Talanqueras en barrios

28 de enero de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Preocupados por la inseguridad y al no sentirse protegidos por las autoridades, habitantes de varios sectores de Cartagena han cerrado sus calles con cadenas o talanqueras para encontrar alguna tranquilidad.

El Recreo, Santa Clara, La Concepción, Alameda La Victoria, El Country, La Princesa, entre otros, cansados de los atracos a mano armada, aplicaron ese mecanismo ante la falta de control de la Policía para garantizar y cuidar la vida y bienes de la comunidad.

El asunto de las talanqueras volvió a relucir la semana pasada cuando la Alcaldía Local 2 anunció que las que instalaron a la entrada de Contadora debían ser retiradas, pues bloquean el acceso hacia un edificio que se construye en la parte de atrás, lo que llevó a los residentes de esa urbanización a protestar.

Es lamentable que la ciudadanía tenga que recurrir a este tipo de métodos por la inoperancia del Estado.

No queremos, ni más faltaba, justificar que se cierren las vías públicas para el beneficio de particulares, sin embargo, es hora de que las autoridades del Distrito se pellizquen ante la falta de control para brindar seguridad en todos los estratos.

Cuando el exalcalde Manolo Duque dijo que estaba de acuerdo con instalar talanqueras en algunos barrios porque con eso la gente se sentía más protegida, rechazamos en este mismo espacio esa declaración, pues deben ser los líderes del Gobierno los primeros en buscar estrategias legales para garantizar la seguridad.

Lo que la mayoría de estos barrios tratan de evitar es, principalmente, el paso libre de las motocicletas por las calles de su sector, ya que es bien sabido que estos son los vehículos más usados en los hurtos a mano armada y sicariatos.

Al parecer este método ha sido más efectivo que instalar alarmas o cámaras de vigilancia porque sencillamente el ladrón no puede entrar conduciendo, mientras que en las otras dos resultarían insuficientes solo con que el motociclista entre, nunca se quite el casco y lleve la placa de la moto adulterada al cometer el delito; y cuando suena la alarma, a veces, por no decir casi siempre, es muy tarde cuando llega la Policía.

En Cartagena, como lo dijo el mismo procurador general, Fernando Carrillo, es increíble cómo se abusa del espacio público, y este caso de las vías no es la excepción. Cada vez que cierran una calle, se agrava el tráfico vehicular en la ciudad. Son calles que en caso de un trancón pueden servir para descongestionar vías principales, pero que cumplen una función muy diferente para la que fueron diseñadas.

Una comunidad como la de Contadora no puede quedar a expensas de la delincuencia en caso de que le desmonten las talanqueras.

Aumentar el pie de fuerza, los patrullajes y encontrar estrategias efectivas junto con las comunidades de todos los barrios, es una obligación urgente. No se puede permitir que se cierren calles, es cierto, pero todo esto no se daría si las instituciones no bajaran la guardia y dejaran las puertas abiertas para la delincuencia.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS