Tour Colombia 2.1

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Y por fin los aficionados pudieron ver el duelo de los mejores ciclistas colombianos aquí en casa, ante el gigante Chris Froome, el francés Julian Alaphilippe, el luxemburgués Bob Jungels, entre otros destacados competidores de talla mundial.

El Tour Colombia 2.1 quedará grabado en la memoria de los colombianos por la clase superior de espectáculo que se observó, porque estuvieron los grandes de este deporte que hacen vibrar de emoción en Europa, porque se exhibió al mundo deportivo la belleza de nuestro país en las transmisiones de cadenas internacionales, y porque ganó uno de los nuestros, 'Superman' López, corredor de 25 años, líder de las nuevas generaciones de ciclistas, quien dio un gran espectáculo al demostrar que no se rinde y que aprovecha al máximo su condición de escalador.

López, quien mostró sus posibilidades el año pasado en el Giro de Italia y la Vuelta a España, envió un mensaje para esta nueva edición de la ronda itálica. Él -con la escudería Astana- y Egan Bernal -con Sky- serán los embajadores de Colombia en esta prueba, que ya ganó Nairo Quintana en 2014.

Aunque todo el recorrido del Tour resultó frenético, la subida a Las Palmas este domingo no tuvo nada que envidiarle al Tour de Francia -con su Alpe D'Huez -, o al Giro de Italia -con la trepada al Monte Zoncolan- o la Vuelta a España -y su ascenso a Lagos de Covadonga-.

Los protagonistas fueron los mismos pedalistas que desde hace cinco años vemos por televisión, dejando hasta la última gota de sudor con la ilusión de darle un histórico triunfo a Colombia.

Ellos, en el inicio de la temporada, en esta prueba, midieron fuerzas con Froome y lo hicieron con solvencia. Egan Bernal, Iván Ramiro Sosa -nuestras dos joyas menores de 21 años-, exhibieron todo su talento y dejaron en evidencia que el futuro del ciclismo colombiano es halagador. Sosa, quien ya mostró su potencial en el ascenso al ganar la Vuelta a Burgos 2018, fue el subcampeón por escasos 4 segundos.

Colombia vivió con frenesí la sexta y última etapa. Los más aplaudidos fueron Rigoberto Urán y Nairo Quintana, quien le puso un tinte hermoso a la prueba con su brillante victoria de etapa. Y ese triunfo lo anima a él -y a los colombianos nos ilusiona- que este 2019 puede ser el año en el que por fin lo podamos ver vestido de amarillo en el Tour de Francia.

El Tour Colombia 2.1 nos dejó muchas enseñanzas; entre ellas, que el ciclismo está en constante evolución, que hay renovación y que nuestro país sigue siendo potencia.

Queda claro que cuando se unen el talento de nuestros jóvenes, el apoyo del Estado y los recursos empresariales privados, los sueños de lograr la excelencia deportiva se hacen posibles.

Por lo mismo, cuando nuestras autoridades y muchos más empresarios se convenzan de que el deporte puede convertirse en una industria generadora de riqueza, el país podrá vibrar como lo hizo este domingo.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS