Pa’lante chamos y chamas


La arepa venezolana que le ayudó a Luis a construir su nueva vida

“Ser emigrante es nacer de nuevo”, dice el chef Luis Ascanio: esta es la historia de cómo la arepa de su Venezuela lo ayudó a crecer.

EFE

26 de julio de 2023 05:08 PM

Dicen que en Venezuela todos los niños nacen con una arepa bajo el brazo. Se puede entender, entonces, lo que para el país latinoamericano significa este producto precolombino, cuyo origen se disputa con la vecina Colombia.

Y también son conocidas las dificultades que tienen muchos venezolanos para ganarse el pan, o mejor dicho, la arepa. Hace cuatro años, el chef venezolano Luis Ascanio no se lo pensó, ‘agarró’ la arepa y viajó a España. “Buscaba la forma de salir de allí, sentía que las libertades del individuo se terminaban”, explica sin querer profundizar más en la situación del país latinoamericano. Lea aquí: Yulitzi supera las dificultades de migrar y un accidente laboral

La ya de por sí difícil adaptación de un migrante a una nueva sociedad se agravó para él con la pandemia de la covid, aunque encontró como aliada a la montaña de Montserrat, en la provincia de Barcelona, que le sirvió de lugar al que salir una vez que se fueron relajando las medidas de confinamiento. Luis no lo duda: “Ser emigrante es nacer de nuevo”.

Y en ese momento se abrió en la mente de Luis un mundo de ideas con un único fin: combinar lo mejor de la tradición culinaria venezolana con la cocina castellana, para lo que eligió un establecimiento de toda la vida, La Taberna del Peregrino.

Nueva vida en tierra castellana

Esa nueva vida le dio entonces la oportunidad de comenzar una nueva etapa en la localidad de Carrión de los Condes, la provincia española de Palencia, una de las cunas del mejor pan, donde pudo conocer la cocina tradicional de los pueblos castellanos y muchas de sus curiosidades, en los restaurantes de San Zoilo y La Corte. Lea además: Fredis Lucena forma a los futuros campeones de Bolívar en natación

Desde hace algo más de dos meses, carrioneses, peregrinos del Camino de Santiago y turistas ya disfrutan de la arepa con jijas (picadillo de chorizo), la arepa con pasta de morcilla o la arepa con perico -un sofrito con orégano y huevo-; en definitiva, un verdadero símbolo de cómo la vida mejora cuando se sabe elegir y combinar ‘lo mejor de cada casa’.

La arepa venezolana que le ayudó a Luis a construir su nueva vida

Abre todos los días el establecimiento a las seis de la mañana, consciente del servicio que puede prestar a los peregrinos que, especialmente en verano, inician una nueva etapa desde Carrión de los Condes, una de las paradas casi obligatorias del Camino de Santiago.

La arepa, explica Luis, “te da energía para cuatro horas”, así que recomienda tomarla por la mañana o al mediodía, en cualquiera de sus variedades.

Una cocina de “tradición evolucionada”

Pero el cliente encontrará también otras tapas y raciones en las que podrá encontrar “combinaciones en el mismo plato” de sabores tradicionales y nuevos, lo que convierte a su cocina en una “tradición evolucionada”. Lea además: Roger Manuel, el barbero que no se echó a morir por un Caín

“No es algo para todos los días”, reconoce el propio chef, consciente de que las combinaciones en el mismo plato suelen aportar una alta carga energética y calórica, por lo que también intenta aportar a sus creaciones “menos carbohidratos y más vegetales y proteínas”.

La arepa venezolana que le ayudó a Luis a construir su nueva vida

‘Paté del hombre pobre’, ‘Escalivada (verduras a la brasa) con muslo de pollo o lacón’ o ‘Crema de berenjena asada en rodajas de pan’ son algunas de las ideas con mejor acogida en el catálogo de Luis.

Y el final de una historia, que siempre gusta que sea feliz, habla de una familia unida alrededor de un proyecto de vida, al que se han podido incorporar sus dos hijos, la madre de estos y amigos íntimos; un equipo familiar que, además, extiende la felicidad entre aquellos que, aunque sea puntualmente, participan en él como ‘vividores’ de la experiencia.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS