Política


Caso Freddys Quintero, motivo de división en el Concejo

Aunque la Mesa Directiva del Concejo ratificó a Quintero como contralor encargado, varios concejales dicen que esto debió decidirlo la plenaria.

WILSON MORALES GUTIÉRREZ

08 de agosto de 2020 12:00 AM

El caso de Freddys Quintero ha causado divisiones y diferencias en el Concejo de Cartagena.

Tras varias peticiones para que se definiera la situación de la Contraloría Distrital, la Mesa Directiva del Concejo emitió una resolución mediante la cual ratificó a Quintero como contralor encargado. Hay que señalar que este lleva unos tres años en ese encargo y que el contralor electo, Héctor Consuegra, renunció al acto de elección luego que el Tribunal Administrativo de Bolívar aceptara una demanda de nulidad por la presunta inhabilidad que este tendría para asumir el cargo. Consuegra nunca llegó a posesionarse.

La resolución de la Mesa Directiva, integrada por los concejales David Caballero, Gloria Estrada y Luis Cassiani, no fue tomada a bien por varios cabildantes, quienes manifestaron que la Mesa Directiva se estaría extralimitando al tomar esta decisión, pues alegan que es la plenaria de la corporación la que debió definir si Quintero seguía o no en el encargo.

De hecho un grupo de concejales presentó una reposición o revocatoria de esta decisión, entre ellos Carolina Lozano (ASI), Javier Julio Bejarano (Coalición Alternativa), Kathya Mendoza Saleme (Partido Liberal), Lúder Ariza y Sergio Mendoza (Alianza Verde).

De hecho, en sesión, la concejala Carolina Lozano indicó que la Mesa Directiva debe analizar la resolución y señaló que en Nariño hubo un caso similar por el que sancionaron a dos diputados.

“El boletín 544 del 3 de agosto del 2020 emitido por la Procuraduría General suspende a dos diputados de Nariño por irregularidades en la designación de contralor encargado, ya que existió extralimitación por parte de la mesa directiva al realizar el encargo, por ser una función que requiere la participación de toda la plenaria”, explicó la concejala.

Otro de los que se manifestó fue el concejal Javier Julio, quien en varias ocasiones ha insistido en que Freddys Quintero estaría inhabilitado para participar en el concurso de contralor por ejercer la dirección del ente de control mediante encargo, además de indicar que su encargo habría sobrepasado el periodo para el que fue estipulado.

Aseveró que ratificar en el encargo a Quintero generaría conflicto de intereses y situaciones “no muy bien vistas” en cuanto a moralidad y transparencia. Añadió que la persona que ejerce el cargo de secretario General de la Contraloría Distrital es Hernán Madrid y que por ello debería ser este a quien le corresponda asumir el encargo ante la vacancia del cargo de contralor, teniendo en cuenta que Héctor Consuegra renunció al acto mediante el cual fue elegido.

Dice que, pese a todas las denuncias, la Mesa Directiva decidió, de forma unilateral, encargar a Quintero como contralor. Dice que con esto la Mesa se habría extralimitado en sus funciones.

También habló de una presunta “jugada maestra” para favorecer a Quintero en el encargo, teniendo en cuenta que este, aunque perdió la elección, se ha mantenido en el encargo y que, incluso, “se mantendrá en el cargo más tiempo que un mismo contralor en propiedad”.

Tras las declaraciones, el presidente del Concejo y su Mesa Directiva, David Caballero, indicó que se estudiará la revocatoria presentada para darle trámite.

Dos denuncias

Ante el Concejo fue presentada por un ciudadano una recusación contra los concejales Lúder Ariza, Javier Julio, Carolina Lozano, Sergio Mendoza, Kathya Mendoza, Hernando Piña y Rodrigo Reyes, pues este considera que no debieron participar en el proceso donde se aceptó la renuncia de Héctor Consuegra al acto de su elección, pues hay un proceso disciplinario contra estos por el caso.

De otro lado, un ciudadano interpuso una denuncia por presuntas irregularidades en la designación de Freddys Quintero como contralor encargado, solicitando a la Procuraduría que intervenga. Alega que por ser concursante del proceso de elección de contralor debe ser apartado mientras se provee el cargo, puesto que podría influir en los procesos de los concejales que se han declarado impedidos.