Política


Contraloría, entre presuntas inhabilidades y denuncias

Aún no posesionan al contralor electo por presunta inhabilidad y siguen las denuncias por la participación en el concurso del actual contralor encargado.

WILSON MORALES GUTIÉRREZ

24 de julio de 2020 10:40 AM

No cesan las controversias por el proceso de elección de contralor Distrital para el periodo 2020-2023. Mientras que la dirección de la Contraloría Distrital pareciera entrar en un limbo tras varias denuncias por parte de concejales y a falta de una decisión de fondo de la Mesa Directiva del Concejo, aún no se resuelve la situación del contralor electo, Héctor Consuegra Salinas.

Aunque este último fue elegido como contralor Distrital el 14 de julio pasado, ganándole la disputa al actual contralor encargado, Freddys Quintero Morales, aún no ha sido posesionado. La Mesa Directiva del Concejo indicó que no lo posesionará hasta tanto no tenga un concepto jurídico que solicitó al departamento de la Función Pública, sobre la presunta inhabilidad de Consuegra para ejercer el cargo, pues cuando fue elegido trabajaba como asesor de control interno en Edurbe.

De hecho, aunque Edurbe certificó la renuncia que presentó Consuegra tras ser elegido como contralor, ayer el concejal Wilson Toncel indicó que este podría seguir ligado a esa entidad.

“Al día de hoy tengo entendido que es funcionario de Edurbe, porque el alcalde William Dau no le ha aceptado la renuncia. No entiendo cómo un funcionario del Distrito entutela al Concejo para que le de posesión. Además, no sé si el señor Consuegra mandó los documentos de ley para darle posesión”, indicó Toncel.

Pese a lo que el cabildante señala, hay que recordar que Consuegra aseguró a este medio que tras resultar electo envió los documentos al Concejo para su posesión.

Denuncias contra Quintero

De otro lado, están las denuncias que han presentado contra la participación del actual contralor encargado.

En la sesión virtual de ayer el concejal Javier Julio Bejarano respondió a una solicitud en la que se le pidió que indicara si estaba haciendo una recusación por el caso de Freddys Quintero, de quien Julio Bejarano ha dicho que tendría una presunta inhabilidad y que los miembros de la Mesa Directiva podrían estar incurriendo en un supuesto conflicto de intereses al dejarlo como contralor encargado, teniendo en cuenta que los tres miembros de la Mesa Directiva votaron por este en el concurso de contralor para el periodo 2020-2023. Julio aclaró que no fue una recusación lo que presentó.

“Teniendo en cuenta la claridad antes mencionada, explico entonces cuál ha sido el sentido de mi participación en plenaria en los días pasados; como ciudadano y concejal de Cartagena debo dar a conocer a la ciudadanía, Mesa Directiva y a los entes de control de situaciones de las cuales tenga conocimiento, y que posiblemente puedan llegar a configurarse en faltas disciplinarias e incluso como delitos. En ese sentido he venido realizando una serie de denuncias públicas para que la Mesa Directiva, como representante de todos los concejales, tome las decisiones respectivas que a su bien considere pertinentes. Estas denuncias hacen referencia a una presunta inhabilidad del señor Freddys Quintero para ser elegido como contralor por los siguientes motivos: el primero porque considero que hasta el momento de la elección ostentaba el cargo de contralor encargado. Segundo, su encargo institucional duraba hasta el 31 de diciembre, acorde a la normatividad a la fecha en la cual fue encargado. Al permanecer en el mismo sin haber sido ratificado mediante resolución de la actual Mesa Directiva, el mismo dejó de tener un periodo institucional y pasó a tener un periodo personal en dicho encargo”, indicó Julio Bejarano.

Agregó que el hecho de no posesionar a Héctor Contreras se podría considerar como una falta temporal en el cargo y que el reglamento indica que esta se suple con quien esté a cargo de la secretaría General de la Contraloría. Señaló que al revisar documentos encontró que quien ostenta ese cargo es Hernán Madrid Contreras.

Sin embargo, hay que señalar que, el miércoles, la Mesa Directiva indicó que la misma Contraloría certificó que quien está en propiedad en el cargo de secretario General es Quintero. Aunque dejó entrever así que quien seguirá como contralor encargado será este último, la Mesa Directiva aún no toma decisión de fondo al respecto.

A su turno, la concejala Carolina Lozano indicó que la Mesa Directiva debe aclarar si hay una vacancia en el cargo de contralor, “para tener claridad y no participar en algún posible prevaricato que se pueda constituir”.

También reiteró que ha tenido la inquietud de una presunta inhabilidad de Freddys Quintero para participar en el concurso. “Siempre ha sido la inquietud más grande para mí, el encargo a la persona que perdió la elección, que quedó en segundo lugar; por eso consideré siempre que era irregular o que no era saludable para la elección tener al contralor encargado en la lista de elegibles, porque resulta que en el caso que se encargue, teniendo en cuenta la resolución de la Mesa Directiva, donde certificaba que Freddys Quintero es el secretario General de la Contraloría, quiere decir que el del segundo lugar sería el encargado, la misma persona que tuvo todos los votos de los integrantes de la Mesa Directiva”, puntualizó Lozano.

Así mismo, dejó ver que en marzo el Tribunal de Sucre declaró una inhabilidad para el caso del contralor encargado de Sincelejo para participar en el concurso, en un hecho casi igual al de Quintero.

Sin embargo, la encargada de la Oficina Jurídica del Concejo, Tatiana Romero, señaló que ese caso no se puede tomar como ejemplo porque aún no es una decisión de fondo y falta un pronunciamiento del Consejo de Estado. Agregó que la jurisprudencia consultada indica que Quintero sí está habilitado para participar.

Fallo a favor de participante que se retiró

De otro lado, ayer el Tribunal Administrativo de Bolívar emitió ayer un fallo a favor de Manuel Ochoa Montes, quien se retiró del concurso de contralor tras indicar que no hay garantías. El fallo indica que la Universidad de Cartagena y el Concejo sí debían entregarle información de la hoja de vida de Freddys Quintero. Ochoa había solicitado esta información porque considera que hay una supuesta inconsistencia en una certificación laboral de Quintero en el IGAC. Dice que esto daba una supuesta sobrevaloración que favoreció a Quintero en el concurso.

Aclara que antes del fallo del tribunal recibió copia de las certificaciones. “Hoy el Tribunal Administrativo de Bolívar me notifica que yo tengo la razón, en el sentido de mis requerimientos de la información o solicitud de copias de los documentos aportados por el aspirante; y que me permitieron tener certeza de las inconsistencias explicadas y desestimadas una y otra vez por el Concejo y la Universidad de Cartagena, que efectuó el proceso de valoración de los aspirantes”, indicó Ochoa.

Sin embargo, hay que recordar que en una sesión pasada el Concejo se pronunció a este particular, explicando que se hizo la revisión del caso con representantes del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), donde reporta la experiencia laboral Quintero. La corporación indicó que se acreditó la experiencia debidamente.

  NOTICIAS RECOMENDADAS