Sexo en la calle

22 de febrero de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tal como lo hemos propuesto en anteriores editoriales, la ciudad está en mora de definir qué tipo de turismo quiere recibir y qué mensaje construir para promover a este destino sin par, cosido en el Caribe.

Cuesta decirlo, pero cuesta aún más reconocerlo públicamente: hoy somos vistos, también, como un destino de turismo sexual.

Esta característica de cómo nos ven allende nuestras fronteras se debe sin duda a esa afortunada combinación de etnias, tradiciones, emociones, espontaneidades, irreverencias, y de nuestra desbordada hospitalidad y alegría, que se combina con mujeres agraciadas y encantadoras y de hombres guapos y engreídos, en la suma de un crisol de esencias que resumen, como ya otros lo han dicho, todas las razas del mundo. Ese realismo mágico que saltó de Cartagena al macondo de ficción y de allí a la realidad que nos circunda, crean un clima favorable a las exuberancias, a la inspiración, a los amores furtivos y a la imaginación que se deja arrastrar por las tentaciones que se desbordan en esquinas sinuosas del Centro amurallado, del Getsemaní de aires de arrabal o del San Diego vibrante de tonalidades y sabores.

Pero también se debe a una licencia inconveniente que los cartageneros damos a quienes nos visitan sin consideración a barreras convencionales que limitan la libertad para bien de la convivencia pacífica, esa que respeta los derechos de los demás, incluidas las relativas al pudor y al control de los apetitos más arcanos.

Algo hacemos para que visitantes despabilados se atrevan a realizar actos que no cometerían en sus patrias chicas, como los que vienen sucediendo en los yates y playas, o en las callecitas fascinantes de Getsemaní, en donde hay burla grotesca del decoro con un desprecio inadmisible del comedimiento y la decencia, de la cual incluso hay grabaciones de imágenes sórdidas, como la que fue noticia ayer, y otras que han merecido la no despreciable cifra de 24 comparendos impartidos por la autoridad policiva desde el 1 de enero hasta el 19 de febrero de 2020 por violación del artículo 33 del Código de Policía, que sanciona “los actos sexuales o de exhibicionismo que generen molestia a la comunidad”.

Si los turistas, en concordancia con nuestros residentes, conciertan realizar actos grotescos en el espacio público, que escandalizan o tienen el potencial de incomodar al ciudadano común, lo que se suma al consumo de alcohol o drogas con desfachatez, es porque el ambiente les invita a practicarlos sin temor a censura o sanción alguna.

Si ello es así es debido, además de la mala educación o de los errores de juicio de los protagonistas, a que no hemos sabido advertir a quienes nos visitan y a muchos de los nuestros, que esas conductas son inadmisibles en nuestra vida comunitaria, y que riñen con valores que nos caracterizan.

Es una riqueza y un privilegio vivir en una ciudad con tan alto nivel multicultural y con sobradas expresiones de autenticidad y viveza. Pero no saber refrenar tan ardientes impulsos finalmente dañará no solo al ser cartagenero, también al prestigio del destino.

Las autoridades turísticas tienen la palabra.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS