Política


“Después de diez años, por fin se hizo justicia”

El juez Segundo Promiscuo de Turbaco dio sentido de fallo absolutorio a favor de la exalcaldesa Judith Pinedo y otras cuatro personas por la venta de predio.

SOFÍA FLÓREZ

22 de septiembre de 2020 12:00 AM

Después de más de 10 años, finalmente se conoció una decisión en el pleito jurídico por la venta de un predio en el llamado polígono Las Velas, en El Laguito. (Lea aquí: Absuelven a exalcaldesa Judith Pinedo por venta de predio en El Laguito)

En una audiencia virtual realizada ayer a las 9:30 de la mañana, el juez Segundo Promiscuo de Turbaco dio el sentido del fallo en este proceso, que resultó absolutorio en favor de la exalcaldesa Judith Pinedo; la exsecretaria de Hacienda, Vivian Eljaiek; el exasesor del Distrito en temas de baldíos, Giovanni Torregroza; el ingeniero Rafael Ceballos, quien hizo el avalúo del predio; y Luis Restrepo, gerente del Hotel Dann, quien participó como comprador en la venta del predio. Así, los absuelven de los delitos de peculado por apropiación y contrato sin cumplimiento de los requisitos legales.

La venta del lote en cuestión fue autorizada en 2009 por la entonces alcaldesa Judith Pinedo y según la Fiscalía con esto se habría incurrido en un delito, alegando que lo que se vendió era un bien de uso público, “un pedazo de playa”.

Sin embargo, tras escuchar a las partes en el juicio oral, el juez determinó que no se trata de un bien de uso público, sino de un bien baldío, por lo cual no queda duda de que su venta se hizo dentro de los términos de ley y que tales delitos nunca existieron.

“El predio Las Velas, previo análisis en el juicio oral, no es un bien de uso público, es un bien baldío, por lo que se descarta el punible de peculado por esta vía. (...) Para este juicio se surge inexistente todos los cargos y el sentido del fallo es absolutorio”, precisó el juez.

Respecto al argumento de la Fiscalía de que el lote se vendió por un precio menor a lo que podría costar debido a que está frente a la playa (se vendió por $256 millones), Wladimir González, abogado del ingeniero Rafael Ceballos, indicó que se logró demostrar que “la declaratoria de baldío se dio diez años antes de la compraventa, y tenía que hacerse de manera directa como lo estipuló el acuerdo 030 y en el avalúo se logró demostrar que se vendieron predios baldíos en el mismo sector y el Hotel Dann pagó un precio mayor por el baldío en ese sector”.

Por sus parte, Enrique Del Río, abogado penalista y defensor de Pinedo, manifestó que “con el sentido del fallo absolutorio refrendamos la fe en la justicia y en nuestros funcionarios judiciales. En el juicio oral quedó acreditado con suficiencia que el inmueble enajenado en el año 2009 es un baldío y no una playa ‘bien de uso público’. Además, el procedimiento de venta fue absolutamente apegado a la ley. Este caso nunca tuvo fundamentos fácticos, ni jurídicos y llevamos 10 años diciéndolo con vehemencia en cada audiencia a la que fuimos convocados”.

Este lío jurídico que ha sido uno de los procesos más extensos en la ciudad, comenzó con una denuncia instaurada por Juan Diego Useche, que tenía un negocio de carpas y silla-camas junto al Hotel Las Velas (hoy Hotel Dann), lo cual dio paso a la investigación de esa venta, pues la queja indicaba que se había vendido un bien de uso público.

Aunque la defensa de la exalcaldesa, así como los abogados de los demás procesados, argumentaron en todo momento que lo que se vendió fue un lote baldío, declarado así en 1999 en torno a una política nacional de bienes baldíos para generar ingresos a los municipios, la Fiscalía se mantuvo en que es un bien de uso público, con el sustento de los dictámenes de la Dimar.

No obstante, Giovanni Torregroza, uno de los procesados, indicó que el predio que ocupó indebidamente el Hotel Las Velas se declaró baldío y así fue registrado en instrumentos públicos en 1999. Este explica que no es un bien de uso público porque está detrás de la línea del enrocado que viene de la escollera y que está en zona urbanizada.

Reacciones

Tras conocerse el sentido del fallo, Vivian Eljaieck, una de las absueltas del proceso, dijo sentirse complacida con la decisión, pues nunca dudó de la transparencia con la que se hizo todo.

“Me siento complacida con el fallo, desde el inicio de este proceso sabía de mi absoluta inocencia y transparencia y mi actuar; hay que reconocer el análisis y la claridad con que el juez falla y dicta la sentencia considerando todo los hechos, el material probatorio”.

Además, indicó que este fue un caso que se manejó políticamente.

“Se hizo justicia y hay que darle un parte de tranquilidad a la sociedad, para que quien quiera hacer y prestar el servicio público no tema hacerlo, porque la justicia siempre llega. Si bien, en casos como el nuestro, que fue completamente un caso inventado, falso, más que todo manejado políticamente, la justicia finalmente llegó, y ese es el mensaje a la ciudadanía, no hay que temer, porque cuando uno actúa con transparencia y haciendo las cosas bien, todo termina bien”, asegura Eljaiek.

Voces de apoyo se sumaron a la decisión del juez, como la del exalcalde (e) Sergio Londoño, quien expresó: “Se hizo justicia. La absolución de Vivian Eljaiek y Judith Pinedo es una gran noticia y una victoria para un proyecto de ciudad al que hay que seguir apostándole: una sola Cartagena, reconciliada y libre”.

El representante a la Cámara por Bolívar, Jorge Benedetti, indicó: “Me alegra mucho esta noticia. Felicidades”.

Otro allegado a Pinedo refirió que se trataría de una estrategia para cercenarla políticamente. “Desde el principio sabíamos que Judith y Vivian eran inocentes. El proceso lo demoraron tanto tiempo para que Judith nunca pudiera sacar la cabeza en los distintos momentos políticos que hemos vivido. La estrategia les funcionó, pues ella estuvo apagada todo este tiempo, pero finalmente la justicia llegó”.

Apelación

El Universal conoció que la Fiscalía apelará la decisión del juez, quien programó varias sesiones de audiencias entre el 5 y el 8 de octubre para dictar sentencia (que será de primera instancia).

En caso de que el juez desestime nuevamente los argumentos del ente acusador, se cree que este apelará la decisión ante el Tribunal Administrativo de Bolívar.