Política


Buscan acuerdos para pagos de pensiones escolares y matrículas

Secretaria de Educación, rectores de universidades y estudiantes hicieron parte de un debate en el Concejo. Estudiantes y padres sufren con la pandemia.

WILSON MORALES GUTIÉRREZ

02 de julio de 2020 12:00 AM

Un amplio debate virtual se dio en torno a las peticiones de muchos padres de familia de la ciudad, quienes han tenido problemas para pagar las matrículas de las universidades de sus hijos y las pensiones de los colegios, debido a que han perdido sus trabajos, les han rebajado los sueldos o les han suspendido los contratos por la crisis que ha provocado la pandemia del nuevo coronavirus.

El debate fue convocado por la concejala Kathya Mendoza Saleme, quien señaló que se buscan acuerdos, sobre todo con las instituciones educativas privadas, teniendo a la Secretaría de Educación como mediadora, pues los representantes de estas señalan que no reciben aportes del Gobierno y que su funcionamiento depende del pago de matrículas y pensiones.

“No podemos ignorar que muchos padres han quedado sin trabajo o les han reducido el sueldo. Sabemos que las instituciones tienen su autonomía, pero queremos hacer ese llamado. Esperamos que disminuyan las pensiones debido a la modalidad de educación virtual. Que se suspenda el cobro de intereses por no pago de matrículas, ofrecer un sistema de financiación directo a los padres.

“Que los ahorros en costos administrativos que tienen ahora las instituciones sean trasladados a los valores de las pensiones. Que los colegios de calendario B modifiquen los valores de las matrículas. Esperamos que esos ahorros en costos administrativos se traslade también para congelar créditos de semestres anteriores y disminuir costo del derecho de grado. Lo que buscamos es evitar la deserción escolar en el Distrito”, explicó la concejala Kathya Mendoza.

Olga Acosta, secretaria de Educación, agradeció la invitación y la propuesta de buscar soluciones concertadas entre estudiantes, padres y representantes de instituciones públicas y privadas. Explicó que en la ciudad hay 105 instituciones públicas y 250 privadas, que debido a las condiciones por el coronavirus están reformulando los Proyectos de Educación Institucional (PEI), ajustes que estarían listos en octubre.

Acosta recordó a los padres y estudiantes que, ante la crisis, el Gobierno nacional abrió una línea de crédito para quienes quieran acogerse a ese alivio económico. Mediante este, padre de familia de colegios pueden obtener créditos para financiar las pensiones escolares hasta por un millón 200 mil pesos. Para acogerse deben informarlo a la institución educativa privada donde está el estudiante y llenar un formulario. Para esto hay plazo hasta el 7 de julio.

“El Ministerio de Educación junto con sus universidades buscan encontrar la salida para que no haya deserción escolar. Los derechos de los privados -instituciones educativas- se rigen por el derecho privado y nosotros lo que hacemos es ejercer control y vigilancia. Les dijimos que con sus gobiernos escolares y juntas directivas estudien cada caso específico, a fin de poderle dar apoyo a padres y madres que hoy no tienen cómo pagar una mensualidad. Eso hemos hecho, tratando de que con eso podamos entrar a mediar para resolver un asunto que nos compete a todo”, explicó Acosta.

Por su parte, el concejal Javier Julio Bejarano acotó que “esta crisis demanda un esfuerzo conjunto que pueda llegar a puntos de equilibro. Que los jóvenes puedan mantenerse en las aulas y las instituciones puedan mantenerse financieramente en medio de esta crisis”.

En la reunión virtual también participaron padres de familia. Fue así como José Pereira manifestó que algunos colegios privados están poniendo trabas a la hora de llegar a acuerdos para disminuir la pensión, sin tener en cuenta la realidad. “Los colegios, como empresas, han accedido a muchos beneficios que ha otorgado el Gobierno, como beneficios tributarios, a primas, a nóminas, y no se ven trasladados a los padres de familia. Tenemos la posibilidad del Icetex, pero esto no se ha hecho visible”, explicó Pereira.

Así mismo, Jenny Álvarez indicó que a los padres les toca pagar matrículas como si sus hijos estuvieran dando clases presenciales.

“Tengo cuatro niños que se tienen que conectar a internet desde la mañana hasta las 3 de la tarde. Antes de la pandemia trabajábamos mamá y papá, pero, debido a la crisis, en muchos hogares solo trabaja uno o ninguno de los dos papás. Nos ha tocado tomar los ahorros para sacar adelante a nuestros hijos. Hago un llamado de solidaridad a rectores de colegios y universidades privadas para que se pongan la mano en el corazón para que hagan descuentos en matrículas y pensiones de los colegios. Que nos hagan financiación directa de los semestres. En muchos hogares es imposible suplir estas necesidades. Muchas veces financiar con una entidad bancaria es muy difícil, por eso queremos que sea una financiación directa. No queremos que haya deserción escolar por esta situación”, dijo a su turno la madre de familia Marima Manjarrez.

Lo que dicen las instituciones

En la sesión también participaron varios representantes de instituciones universitarias públicas y privadas. Una de ellas fue Viviana Henríquez, secretaria General de la Universidad Rafael Núñez. Explicó que como institución privada dependen del pago de matrículas para el pago de las nóminas de docentes y del personal administrativo, explicando que estos pagos representan el 72% de los ingresos.

Dijo que desde la institución se han hecho esfuerzos ante la crisis, como la eliminación del cobro de matrícula extemporánea. Explicó que debido a la modalidad de clases virtuales por la pandemia, se han hecho inversiones en tecnología y capacitaciones.

Estudiantes se han quejado porque no se han hecho descuentos en las matrículas, pero desde la institución indican que dependen de estos ingresos y que las condiciones de calidad se han mantenido, teniendo en cuenta las inversiones que han hecho.

Mario Ramos, rector de Unicolombo, también participó. Explicó que el 90% de los ingresos de la institución provienen de las matrículas. Dijo que han hecho inversiones para establecer protocolos de bioseguridad y que tienen contemplado retomar clases de forma presencial, alternando con lo virtual.

“No tenemos recursos del Estado y tenemos que sostenernos con la matrículas de nuestros estudiantes, más cuando tenemos procesos abiertos de acreditación de calidad”, dijo. Sin embargo, explicó que están haciendo el 20% de descuento en matrículas, más 5% de descuento por pronto pago, atendiendo la crisis que afrontan los estudiantes y sus familias.

Así mismo, Amaury Jiménez, rector de la Fundación Universitaria San Martín, indicó que “si el estudiante tiene inconvenientes económicos, la universidad le da crédito directo a quienes no tienen acceso a otras fuentes de financiamiento”.