Una prensa libre

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La voz de los periodistas se constituye, con frecuencia, en el canal de expresión de quienes no la tienen.

Por la prensa libre, hechos de corrupción, confrontaciones comunitarias, afectaciones de salud de personas con limitaciones, hechos positivos y otros tantos asuntos inherentes al interés o al bienestar colectivos, pueden ser de dominio público gracias al ejercicio independiente del periodismo.

Por esto, cuando la prensa es censurada o perseguida, el acto, más allá de amenazas o intimidaciones contra uno o algunos periodistas, se convierte en un acto contra la comunidad misma.

Cuando un periodista sufre una amenaza, o ve vulnerada su tranquilidad o su integridad por agresiones morales o físicas, directas o indirectas, en el fondo también se trata de un ataque contra la comunidad destinataria de las noticias. En tal sentido, las amenazas y mensajes intimidatorios que han denunciado en los últimos días varios periodistas de la ciudad trascienden la esfera personal de estos, y se convierte en ataques directos contra la libertad de prensa y la libertad de expresión, derechos fundamentales que son sagrados en un estado social de derecho, como el que se precia de ser el colombiano.

En consecuencia, frente a esos atentados se espera que las acciones del Estado para proteger la integridad de los profesionales dedicados a informar las realidades a las que nos enfrentamos a diario, sean inmediatas.

Precisamente, esto fue lo que pidieron ayer un nutrido grupo de periodistas y ciudadanos que protestaron por diversas amenazas provenientes de varias fuentes: garantías para seguir informando sobre los problemas que ocurren en Cartagena. El plantón se realizó en la plaza de La Paz, en el Centro Histórico.

Son varios los plantones que el gremio ha hecho este año por los repetitivos ataques a la prensa. El más reciente fue la amenaza que sufrió una periodista radial por parte de Liliana Campos, conocida como la Madame, sindicada de liderar una red de proxenetismo.

“Por una prensa libre”, fue una de las consignas de los comunicadores con la cual este diario se identifica y respalda plenamente, pues estamos convencidos que la preservación de la libertad de expresión e información solo puede traer bienes a la ciudadanía y a las instituciones.

A no dudarlo, y es uno de los papeles insustituibles de la prensa, es esta la que suele poner en evidencia hechos graves que se mantienen reservados aún por las autoridades bajo el pretexto de una confidencialidad que, en el fondo, es una forma de ocultamiento de la verdad, pero que al revelarse resultan ser de altísimo interés colectivo, y han incluso cambiado el rumbo de la historia políticas de las naciones. Es claro que donde no hay prensa libre, no hay democracia o, al menos, esta es solo aparente.

Por lo mismo, resguardar el derecho a informar de los periodistas no es solo un asunto de interés de los medios donde laboran o de sus angustiadas familias que cargan con el temor generado por los agresores, sino, especialmente, primerísimo deber de un Estado que se precie de ser democrático.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS