Triángulo Social de Desarrollo

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El déficit de vivienda de interés social (VIS) en Cartagena es enorme, como es enorme la honda contracción por la que atraviesa el sector de la construcción en la ciudad; como es enorme el interés de los inversionistas y firmas constructoras en desarrollar proyectos de esta naturaleza; como es enorme el designio del Gobierno nacional en que se ejecuten, así como copiosos recursos del Minvivienda para tales propósitos. ¡Pero, qué difícil!

Ayer publicamos en la página económica un informe en el que mencionamos que, a los malos indicadores del primer trimestre, se suman inconvenientes con el acceso a los servicios públicos en el ‘Triángulo Social de Desarrollo’.

Dicho en otras palabras: todo está dado para que exploten hacia arriba todos los índices de construcción de VIS. ¡Pero, qué difícil!

Como un ejemplo de cómo no funcionan las cosas cuando pudieran funcionar, mencionamos que en el sector aledaño a la recién inaugurada Vía Campaña, al menos dos proyectos de vivienda, que ya tienen cerca de 500 unidades listas para ser entregadas a sus propietarios, no han podido ser habitados ante la imposibilidad de conectarse a la infraestructura de agua potable y alcantarillado, por razones ajenas al control de los constructores, pero en manos de la autoridad distrital, entre las que se mencionan la presunta negativa de un particular de permitir los trabajos de conexión que deben hacerse al frente de su predio.

El tramo requerido, según Edurbe, es un espacio público, pero aparentemente un particular alegó lo contrario.

Es decir, por apenas 140 metros, paralelos a la Carretera de La Cordialidad, margen derecha, correspondientes a un breve tramo en el que se debieron acometer los trabajos requeridos para conectar a los nuevos proyectos habitacionales de la zona, están paralizados los avances de las urbanizaciones que contemplan 2.500 unidades habitacionales, de las cuales 500 ya están listas para entrega, pero sin conexiones al alcantarillado, según advertencia de Camacol Bolívar, con todo lo que ello supone en incumplimientos en las entregas, más la demoledora incertidumbre entre constructores y potenciales compradores.

Lo propio pasó con la reciente megaobra en el anillo vial, ejecutada para conectar el viaducto, que no ha podido concluirse por diversas trabas que debieron resolverse con aplicación legítima de la autoridad, la cual fue negligente o permisiva, por decir lo menos.

La construcción de obras para los barrios populares, pero especialmente de viviendas de interés social, requieren de la más alta prioridad y atención ciudadana. Hacia ese fin todas las voluntades deben unirse, para sumar fuerzas legítimas inatajables que superen todos los escollos que conspiran para crear dificultades.

Es claro que los derechos individuales deben protegerse y, como no, los de las minorías de cualquier índole; pero cuando se trata de obras de beneficio general, la celeridad en la tramitación de las oposiciones a estas, requieren de la atención eficaz y prioritaria de todos los agentes del Estado.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS