Editorial


Tarifas y alumbrado público

“No parece equitativo que se les transfiera a estos los costos de fluidos eléctricos que otros hurtan o dejan de pagar; también que revisen si es cierto (...)”.

EL UNIVERSAL

03 de diciembre de 2021 12:00 AM

En reciente entrevista para este diario el gerente de Afinia, Javier Lastra, explicó la razón de los aumentos en la tarifa que se cobra a los usuarios del servicio de energía eléctrica, anotando que hay dos indicadores importantes: el recaudo y las pérdidas de energía.

Quedó claro que la empresa sólo está recaudando el 83% de lo que se consume de la energía que distribuye, con lo cual hay un déficit del 28% que no se factura o se pierde.

La fórmula que emplea Afinia para enervar ese gran déficit mensual fue determinada por las autoridades, que aprobaron un régimen transitorio para la Costa con ocasión del cambio de operador, quedando un régimen en el que se reconocen las pérdidas de energía, pero además de eso también existen unas metas para bajar ese porcentaje, y tiene que ver con la eficiencia que logre cumplir Afinia en el menor tiempo posible, periodo que se fijó en máximo 48 meses.

Ya sabemos que Afinia optó por la denominada opción tarifaria, por la cual no se incluye el aumento pleno en la tarifa al usuario, sino que se va incrementando paulatinamente, que, para el caso, es dentro de aquellos mismos 48 meses.

Pero es el caso que la Alcaldía de Cartagena ha pedido a Superservicios y la CREG revisar la nueva regulación tarifaria de energía para la Costa, singularmente en el concepto de pérdidas de energía, porque castigan en exceso a los consumidores cumplidos en sus pagos, y a las inversiones que se están haciendo en el alumbrado público, por cuanto la modernización de este servicio se modeló bajo una expectativa de recaudo que cambió con la nueva regulación tarifaria expedida por la CREG, lo que ahora representa una afectación económica a la proyección y al presupuesto que el Distrito consideró para cubrir este servicio.

Es conveniente la iniciativa de realizar las mesas de trabajo para buscar alternativas al impacto que tiene la variación en la tarifa, que es negativa para el proyecto de modernización del alumbrado, el cual había sido presupuestado para cubrir los costos acordados con la empresa.

Pero también debe aprovecharse esa nueva discusión en torno a la validez y conducencia de trasladarles las pérdidas no técnicas a los usuarios; no parece equitativo que se les transfiera a estos los costos de fluidos eléctricos que otros hurtan o dejan de pagar; también que revisen si es cierto o no que en la fórmula aprobada por la CREG se aprobó calcular la energía que se está perdiendo desde octubre de 2020 hasta agosto 2021, para trasladarla a los usuarios como pérdidas retroactivas.

Entre tanto es de esperar el mayor esfuerzo por parte de Afinia para frenar las pérdidas no técnicas, el cambio de redes y medidores inteligentes. Y más colaboración de las autoridades de seguridad y judiciales para controlar y sancionar la apropiación ilegal de energía, de cableado y demás elementos materiales del sistema.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS