sociales, la protección de estos y el control del territorio donde se están empoderando las voces que concitan a la violencia.

Por supuesto, la primera prueba de fuego será la de las marchas programadas para el próximo 21 de noviembre, convocadas por las centrales obreras, estudiantes, otras instituciones y personas, pues tendrá que hacer gala de sus reconocidas dotes de hombre prudente pero enérgico, dos características indispensables para el manejo de un paro nacional de consecuencias aún impredecibles. La prudencia, para garantizar a plenitud el derecho a la protesta en todo el país; y la determinación, para proveer seguridad a los colombianos, tanto los que participen pacíficamente como los que no participen en las marchas, frente a indeseados pero eventuales actos de violencia que pudieran desatar elementos minoritarios contra personas, bienes públicos y privados.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS