Política


El “portazo” de Alex Char a Zuluaga, ¿el origen de un suicidio electoral?

La división de la derecha política colombiana de cara a las elecciones presidenciales es, según analistas, el primer peldaño para que triunfe Gustavo Petro.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

14 de enero de 2022 12:50 PM

La espada de Damocles es una expresión popular para referenciar un peligro inminente e insospechado que pende sobre alguien. La figura tiene su origen en una leyenda sucedida en el siglo IV antes de Cristo, cuando el Rey Dionisio II gobernaba Siracusa, en Sicilia. En su corte, un adulador de nombre Damocles pasaba sus días expresándose con envidia del poder y de los lujos del soberano.

(Lea: Así le hizo el “quite” el alcalde Dau al entramado de Andrés Mayorquín)

Dionisio, al enterarse de la actitud viperina, planeó un escarmiento para él, por lo que le ofreció intercambiar roles por una noche para que Damocles disfrutara de la ostentosidad que tanto deseaba. ¿El castigo? El adulador presidió como rey temporal un copioso banquete. De repente, el apetito y la dicha terminaron cuando se dio cuenta que una afilada espada pendía sobre su cabeza, atada por un único pelo de crin de caballo. Por lo que le pidió al rey abandonar el trono, argumentando que ya no quería seguir disfrutando de su fortuna.

Desde allí, la metáfora sirve para significar los inminentes peligros que rodean a quienes tienen o anhelan el poder con ahínco. En la política se pagan altos precios por jugar en sus arenas. Constantemente hay candidatos que se ahogan en arenas movedizas por un tuit ambiguo y polémico, una ebriedad mal llevada o un aliado incómodo.

Esa última parece la lógica argüida por el exalcalde de Barranquilla, Alex Char, para negarse rotundamente a que el candidato presidencial del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, entre a hacer parte de la coalición de derecha Equipo por Colombia, y así, batirse con los demás aspirantes en una consulta interna el 13 de marzo de 2022.

¿El uribismo es un obstáculo?

Es la impronta con la que muchos analistas explican la renuencia a Zuluaga, no solo de Alex Char, sino también de Dilian Francisca Toro, exgobernadora del Valle y ficha clave dentro de la coalición. “Soy respetuoso de la decisión del grupo. Pero no estoy de acuerdo con la llegada del candidato del Centro Democrático a esta coalición. Nacimos como un grupo unido alrededor de un tema de gestión, de gobernanza, que solo quiere tener gente que haga cosas, pero que no polarice más”, expuso Char.

Desde que Zuluaga ganó la encuesta del Centro Democrático para convertirse en candidato de ese partido, se viene hablando de su posible llegada a Equipo por Colombia, como aliados naturales de derecha, además, de fortalecer un frente ideológico frente a una izquierda que arrasa en las encuestas y al discurso disruptivo de Rodolfo Hernández, exalcalde de Bucaramanga, segundo en recientes sondeos detrás de Gustavo Petro.

La resistencia de Char está motivada, según diversas voces, en la perdida de potencial electoral que el uribismo atraviesa en medio de tensiones internas, la cual Zuluaga no podría revertir por cierta falta de capital político y de carisma.

Situación comprobable en el discreto 4% de intención de voto que Zuluaga obtuvo en la más reciente encuesta de Yanhass.

Por otro lado, los recientes escándalos de corrupción e irregularidades dentro del Gobierno de Iván Duque torpedean aún más el caudal que el uribismo alguna vez tuvo. Procesos como el de Karen Abudinen, en el Ministerio de las TIC; y el reciente caso de Andrés Mayorquín, alto asesor presidencial que presuntamente gestionó cuantiosos contratos a su esposa en distintas entidades en simultáneo, sin tener la experiencia y cometiendo una inhabilidad por su relación marital, son para muchos: la lanza de Longino, última estocada con la que murió Jesucristo, del Centro Democrático.

(Lea: Fiscalía abre indagación preliminar por caso Mayorquín)

Credibilidad sobre polarización

Zuluaga tiene como aliados, dentro de Equipo por Colombia, al senador David Barguil, candidato presidencial del Partido Conservador; y a Federico Gutiérrez, exalcalde de Medellín, quienes consideran, al igual que Aydee Lizarazo, candidata presidencial del partido Mira, último en desembarcar en la coalición de derecha, que el candidato del Centro Democrático entraría a fortalecer las apuestas programáticas de su facción y fomentaría la sinergia de la derecha colombiana frente a temas fundamentales para Colombia; haciéndole frente, como afirmaron, al galopante populismo de izquierda.

Además, según las encuestas, para pasar a segunda vuelta necesitan de una derecha sin fraccionamientos, ya que deberán batirse en duelo contra Rodolfo Hernández, quien con un discurso emotivo de anticorrupción y sin filtros ha logrado popularizarse en todos los estratos sociales de Colombia.

Álvaro Uribe entra al ajedrez

En el uribismo fue una sorpresa el anuncio de Alex Char de no respaldar el ingreso de Zuluaga a la coalición Equipo por Colombia, debido a que siempre ha sido un aliado político y bastión regional en Atlántico. El candidato Zuluaga mantiene una postura diplomática, y a la vez de reafirmar su campaña, sigue mandando mensajes de unión. “He estado y estaré dispuesto a buscar la unidad con quienes, como yo, quieran defender la democracia colombiana”, tuiteó.

El mismo discurso de aunar esfuerzos desde la derecha política colombiana lo ha propiciado el expresidente Uribe, quien se encuentra de correría política por las regiones para respaldar a los aspirantes del Centro Democrático al Congreso.

Anteayer jueves los candidatos de Equipo por Colombia se reunieron en el Hotel Tequendama, de Bogotá, y todos esperaban que se definiera la situación con relación a Zuluaga. Sin embargo, hubo humo negro y no se llegó a ninguna decisión por la álgida discusión entre los opositores y los gestores. Se supone que este fin de semana debería haber humo blanco.

Expertos señalan que Dilian Francisca Toro y Peñalosa podrían pasarse al grupo que avala al candidato uribista; en contraste con Char, quien se mantendría firme, ya que según académicos hay un importante cálculo político: Zuluaga fortalecería la posición de “Fico” Gutierrez, gran contendiente del barranquillero.

“Por un lado, Char quiere desmarcarse del uribismo, pero también lo hace por la competencia. Zuluaga no va a ganar la consulta, pero puede sumarle puntos a Federico, ya que su discurso en materia de seguridad, por ejemplo, es muy parecido al del expresidente Álvaro Uribe, y eso podría arrastrarle votos”, explica Carolina Horta, docente de la Pontificia Bolivariana.

Así las cosas, mientras la derecha dirime sus diferencias políticas y electorales, el Pacto Histórico y Rodolfo Hernández cierran sus filas en aras de fortalecer sus bases y su panorama frente a los comicios parlamentarios de marzo, un gran diagnóstico de cara a las presidenciales de mayo.

Calculadora electoral de la derecha

Según la más reciente gran encuesta de Yanhass, Gustavo Petro pasaría a segunda vuelta con un 25% de la votación y competiría contra Rodolfo Hernández, con un 13%. No obstante, en caso tal Zuluaga ingresara a Equipo por Colombia sobrepasarían al exalcalde de Bucaramanga.

En la coalición el candidato más aventajado es Alejandro Char con un 5% más el 3% de Federico Gutiérrez y el 2% de Dilian Francisca Toro, exgobernadora del Valle, harían un 10% que no los pone en una posición ventajosa; sin embargo, si a esta facción se uniera el uribismo, representado en Óscar Iván Zuluaga (4%), candidato presidencial del Centro Democrático, las cosas cambiarían quedando la derecha colombiana con un 14% de intención de voto.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
  NOTICIAS RECOMENDADAS