Política


Aprueban en primer debate proyecto que favorece a niños con cáncer

Nadia Blel es la autora de la iniciativa, que busca que se haga un registro de donantes de células progenitoras para tratamientos de niños con cáncer.

WILSON MORALES GUTIÉRREZ

10 de junio de 2021 12:00 AM

Un primer gran paso dio en el Senado de la República el proyecto de ley por medio del cual se busca crear un Registro Nacional Público de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas, necesarias para los tratamientos de niños con cáncer.

Este proyecto, conocido también como Ley Jerónimo, fue aprobado ayer en primer debate en la Comisión Séptima del Senado.

La iniciativa establece un marco normativo que regulará las actividades relacionadas con la obtención, donación y trasplante de células madre.

La senadora bolivarense Nadia Blel, autora del proyecto, señala que con este se busca superar las falencias institucionales que impiden consolidar un sistema de donación de calidad y generan un obstáculo en la lucha contra el cáncer, especialmente para la población infantil y adolescente.

“Es un proyecto que nace de la lucha de varios niños por conseguir células progenitoras con el fin de tener un tratamiento exitoso contra el cáncer, especialmente la vida de un niño llamado Jerónimo, que con escasos 4 años nos demostró con fuerza y valentía cómo luchó por su vida hasta el último momento. Este proyecto es un homenaje a él y a todos los niños que hoy luchan y tienen una gran batalla contra esta enfermedad. En los últimos años este país ha hecho un esfuerzo grandísimo por garantizar una oportunidad de vida para todos aquellos pacientes que se encuentran en una lista de espera y se han hecho muchos esfuerzos por superar esas falencias institucionales. Sin embargo, nos falta poder consolidar un sistema de donación de calidad”, explicó Blel Scaff.

Agregó que Colombia tiene el desafío de mejorar las tasas de supervivencia de pacientes con cáncer, pero primordialmente para los niños que luchan contra esta enfermedad.

“Ellos merecen un tratamiento oportuno, merecen curarse, crecer. Para ellos cada minuto cuenta”, indicó.

Lo que pasa

Blel señaló que los pacientes que requieren un trasplante de células progenitoras hematopoyéticas o células madre formadoras de sangre, de médula ósea o sangre periférica, dependen de los registros de donantes que existen a nivel mundial. Dijo que eso los enfrenta no solo a barreras propias de tipo genético entre los países latinoamericanos y los países desarrollados que cuentan con estas herramientas, sino también a los elevados costos del comercio internacional para el acceso a estos elementos vitales, situación que se ha agravado debido a la pandemia.

“Con el Registro Nacional Público de Donantes de Células Madre, los pacientes diagnosticados con diferentes tipos de cáncer, tendrán una herramienta que se encuentre articulada a la Red Nacional de Donación de Órganos y que permita identificar en corto tiempo la compatibilidad entre donantes y receptores, dándoles la posibilidad de tener un tratamiento oportuno y con ello superar la enfermedad. Se estima que cada cuatro minutos una persona es diagnosticada con un cáncer de la sangre en el mundo y cada diez minutos alguien muere por esa misma causa. Recordemos que, según el Ministerio de Salud, el cáncer es la segunda causa de muerte de niños menores de 15 años y anualmente se diagnostican cerca de 1.500 casos nuevos”, argumentó la legisladora.

Dejó ver que con el trasplante de médula ósea y células de sangre periférica se hacen tratamientos para la leucemia y de linfoma. También se tratan otros cánceres como el neuroblastoma (cáncer que surge en células nerviosas, inmaduras, y afecta principalmente a bebés y a niños) y el mieloma múltiple.

“Recordemos que Colombia se ubica entre los países con mayor prevalencia de leucemia aguda pediátrica, acompañada de países como Alemania, Canadá, Noruega y Australia. Aunque la gran mayoría de cáncer infantil tiene muy buena posibilidad de cura si se diagnostica a tiempo y el tratamiento se ofrece oportunamente, según cifras del Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil (OICI), poco más del 50% de los niños diagnosticados en el país con esta enfermedad fallecen, lo cual representa una cifra muy pobre si se tiene en cuenta que, en Estados Unidos por ejemplo, aproximadamente el 90% de los pacientes superan la enfermedad”, concluyó Blel.