Política


2022, un año decisivo para la política en Colombia, así está el panorama

Un hito, así definen muchos analistas a las próximas elecciones presidenciales, cruciales en la historia del país. ¿Virará el Palacio de Nariño a la izquierda?

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

01 de enero de 2022 12:00 AM

El próximo 13 de marzo serán las elecciones al Congreso de la República en las que 2835 candidatos aspiran ganar curules en las dos cámaras. En simultáneo, los electores podrán escoger por cuál de las tres consultas de coaliciones quieren votar.

(Lea: ¿Bolívar está perdiendo su caudal político a nivel nacional?)

Los candidatos presidenciales de las consultas del Equipo por Colombia, Coalición Centro Esperanza y el Pacto Histórico, irán a primera vuelta el 29 de mayo contra Óscar Iván Zuluaga, por el Centro Democrático, y el aspirante independiente, Rodolfo Hernández, exalcalde de Bucaramanga, verdadero “palo” en las últimas encuestas.

El ingeniero Hernández con un discurso bonachón, populista y sin filtros, en el que tilda a varios de sus contendientes de politiqueros, clientelistas, corruptos o retóricos, ha calado fuertemente en la sociedad, escalando hasta el segundo lugar de la intención de voto, según la Gran Encuesta de Yanhaas, detrás del precandidato Gustavo Petro, por su apelación a las emociones del ciudadano de a pie, mayormente apático y desconfiado de la política tradicional.

Un año crucial para la derecha

Los analistas y académicos han afirmado en reiteradas veces que las próximas elecciones presidenciales tienen un aura dramática. Gustavo Petro, líder con un amplio margen de las encuestas, es sin dudas el único candidato que puede asegurar que estará en segunda vuelta. En caso de ganar, sería un antes y un después en la tradición de quienes gobiernan desde la Casa de Nariño, ya que la izquierda, el progresismo y la ideología discursiva del senador nunca han imperado desde allí.

La derecha colombiana está debilitada y muchos de sus partidos políticos están en cuidados intensivos. El Centro Democrático, entre tensiones internas como las protagonizadas por la senadora María Fernanda Cabal, quien propició un manto de desconfianza de la escogencia de Zuluaga como candidato, y la perdida del poderío mediático, político y electoral del uribismo, pueden ser las causas de que el exministro de Hacienda solo alcance un 4% en las encuestas.

Algunas voces aseguran que la posibilidad de que se adhieran a la consulta interna de Equipo por Colombia, más que un peldaño es una necesidad.

En Equipo por Colombia, coalición de derecha, Alejandro Char, exalcalde de Barranquilla, es quien mejor posición tiene en las encuestas. Maquinaria, carisma, narrativa costeña, un poderoso manejo comunicacional para exaltar lo bueno que, según informan, hizo en su mandato en La Arenosa y para disipar los “rabos de paja”, lo posicionan como un candidato con una fortaleza in crescendo. Y él no duda en demostrarlo, llegó a la Registraduría Nacional encaramado en un camión con 2 millones y medio de firmas recogidas en un mes para avalar su candidatura. Toda una demostración de poder.

2022, un año decisivo para la política en Colombia, así está el panorama

En ese movimiento lo sigue Federico “Fico” Gutierrez, exalcalde de Medellín que siempre se mantiene en escena, condensa muy bien a los adeptos de la derecha y el neoliberalismo y, aunque tome distancia en público, es cercano a Álvaro Uribe Vélez, por lo que para muchos es el gallo tapado del expresidente para no perder la Presidencia.

El resto de coequiperos son Enrique Peñalosa, quien no alcanzó a recoger las firmas necesarias para avalar su candidatura, pero recibió la venia del partido de La U; David Barguil, candidato del Partido Conservador, el que para analistas es un presidenciable que aún está biche, aunque tenga batallas legislativas que mostrar y mucho ímpetu. Por último, está el fundador de la facción, el exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry.

Centro Esperanza, ni frío ni calor

El exalcalde de Medellín, Sergio Fajardo, es el candidato de la Coalición Centro Esperanza que mejor puntúa en las encuestas; sin embargo, muchos críticos no le perdonan su tibieza frente a temas cruciales de la política, un pecado en un país fanático de la polarización y la controversia. Además, la polémica relacionada con Hidroituango es un ruido que no necesita, así que pierde a diario adeptos que ven en el discurso “antitodo” de Rodolfo Hernández o en el progresismo disruptivo de Petro, un mejor caballo a quien apostar.

En ese movimiento es acompañado por Juan Manuel Galán, exsenador con buenas propuestas, pero que no logra enamorar con carisma, y la controversia en la que está envuelto con Rodrigo Lara, por presuntas irregularidades dentro de su partido Nuevo Liberalismo, es una arena movediza para el hijo del líder liberal, Luis Carlos Galán.

(Lea: El precandidato a la Presidencia de Colombia que está en un limbo político)

2022, un año decisivo para la política en Colombia, así está el panorama

Jorge Enrique Robledo, Alejandro Gaviria y Juan Fernando Cristo comparten camarotes en esta coalición de centro izquierda, pero tienen bajos márgenes en los sondeos; y, el exgobernador de Boyacá, Carlos Amaya, quien tiene juventud, un gran prestigio, carisma político y proyección, tiene que quitarse la ruana y bajar pisos térmicos para que su nombre gane reconocimiento en otras partes del país, en aras de cultivar su horizonte.

El Pacto Histórico, una consulta “protocolo”

Voces de la arena política nacional consideran la consulta interna del Pacto Histórico como una formalidad. La sensatez se relaciona con el triunfo ineludible de Gustavo Petro frente a políticos de izquierda como Francia Márquez y Camilo Romero, de la Alianza Verde. En la más reciente gran encuesta realizada por Yanhass para medir la opinión pública y la intención de voto para las elecciones presidenciales del 2022, Gustavo Petro sigue manteniendo su ventaja, pero en un menor margen que en otras encuestas.

El senador de la Colombia Humana, si las elecciones fueran mañana, pasaría a segunda vuelta con un 25% de los votos.

La colectividad ha sorteado, recientemente, diversas tensiones internas por el protagonismo programático y político de políticos que, según miembros como Francia Márquez o Iván Cepeda, representan todo lo que está mal en la política del país, como Roy Barreras y Armando Benedetti; sin embargo, según analistas, Petro quiere ganar la presidencia a como dé lugar en su tercera ocasión aspirando.

Bajo esa lógica, muchos explican que en un momento se haya coqueteado con el precandidato presidencial y exgobernador de Antioquia, Luis Pérez; se haya oficializado una alianza con Daniel Quintero, polémico exalcalde de Medellín, quien colocó parientes y amigos contratistas en la lista al Congreso del Pacto Histórico; y la entrada de políticos regionales que no producen confianza en los sectores alternativos, representados por los congresistas María José Pizarro y Gustavo Bolívar, es el caso de Sandra Villadiego, exsenadora que aspira a la Cámara por Bolívar por el Pacto Histórico y esposa de Miguel Ángel Rangel, condenado por parapolítica.

(Lea: Petro le dio la razón a Francia Márquez en reclamo por listas al Congreso)

2022, un año decisivo para la política en Colombia, así está el panorama

El resto de candidatos de la coalición de izquierda son: Alfredo Saade, líder cristiano, y Arelis Uriana, activista indígena de la etnia wayúu.

El que solo hace coalición con el pueblo

El candidato presidencial que más se acerca a Petro es el exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, quien con un discurso, popular y sin filtros, de anticorrupción gana adeptos a diario, y al no alinearse con ningún partido tradicional o coalición, coloniza a los indecisos, apolíticos o quienes han perdido empatía por la política nacional.

@ingrodolfohernandez Lo que siempre me preguntan 😂🤷🏼‍♂️ #RodolfoHernandez ♬ sonido original - Ing Rodolfo Hernández

Luis Trejos, docente de ciencia política en la Universidad del Norte, lo define como: “un político que se sale de las formas tradicionales en la medida que busca desmarcarse de las élites y partidos que han gobernado tradicionalmente y a los que califica como corruptos. De ahí, que afanosamente usen un lenguaje coloquial para conectarse con su electorado. Sin embargo, esta desinstitucionalización (no pertenecen a partidos políticos) de la política se refuerza con un fuerte personalismo que les dificulta interactuar o llegar a acuerdos con sus contradictores, lo que deriva en escenarios de ingobernabilidad, en caso se ser elegido”.

Y añadió: “en muchas ocasiones sus formas de hacer política caricaturiza la gestión pública. En lo personal me preocupa mucho el crecimiento de Rodolfo Hernández en las encuestas de intención de voto a las elecciones presidenciales, ya que es un político que maneja emociones, pero es técnico y su experiencia es local. Tampoco tiene una plataforma político-ideológica que lo sustente, además su personalismo puede derivar en comportamientos autoritarios e ingobernabilidad”.

29

de mayo del próximo año serán las elecciones presidenciales en Colombia.

El voto en blanco, tan fuerte como utópico

Un 18% de la intención de voto, según la Gran Encuesta de Yanhaas, se decanta por el voto en blanco, lo que comprueba lo argumentado por analistas políticos de que aún es prematuro definir cómo culminara el proceso ante tanta indecisión.

“Ante el escepticismo al sistema de partidos políticos, los jóvenes están desinteresados por la política o apuestan por los personalismos políticos. Esto es peligroso para la democracia, porque deben perdurar las instituciones, no las personas. Hay dos variables a considerar, por un lado que los más jóvenes no tienen presente esa memoria histórica del estado del país antes de 1990; para esa época apenas estarían naciendo o estaban en edades tempranas, por lo que sus preocupaciones ya no están en las Farc, los paramilitares o el narcotráfico, sino en problemas más modernos como el desempleo, la corrupción, la educación o la falta de oportunidades de vida, pero de los que los políticos tradicionales no han podido o no han querido aportar con soluciones.”, explicó Andrés Agudelo, profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de la Sabana.

Así las cosas, el presente año será bastante nutrido para el análisis político, sendos procesos electorales que enfrentan a candidatos fuertes, representantes de todos las aristas ideológicas, en un escenario donde el voto de opinión, el apático con lo público, el indeciso y el radical fortalecido, complejizarán el cuadrilátero.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
  NOTICIAS RECOMENDADAS