Rodear a la administración

31 de marzo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La sección política del periódico reportó una infortunada tensión entre un grupo de concejales y la administración del alcalde William Dau, lo que contrasta con las expresiones de concordia que días atrás conocimos en torno de la unión de las instituciones políticas en contra de la pandemia del nuevo coronavirus.

Todo parece indicar que, en desarrollo de las sesiones extras convocadas para discutir dos proyectos de Acuerdo, las banderas que se blandieron para llevar pronto y a feliz término la aprobación de esas iniciativas han sufrido rasgaduras luego de conocerse el contenido de una carta remitida por un concejal y apoyada por otros, dirigida al ministro de Salud, para que se tome la administración de la ciudad en lo que respecta al manejo del COVID-19, sustentado en que el alcalde Dau no ha tomado las medidas necesarias frente al coronavirus.

En concepto de algunos concejales la administración local se viene equivocando en la gestión de la crisis, pues se está haciendo sin la debida planificación a pesar que, desde enero, han hecho advertencias para evitar que el virus se propague en la ciudad.

Por su parte, el secretario del Interior, David Múnera, hizo un llamado a la unión destacando que Cartagena fue la primera en disponer del toque de queda, así como se han tomado iniciativas eficaces antes incluso que la Presidencia de la República. Y en equivalente sentido, anoche la secretaria General de la Alcaldía, Diana Martínez, solicitó a los concejales mantener el respaldo expresado por esa Corporación, así como a que se depongan las diferencias de índole política a efectos de luchar en pro de la defensa de la vida de los ciudadanos.

Sin ánimo de terciar en las diferencias que parecen revelarse en los últimos días entre algunos concejales y la Alcaldía, y respetando los criterios que animan a las partes, no está de más hacer un llamado a estas para que no ahorren ningún esfuerzo en preservar los propósitos de trabajar mancomunadamente por la superación de la crisis que padecemos desde lo global, pero que en nuestra ciudad, por los altos niveles de informalidad, pobreza y por la debilidad de sectores económicos tan sensibles para nuestra economía, como el turismo y el comercio, se agravan en grado superlativo.

Por más razones que se tengan, no es el momento de debilitar a ninguna de nuestras instituciones. A pesar de que, desde estas mismas páginas, hemos sugerido al alcalde Dau Chamatt considerar la designación de un ejecutivo de alto nivel para que le ayude en la coordinación de las distintas áreas en que se divide la actuación de la administración distrital, nadie osaría a que a este le restaran poderes como jefe superior de la ciudad, pues es necesario que ese liderazgo del alcalde Dau continúe. Las gentes definitivamente le siguen y obedecen; y él le habla a la ciudad con confianza y cercanía. Lo cual no obsta para que escuche las críticas que se le hacen y que adopte correctivos, especialmente las que surjan del Concejo.

Pero nada justifica llevar las cosas a niveles que deslegitimen su dirección en momentos tan apremiantes.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS