La academia y la salud

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En la Academia Nacional de Medicina se ventiló nuevamente la situación de la Salud en el país. A propósito creo es menester traer a colación el Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS), adoptada en 1946: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Definición que sigue vigente a pesar del embate de ciertas concepciones ideológicas y económicas.

“Se afirma que la salud no tiene precio, para excluirla del ámbito mercantil, es decir, que siendo un bien mayor no es una mercancía vendible ni comprable, aun cuando la realidad sea otra; en la práctica hay que pagar para rescatarla y, a veces, para conservarla” (*). El debate en el seno de la Academia Nacional se centró precisamente en la Ley Estatutaria 1751 de 2015, que regula el derecho fundamental a la salud, buscando solucionar los problemas de la atención relacionados con la calidad, oportunidad y el acceso a los servicios de salud. Esta ley que intenta tener mayor alcance al regular sobre los ámbitos de la práctica profesional en relación con la autonomía médica y la relación médico paciente, relación histórica que define la percepción de los usuarios sobre el servicio de salud que reciben. De contera ¿el medicamento es un producto comercial o un bien meritorio de salud? Inquietudes que requieren de respuestas. El propósito de la norma es superar las barreras actuales del sistema que han repercutido en la prestación del servicio, esperando impactar positivamente la situación de salud de los colombianos; estos cambios implican una modificación en la forma en que los actores del sistema interactúan, incluso en la forma en que el talento humano en salud se relaciona con las instituciones del sistema.

En la Constitución de 1991, la del Estado Social de Derecho se establece que la Salud es un derecho fundamental, concepto relativamente nuevo para nuestro país, esto no siempre fue así, pues se la consideraba como un derecho de segunda generación o prestacional. Para que esto sea realidad hubo una serie de cambios normativos, doctrinales y jurisprudenciales a lo largo de la historia; es así como en la década de los 80 en el Sistema Nacional de Salud; se establecieron unos principios básicos e incipientes que buscaban establecer un servicio público de salud, la universalidad, la participación ciudadana y comunitaria, subsidiariedad, complementariedad e integración funcional; principios que buscan mejorar el acceso a los servicios de salud de la población colombiana.

Evidentemente la Ley Estatutaria 1751 agrega al estudio e implementación de la Salud nuevos elementos que seguirán siendo objeto de debates en nuestras Academias de Medicina.

(*)-Sánchez Torres F. La Salud-El Tiempo.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Opinión

DE INTERÉS