Política


Así le fue en el 2020 al presupuesto de Cartagena

El Plan de Desarrollo se ha cumplido en un 72%. Sin embargo, ha llamado la atención la baja ejecución de algunas dependencias. El Universal le explica el panorama.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

25 de noviembre de 2020 12:00 AM

El 2020 ha sido un año atípico no solo en Cartagena sino en todo el mundo, lo que ha llevado a los gobiernos de diferentes instancias, tanto locales como departamentales e incluso nacionales, a hacer ajustes presupuestales en aras de poder enfrentar la pandemia y adaptar sus finanzas a lo que se llamaría entonces “la nueva normalidad”.

Cartagena no fue la excepción. A través del Decreto 744 de 2020, firmado por Secretaría de Hacienda y Secretaría de Planeación en el mes de julio, el Distrito tomó la decisión de reducir alrededor de $53 mil millones del presupuesto 2020 tras un análisis que arrojó una baja en la proyección de los ingresos para este año, lo cual, según reportó la administración en ese entonces, podía provocar un déficit presupuestal si no se hacían los ajustes pertinentes. (Lea aquí: Por COVID-19, Distrito reduce presupuesto $53 mil millones)

Fue así que varias dependencias tuvieron recortes tanto en inversión como en funcionamiento y se replanteó el gasto que iba a tener cada secretaría en lo que restaba del año.

“La llegada del COVID-19 a Colombia sumada a la caída de los precios del petróleo, ha generado un impacto negativo en la economía de la ciudad, algo que indudablemente afectará el recaudo de los principales ingresos tributarios del Distrito, como lo son el impuesto predial, el impuesto de industria y comercio (ICA), la sobretasa a la gasolina y la delineación urbana”, expuso el documento.

Lo anterior no correspondió a una decisión arbitraria del Distrito, sino a una situación que ya había sido advertida por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) desde hace mucho antes, el cual exhortó a las gobernaciones y a las alcaldías a reajustar sus planes de desarrollo de manera realista de conformidad a las consecuencias del COVID-19 en las finanzas, con presupuestos acordes a la disminución de los ingresos, pero también con metas que respondan a la nueva demanda de la pospandemia. (Le puede interesar: Planes de Desarrollo deben ajustarse a la pospandemia)

Específicamente en Cartagena, el DNP pronosticó que la baja que podría sufrir la ciudad en lo que tiene que ver con ingresos tributarios podría ser hasta del 20% este año.

De acuerdo al estudio hecho por el Consejo de Política Fiscal de Cartagena en el mes de abril, la conclusión a la que se llegó es que el impuesto más afectado sería el ICA de la vigencia anterior, con una reducción del 18%; seguido por el impuesto predial de vigencia actual, que se reduciría en un 8%. Es algo preocupante, teniendo en cuenta que estos dos impuestos son los principales ingresos corrientes del Distrito y aportan un poco más del 25% de los ingresos totales para cada vigencia, sustentando gran parte de los gastos de inversión y funcionamiento de la administración.

A su vez, otros impuestos como sobretasa a la gasolina y delineación urbana, con los cuales se financia el Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM) y los programas de cultura e inversiones en seguridad, también sufrieron afectaciones.

Aún así, en septiembre de este año el Concejo Distrital también aprobó una incorporación por $88 mil millones al presupuesto 2020 correspondientes en su mayoría a recursos no ejecutados en la vigencia 2019, con lo cual se volvieron a realizar ajustes al presupuesto de algunas dependencias, aunque cabe anotar que no a todas le fueron incorporados recursos, ya que estos fueron en su mayoría para salud y educación.

Así las cosas, según reportó el secretario de Planeación, Guillermo Ávila, en un debate de control político sobre la ejecución del Plan de Desarrollo con corte a septiembre de 2020, en definitiva son $1.5 billones en recursos los que tiene el Distrito este año para ejecutar en sus proyectos, de los cuales se ha ejecutado el 72% en registros presupuestales (RP) y el 79% en créditos de disponibilidad presupuestal (CDP), lo que deja un saldo disponible para ejecutar en el resto del año de $323.976 millones.

De hecho, todos los pilares del Plan superaron el 70% de ejecución a excepción del pilar “Cartagena Contigente”, que se quedó tan solo en un 37%. Este pilar incluye líneas estratégicas como desarrollo económico y empleabilidad; competitividad e innovación; y turismo como motor de reactivación económica para Cartagena.

Imagen planeacion2

Para la ejecución de los programas de estas tres líneas estratégicas se tenían presupuestados inicialmente $10.494 millones, de los cuales tras los reajustes quedaron solo $5.898 millones, de los cuales hay sin ejecutar $3.622 millones.

Imagen planeacion1
La polémica

Si bien en términos generales los números parecen positivos para el Plan de Desarrollo, la polémica por una supuesta baja ejecución del presupuesto se dio tras la exposición de los diferentes funcionarios de la Alcaldía con respecto a la ejecución particular de sus dependencias, en el marco de la discusión que se da en el Concejo para la aprobación del presupuesto 2021.

A los cabildantes les llamó la atención que varias secretarías no fueran ni por la mitad de la ejecución de sus gastos de inversión, como lo es el caso de Planeación (25%), Secretaría del Interior (36%), Participación (30%), Infraestructura (42%), Corvivienda (3%), Valorización (1%), Secretaría General (47%), Plan de Emergencia Social (20%), entre otras. (Le puede interesar: Polémica en el Concejo por falta de ejecución del presupuesto 2020)

Cabe resaltar que algunos funcionarios indicaron que esos porcentajes son con corte a octubre y que en los días transcurridos en noviembre algunos porcentajes han aumentado. Sin embargo, los concejales no ocultaron su indignación ante los bajos porcentajes de ejecución.

Sobre ello el alcalde de Cartagena, William Dau, le salió al paso a las críticas a través de un vídeo defendiendo la ejecución presupuestal de su gobierno e incluso señalando que es superior a la de otras ciudades del país como Barranquilla (66%), Bucaramanga (61%) y Bogotá (57%), y agregó que en general esa ejecución presupuestal responde a la contingencia por el COVID-19 que afectó el recaudo de impuestos y por ende los recursos disponibles para trabajar y también redujo costos ante la no realización de eventos presenciales que ameritaban cuantiosas inversiones incluidas en el presupuesto que fue aprobado en 2019. (Lea aquí: Alcalde Dau defiende ejecución del presupuesto durante su gobierno)

“Había mucha incertidumbre, se hicieron unos traslados de presupuesto para cubrir la emergencia, pero no sabíamos lo que iba a pasar. Yo no hubiese podido vivir con la conciencia tranquila gastando plata para construir otros proyectos y ver a la gente sin dinero para afrontar el COVID-19 (...) Sí, hay algunas dependencias donde la ejecución ha sido muy baja, pero eso tiene sus justificaciones. En total la ejecución del presupuesto está por encima del 70% y esto no es solo en Cartagena sino a nivel nacional, así como yo opté por tomar una decisión como buen padre de familia pendiente de sus hijos, así la tomaron otros alcaldes de las principales ciudades de Colombia”, dijo Dau.

El mandatario también agregó que toda la polémica generada a través de la ejecución presupuestal obedece otra vez a la persecución política en contra de su gabinete desde el Concejo Distrital.

Las recomendaciones

Teniendo en cuenta que la crisis de coronavirus afectó el recaudo este año y que según expertos se espera una reactivación lenta, la principal recomendación que se le da a la administración es la de configurar un presupuesto realista de conformidad a lo que verdaderamente pueda entrar en caja el próximo año y que de esta manera la ejecución pueda ir a la par de los ingresos.

“Para el año que viene deben haber unas proyecciones de ingreso más realistas para que lo inicialmente presupuestado se pueda cumplir. La administración debe seguir un mecanismo de financiación de proyectos con esos ingresos que ha recaudado y con los que vienen de la Nación más otros cierres financieros que se pueden hacer con la banca para hacer proyectos y gestionar todo. Hay que hacer ese balance y poner un escenario realista con la pospandemia, y en cuanto a lo no ejecutado, programas para que estos ingresos se ejecuten en inversión social, que es lo que necesita la ciudad, sin caer en déficit”, explicó Napoleón De La Rosa, economista consultado por este medio.

En mayo, De La Rosa en conjunto con la administradora de empresas Gloria Falla y en alianza con el Centro de Pensamiento de Cartagena y Bolívar (CPCB) presentaron un estudio relacionado precisamente a las bajas que podía tener el recaudo en el Distrito por cuenta de la pandemia, y de acuerdo a unas simulaciones realizadas con un 70% de probabilidad llegaron a la conclusión de que los Ingresos Corrientes de Libre Destinación (ICLD) sería por lo menos un cuarto inferior a lo proyectado, todo por cuenta de la sensibilidad que tienen estos ingresos a la capacidad de pago de los cartageneros, de las empresas domiciliadas en la ciudad, los constructores y en general las personas naturales y jurídicas que contratan con el Distrito y que han visto sus finanzas afectadas.

Es por este motivo que la principal recomendación a la administración se sustenta en darle importancia a otras fuentes de financiación y redistribuir algunos montos de inversión, apostándole principalmente a la ejecución de megaproyectos y grandes obras que puedan contribuir también a la recuperación económica de la ciudad y la generación de empleo, factores que naturalmente repercutirán en el recaudo de impuestos para el siguiente periodo.

MULTIMEDIA