Política


Distrito debe decidir cómo y cuándo reglamentar “zonas azules”

El Concejo aprobó el proyecto por medio del cual se reglamentará el cobro a personas que parqueen sus vehículos en vías públicas en 4 barrios de Cartagena.

El Concejo Distrital aprobó el lunes pasado tres proyectos de acuerdo, entre esos el de las llamadas “zonas azules”.

Se trata de franjas de vías públicas en las que se establecerán cobros a las personas que las utilicen para parquear sus vehículos. El proyecto estableció que serán cuatro barrios donde se podrán implementar: Castillogrande, Bocagrande, Manga y Pie de La Popa.

El autor de este proyecto fue el concejal César Pion, quien lo presentó ante el cabildo distrital luego de algunos análisis hechos en conjunto con el Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT).

Con la aprobación de este proyecto, el Concejo Distrital le entregó facultades al alcalde William Dau Chamat para que haga la modificación de suelo para poder establecer estas zonas. El Distrito también deberá reglamentar este proyecto, la forma en la que se ejecutará, los tiempos y determinar cómo se establecerán las tarifas. Así mismo, si será el DATT el que se encargue de administrar estas zonas o se hará por concesiones.

“Las ‘zonas azules’ es un proyecto que hace mucho tiempo se viene estudiando, pero ha tenido enemigos porque la gente de la política siempre piensa en quién se queda con la concesión, entonces si la concesión se queda en manos cercanas del gobierno, empujaban. Tengo que abonar que este gobierno en la urgencia con Transcaribe acogió la idea que presenté, que es este proyecto, el cual puede generar hasta mil millones de pesos mensuales, si es bien manejado”, indicó Pion.

Así mismo, este explicó que tras ser implementado, este proyecto sería un gran impulso para estabilizar las finanzas de Transcaribe, dado que la mayoría de las ganancias que se logren con este serán para este Sistema Integral de Transporte Masivo (SITM).

“Una de las condiciones que mencioné en este proyecto es que se deben utilizar el 40% de las ganancias para Transcaribe, 30% para el DATT y el 30% restante para las juntas comunales de los barrios populares, para que ellos organicen sus ciclorrutas y andenes. Es decir, si esto produce mil millones de pesos mensuales, por ejemplo, las Juntas de Acción Comunal van a tener mensual unos 300 millones de pesos”, explicó.

El cabildante del partido de La U indicó que tras la aprobación del proyecto ha corrido desinformación por redes sociales.

“Algunos se quejan y dicen: ‘eso lo van a manejar privados’. Sinceramente, yo no creo que eso pase con William Dau, que puede tener los desaciertos que quiera, pero él ha sido enemigo de eso. Aquí lo que se quiere es organizar la movilidad. El DATT está quebrado, Transcaribe está quebrado... entonces para organizar la movilidad no se pueden aumentar impuestos, pero sí puedes hacer que en barrios como Manga, Castillogrande, Bocagrande y el Pie de La Popa, se pague por los carros que duermen en la calle. Si duermen en la calle, pues estamos utilizando un espacio público para un beneficio particular y por eso se tiene que pagar. En una segunda etapa, si existen condiciones económicas y de espacio, se podría ampliar a otros barrios. Esto también se podría hacer más adelante en el Centro, donde muchas calles las cogen como parqueaderos”, señaló Pion.

El cabildante señaló que con las autorizaciones que se le hicieron al alcalde, “ahora es el Distrito el que tiene el balón en su cancha”.

Ahora el Distrito debe estudiar cómo se implementará el proyecto, sobre todo desde el DATT y la Secretaría del Interior.

“Tienen que organizar el uso del suelo y para ello nosotros como Concejo le dijimos al Distrito: ‘reglamente, haga y defina’. Con esta primera parte el Distrito recibirá un ingreso distinto a lo que tiene en sus rentas, para que sea invertido en movilidad. Ahora la responsabilidad de esas zonas azules las tiene el Distrito”, concluyó Pion.

Lo que dice el DATT

Desde el DATT se indicó que antes de implementar el proyecto se necesita un estudio técnico que aclare el panorama.

“Lo que tiene que ver con reglamentación y disposición de la tarifa, tiene un tronco común y es que para ambas cosas debe realizarse un estudio técnico, financiero y jurídico, que es lo que va a determinar, por ejemplo, los sectores susceptibles de uso de la zona de establecimiento regulado, horarios, entre otras cosas; de igual manera, la fijación de la tarifa, que corresponderá a unos criterios que estableció el propio acuerdo que se deben tener en cuenta. Se debe hacer un estudio que decante todos esos criterios que puso el proyecto para fijar la tarifa”, explicó un asesor del DATT.

Así mismo, desde el departamento se indicó que el primer llamado a administrar estas “zonas azules” es el Distrito.

“Sobre la concesión, tal como lo dice el proyecto, en principio el primer llamado a hacer el control y el manejo es el Distrito de Cartagena. Creo que en esta etapa sería difícil decir si eso se va a concesionar o no. El estudio debe hacer una consulta que debe decir si es viable o no, pero hay que dejar claro que el primer llamado a asumir la administración de estas zonas es el Distrito”, indicaron.

Se estima que el estudio que se debe hacer duraría más de un año, por lo que estas zonas podrían implementarse después de ese lapso.

  NOTICIAS RECOMENDADAS