Actualizar Plan 4C, propuesta del Centro de Pensamiento al Distrito

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Verificar, actualizar y convertir el Plan 4C en una política, debido a la alta vulnerabilidad que tiene la ciudad al cambio climático, es una de las principales propuestas que hizo el Centro de Pensamiento para que se tengan en cuenta en el Plan de Desarrollo que la administración del alcalde William Dau presentó ante el Concejo Distrital.

El Centro de Pensamiento señaló que el Plan 4C (Cartagena Competitiva y Compatible con el Clima), es un instrumento orientado hacia el ordenamiento ambiental del territorio, cuya revisión y actualización debe quedar estipulada en el plan como una meta.

“Hay que referenciarlo como línea base. Es necesario asegurar su institucionalidad, definir un sistema de gobernanza”, indica Paola Mercado, directora Ejecutiva del Centro de Pensamiento.

Esta explica que, en consonancia con el ordenamiento ambiental, se debe relacionar la cartografía de riesgo para que en los primeros dos años quede como insumo para poder presentar un Plan de Ordenamiento Territorial (POT) certero a la ciudad, y, mientras tanto, trabajar en una modificación excepcional de la norma urbanística, que permita el desarrollo urbano tanto de la zona norte como en el sur de Cartagena.

“Por otro lado, se debe recuperar ambientalmente los ecosistemas degradados por medio de la siembra de 100.000 árboles nativos y especies herbáceas que estabilicen el tejido verde natural del cerro de La Popa con inversión social, delimitando y precisando su área de protección. Desde el aspecto del ordenamiento ambiental, delimitar y precisar el 100% del área de conservación ambiental, así como la revisión y rediseño e implementación del Plan Maestro de Silvicultural”, explicó en un informe el Centro de Pensamiento.

Así mismo, señala que el programa aseguramiento, monitoreo, control y vigilancia ambiental debe ser una prioridad.

“Es de considerar que también deben plantearse estaciones de medición de calidad del aire, ruido, calidad del agua, residuos sólidos y otros contaminantes en el suelo. Los recursos para este tipo de proyectos deben estar garantizados, y articulado a las acciones del Plan 2020-2023 de Cardique para estos próximos 4 años, como parte de la compensación ambiental”, detalló.

Turismo

Desde el Centro de Pensamiento también se revisaron los programas del Plan de Desarrollo presentado por la administración que tienen que ver con la promoción nacional e internacional de Cartagena, conectividad y turismo competitivo y sostenible.

“El anexo que contempla esta línea la asocian al plan sectorial de turismo, el cual no tiene metas claras ni presupuesto tampoco. Se sugiere adicionar un programa para el fortalecimiento de la gobernanza turística de la ciudad, que permita articular y gestionar de manera más efectiva la actividad turística. Debe tener como meta la revisión del actual modelo de gobernanza turística y el diseño e implementación de una política distrital de turismo”, detalla el Centro de Pensamiento.

También acota que desde el programa Promoción Nacional e Internacional de Cartagena de Indias se debe diseñar un plan de marketing que tenga en cuenta la realidad del COVID-19 y la priorización de estrategias digitales para la promoción y comercialización.

“Además, se deben desarrollar como lo sugiere la Organización Mundial de Turismo, inteligencia de mercados teniendo en cuenta el avance de la pandemia. La estrategia de reposicionamiento del destino como una Cartagena segura, también es importante en un ambiente pos-COVID-19, siempre y cuando de manera efectiva se verifique el cumplimiento de los protocolos de seguridad de todo el sector turístico. Desde el programa de conectividad, se deben delinear acciones de salubridad en la infraestructura y servicios aéreos, marítimos y terrestres para disminuir la tasa de contagios por COVID-19”, explica el Centro de Pensamiento en su informe.

De otro lado, este señala que el plan prevé unos crecimientos en Impuesto Predial Unificado (IPU) e ICA que oscilan entre el 3 y 4,5%, como promedio anual.

“Sin embargo, a pesar de que el cierre 2019 arrojó unos Impuestos Corrientes de Libre Destinación (ICLD) de $520 mil millones, aproximadamente, y el proyectado para 2020 es de $509 mil millones (3.7% menos), vale la pena analizar escenarios de impacto en este rubro. Por lo menos para el 2020 y 2021; dado que la crisis del freno en seco de la actividad económica, es altamente probable que los ICLD sean menores a lo proyectado. En este orden de ideas, es preferible tener crecimientos moderados al inicio, pero en los dos últimos años ser más ambiciosos en el comportamiento del recaudo. El efecto rebote con estrategias concretas de reactivación tomadas desde este año, nos podría llevar para un acumulado igual o superior a los valores incluidos en el Plan para los dos años finales y de esta manera compensar”.

El Centro de Pensamiento indica que, a pesar de la crisis y el impacto en los ingresos, aparte de la Inversión en ICLD, el Distrito cuenta con unas fuentes de financiación importantes para proyectos. Devela que el agregado del monto de recursos para inversión 2020-2023, no incluyendo las transferencias en educación (pago nomina docente y otros) y salud (régimen subsidiado y recursos sin situación de fondo), está alrededor de $1.55 billones de pesos. Explica que este valor obliga a analizar cómo redistribuir de manera eficiente el monto de inversión, buscando la calidad e impacto de esta.

“El Plan posee 5 pilares y más de 30 líneas estratégicas para ser ejecutadas antes de tres años y medio, los ICLD están esparcidos en la mayoría de los programas de las líneas, pero llama la atención lo atomizado que están, lo que podría ocasionar dificultad en las mediciones de impacto. Por tanto, se hace necesario formular alternativas para el cierre financiero de los proyectos en donde se cumpla la igualdad entre las fuentes y los usos en las fases de preinversión e inversión para proyectos de impacto en los próximos 3 años de al menos $1.2 billones, sin incluir valorización, OCAD regional y Asociaciones Público Privadas”, concluye el Centro de Pensamiento.

El grupo de trabajo
El análisis y las propuestas del Centro de Pensamiento estuvieron a cargo de su grupo Repensar, integrado por Francisco Castillo, magíster en gestión ambiental con énfasis zonas costeras; Daniel Ruiz Navas, Jasser Martínez García y Luis Fernando Bossa Benavides, candidatos a doctores en ingeniería con énfasis ambiental de la Universidad de Cartagena; así como el doctor Édgar Quiñones y el arquitecto Álvaro Barrera. También contó con el apoyo de Yesid De la Espriella, magíster en dirección de empresas; Napoleón De la Rosa, empresario y consultor, exgerente de la Andi y exsecretario de Hacienda; y Gloria Falla Duque, administradora de empresas, diplomada en alta gerencia, especialista en responsabilidad social corporativo. El coordinador del Grupo Repensar es Héctor Trujillo, y el trabajo también contó con la participación de Nabil Báladi Gedeón, Pablo Siegert, Iván Martínez Ibarra, Antonio Pretelt Emiliani, Nelson Alviz y Augusto Martínez Martínez.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS