Política


¿Control político? Todo lo que debe pasar para destituir a Dau

El movimiento “Cartagena corrige” que busca acabar con el mandato de William Dau debe cumplir varios requisitos para conseguir su propósito. Conoce cuáles son.

LIA MIRANDA BATISTA

10 de noviembre de 2020 02:32 PM

La revocatoria del mandato es uno de los seis mecanismos de participación ciudadana que existen en Colombia para que la ciudadanía haga control del poder político. La figura que permite dar por terminado el mandato que le han conferido a un gobernador o a un alcalde ha cobrado fuerza en los últimos años y son varios los movimientos ciudadanos que han impulsado estas revocatorias en sus ciudades.

En Cartagena ya hace eco la iniciativa ciudadana “Cartagena corrige” que busca impulsar este proceso para destituir al alcalde William Dau Chamatt, quien completa 11 meses de gestión. Lea: Presentarán proceso de revocatoria contra el alcalde William Dau

El movimiento liderado por el exalcalde encargado de la ciudad, Rodolfo Díaz Wright, tiene como objeto revocar el mandato de Dau porque, a su modo de ver, este no habría cumplido con varios de los planes propuestos.

“Este gobierno prometió acabar con la corrupción y la pobreza, y no ha cumplido. La pobreza es un hecho comprobable y cada día es mayor. Además, hay varios procesos en trámite donde se ha demostrado que hay corrupción”, explica Díaz.

La propuesta que ya levanta voces a favor y en contra abre la posibilidad de enfrentar nuevamente un periodo de inestabilidad política y administrativa que ya ha hecho mella en las credibilidad de las instituciones y en el trabajo de nuevos liderazgos políticos que quieren apostar por la ciudad.

Aunque para el alcalde Dau esta iniciativa “lo tiene sin cuidado”, el movimiento “Cartagena Corrige” aspira a recolectar 34.100 firmas para lograr su propósito: desbancar al líder de ‘Salvemos a Cartagena’.

En diálogo con El Universal, Armando Novoa, exmagistrado del Consejo Nacional Electoral (CNE), explicó que la revocatoria del mandato requiere algunos ajustes. “Es un mecanismo ciudadano de control político a los gobernantes en el ámbito territorial que hay que estimular contrarrestando el hecho de que los derrotados no pueden apelar a ese mecanismo como instrumento de venganza contra quien les ganó. Tiene que ser un mecanismo auténticamente ciudadano”.

Para el exmagistrado “la revocatoria no procede contra el incumplimiento del plan de desarrollo sino contra el programa de gobierno y aquí entonces surge un problema de tiempo porque el plan de desarrollo no se empieza a aplicar sino seis u ocho después de que se posesiona el alcalde que es el momento en que el Concejo aprueba dicho plan”.

En este sentido “un año antes es muy poco tiempo para que la ciudadanía pueda evaluar si se está incumpliendo el programa de gobierno”.

Y agrega “la ciudadanía sabe diferenciar cuando se está haciendo un uso oportunista del mecanismo por parte de los derrotados y cuando hay un autentico interés en hacer un control político. Pero tanto gobernantes como promotores de la revocatoria tienen que respetar las reglas que gobiernan el procedimiento”.

Los requisitos

De acuerdo con la Registraduría Nacional del Estado Civil, cualquier ciudadano, organización social, partido o movimiento político puede solicitar a la Registraduría ser inscrito como promotor de la revocatoria.

Esta entidad tiene un plazo de 8 días para verificar si su petición cumple con los requisitos. Acto seguido, la Registraduría entregará al promotor o promotores de la revocatoria un formulario para la recolección de apoyos, en el que en el que deberá aparecer indicado el número de firmas que es necesario para inscribir la iniciativa y un resumen del contenido de la propuesta.

Para que la solicitud sea admitida “debe contar con un número de firmas equivalente a por lo menos el 30% de los votos que haya obtenido el mandatario en su elección”. El proceso de validación de firmas puede tardar entre 3 y 6 meses.

Si aprueba la solicitud, el Registrador del Estado Civil deberá, dentro de los dos meses siguientes, convocar al pueblo para que se pronuncie sobre la revocatoria.

La revocatoria será aprobada si se pronuncia a su favor la mitad más uno de los ciudadanos que voten en la convocatoria, siempre y cuando el número de sufragios no sea inferior al 40% de la votación válida registrada en la elección del mandatario, según informa la entidad.

Si es aprobada, se convocará a nuevas elecciones.

Habla un experto

Para el analista político Carlos Andrés Arias la revocatoria contra mandatarios es en este momento del ejercicio gubernamental “una manifestación de inconformidad que debe recoger el interés y la acción oportuna del alcalde para dar solución a varios sectores cartageneros, alrededor la inseguridad y la inequidad con la que se ha desplegado la gestión”.

Sin embargo -añade el experto- a pesar del derecho que en la revocatoria se manifiesta el sentir popular, “es ineficiente y pone más obstáculos y dificultades a la gestión qué debe cumplir”.

Expone que “la revocatoria también tiene intereses políticos y electorales en el corto plazo, debería ser un punto de encuentro para que mancomunadamente se lleguen a soluciones; desde los empresarios, los ciudadanos y el alcalde”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS