Entrevista al presidente Duque: “Hay que buscar la participación y no quedarnos en sectarismos”

06 de enero de 2020 12:00 AM
Entrevista al presidente Duque: “Hay que buscar la participación y no quedarnos en sectarismos”
Iván Duque Márquez, presidente de la República.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El 2019 fue, hasta ahora, el año que le midió el pulso al presidente Iván Duque. La seguidilla de protestas, protagonizadas por millones de colombianos que reclaman inconformidades que no solo vienen de atrás sino que son casi imposibles de solucionar en el corto plazo, marcaron un antes y un después en el gobierno de Duque.

En medio de la tormenta que trajo consigo el reclamo de gran parte de la sociedad, el primer mandatario dio paso a la Gran Conversación Nacional, un espacio de concertación con diversos sectores y con el cual asegura ya se han dado resultados y que seguirá surtiendo efecto en el primer semestre de este año.

A pocos días de iniciado el 2020, el presidente Duque le contó a El Universal las acciones que ha tomado el Gobierno tras las protestas, cuáles son esos avances de la conversación y qué se necesita para pasar página de la polarización. Además, explicó qué pasará con temas cruciales para Cartagena, como la terminación de la Vía Perimetral, la importancia de la gestión de la nueva Alcaldía en consecución de recursos para macroproyectos y opinó sobre el encargo de Pedrito Pereira.

A pesar de sus esfuerzos por abrir un diálogo incluyente a través de la Conversación Nacional con todos los sectores sociales, tanto el interés de la opinión como de los medios ha estado centrado en cómo avanzan los encuentros con los miembros del Comité de Paro Nacional. ¿Usted ve posible que esas mesas logren enervar el retorno a las calles de sus promotores, o piensa que en todo caso la consigna del Comité es que las marchas retornen?

Iván Duque: La Conversación Nacional es una oportunidad para que nos reunamos como país a construir sobre lo que nos une, superar lo que nos divide y mirar juntos hacia el futuro. Ya está dando sus primeros frutos. Por ejemplo, en el tema ambiental, firmamos el pacto de Escazú.

Además, miles de ciudadanos han enviado sus propuestas para encontrar soluciones a problemas. Hoy tenemos más de 10.000 propuestas enviadas a través de la plataforma que pusimos a disposición de la ciudadanía, adicionales a las que hemos recibido de viva voz en diferentes ciudades. Cuando uno mira el pliego de más de 120 peticiones del Comité, se da cuenta de que son muchas las peticiones que ya tienen acciones claras de gobierno, y que hay otras en las que podemos trabajar juntos; pero desafortunadamente, también encuentra unas peticiones que son imposibles de cumplir. Por ejemplo, la expropiación de los accionistas pequeños de Ecopetrol, que costaría más de 15 billones de pesos, o la nacionalización total del sistema de salud.

Por esto, espero que el Comité comprenda que cuando se trata de construir el país que soñamos, debemos ser generosos y buscar la participación de todos los colombianos y no quedarnos en los sectarismos. Solamente de esa manera podemos pasar la página de la polarización.

Aunque ha supuesto un profundo cambio en las relaciones Ejecutivo-Legislativo, muchos no parecen valorar el costo que ha significado no caer en las prácticas de la mermelada para asegurar apoyos políticos. ¿No siente usted que el país aún no alcanzó a valorar esa consistente posición?

ID: A mí me eligieron para combatir la corrupción y cambiar las costumbres políticas del país. Eso, en pocas palabras quería decir: no más mermelada. Es decir, no más ministerios hipotecados, no más entidades con dueño, no más contratos millonarios a cambio de mayorías en el Congreso. Ser consistente con ese cambio, ha implicado tener un diálogo a profundidad con el Congreso sobre temas de los que antes se aprobaban sin mirar. Esto significa negociar con el legislativo sobre la base de argumentos, cifras, hechos y tengo que reconocer que hemos encontrado un Congreso que estudia, que debate y con el que hemos podido adelantar una agenda legislativa ambiciosa.

Piensa usted que, tal vez, va siendo hora de que se implemente una relación de participación en el Gobierno de movimientos y partidos políticos con los que haya alguna identidad ideológica o política; y, en caso positivo, ¿cómo hacer para que no degenere en la ‘mermelada’?

ID: Una cosa es la participación política y otra es la ‘mermelada’. Una cosa es que haya líderes dentro del gobierno que tienen una identidad ideológica y política y otra es que haya politiqueros corruptos repartiendo puestos y contratos. Este es un gobierno que, además, ha traído a las personas más capacitadas técnicamente, para que trabajen con criterio técnico en la solución de los problemas nacionales.

No creo que el conocimiento técnico sea incompatible con el hecho de pertenecer a un movimiento político, a un partido, o identificarse con una ideología. Al contrario, creo que tener una visión política del país es necesario para un ministro. Esto, repito, no quiere decir hipotecarle una entidad a nadie, ni cambiar contratos por votos en el Congreso.

Cada gobierno tiene un relato que sella la comunicación con los gobernados. Usted ha pregonado las banderas de la equidad y la paz con legalidad. ¿Por qué ese mensaje no ha calado lo suficiente? ¿No es conveniente repensar en un proyecto de alcance nacional alrededor del cual la mayoría de los colombianos se sientan identificados?

ID: Todos los colombianos queremos acabar con las desigualdades y que Colombia sea un país de verdaderas oportunidades para todos, en donde se pueda caminar tranquilo por las calles. En eso consiste la equidad. Y estoy convencido de que la verdadera paz se logra sobre la base de la justicia y el imperio de la ley en todo el territorio. No puede haber paz donde reina la impunidad; por eso nuestra apuesta por una cultura de la legalidad, de la estabilidad jurídica y del emprendimiento. Estamos dando muestras de que en esa tarea vamos por el camino correcto. Sin entrar en mucho detalle, le puedo decir que la economía colombiana está creciendo por encima del promedio mundial y que los ojos de los inversionistas están puestos en nuestro país.

Sin embargo, si nos ha faltado hacer más pedagogía, pues tenemos que esforzarnos más para que los colombianos sientan que todos los logros que hemos alcanzado son en beneficio de todos nosotros.

¿Está satisfecho con los resultados del periodo del alcalde encargado designado por usted, Pedrito Pereira?

ID: El Alcalde Pedrito Pereira asumió el encargo con mucho sentido cívico, en un momento de gran inestabilidad política en la ciudad. A él le tengo todo el agradecimiento y la admiración por su labor desempeñada. Valoro mucho su entrega y su compromiso.

En el encargo de Pedrito Pereira, la interlocutora, por designación suya, fue la vicepresidenta, doctora Marta Lucía Ramírez. ¿Con el alcalde electo, William Dau, quién jugará ese papel?

La continuidad de las políticas públicas es una necesidad para poder sacar adelante proyectos de ciudad que trasciendan las administraciones. La vicepresidenta ha jugado un papel protagónico en proyectos como el canal de Dique, la agenda de la lucha contra la corrupción, la recuperación del Galeón San José y muchos otros.

Cartagena es una de las ciudades más queridas por todos los colombianos y durante años fue víctima de una gran inestabilidad política, por cuenta de los escándalos de corrupción, que terminaban con los alcaldes destituidos o suspendidos. Creo que lo lógico es que ella siga actuando en Cartagena, como una guardiana y una excelente gestora de los intereses nacionales en la ciudad.

En su campaña, uno de los objetivos anunciados fue el de culminar la Vía Perimetral. ¿Cómo va el proyecto y qué apoyo puede darle el Gobierno nacional ahora que, desde el Congreso, el senador Fernando Araújo presentó una iniciativa en ese sentido?

Para la Vía Perimetral, teniendo en cuenta las necesidades que suscita la culminación de la misma, el Gobierno, en cabeza del Ministerio de Transporte, ha analizado diferentes escenarios que, de manera colaborativa, permitan construir el tramo faltante en la vía. Esto teniendo en cuenta que esta vía está a cargo de la Alcaldía y es esta la que debe gestionarla. Partiendo de lo anterior, el Ministerio de Transporte se encuentra a la espera del trámite que debe cursar la iniciativa que presentó el senador Fernando Araújo.

En la agenda de proyectos para Cartagena, en la Ley de Sitio hay otras iniciativas que esperan por recursos, como el Plan Maestro de Drenajes Pluviales, un puente que interconecte a Manga con Bocagrande, la Avenida del Bicentenario, entre otros. ¿El gobierno contempla estas otras obras para la ciudad?

Todos esos proyectos son considerados como de interés estratégico para la región. No obstante, es competencia de las autoridades de ese orden, es decir, la Alcaldía de Cartagena, la apropiación de los recursos necesarios para su construcción.

El Gobierno está dispuesto a colaborar en todos los escenarios que permitan analizar la competencia de cada uno de ellos, a partir del estudio técnico, legal y social que permita madurar los proyectos, de modo que si así lo determinan estos ejercicios, se adelante la construcción de todas estas iniciativas.

Hay expectativa sobre los inicios de obra de la Protección Costera. La expectativa se comparte también con los departamentos de Sucre y Atlántico en relación con el megaproyecto del canal del Dique. Pero adicional a eso, se requieren inversiones urgentes en el Centro Histórico por las inundaciones en épocas de lluvia. ¿Es posible que el Gobierno complemente inversiones para situaciones singulares como esta?

Lo primero es finalizar las obras de protección costera, las cuales tendrán un importante efecto en el comportamiento de las mareas, que son a la postre las que generan afectación en épocas de lluvia. No obstante, debe tenerse en cuenta que las autoridades territoriales deberán estudiar el estado de las redes de acueducto y alcantarillado de la municipalidad, pues estas están a su cargo y de su estado también depende el manejo de las lluvias.

Desde el Gobierno, estamos siempre dispuestos a escuchar las necesidades de los entes territoriales y a colaborar de manera armónica, siempre en el marco de sus competencias, para el análisis y consecución de obras que puedan estar a su cargo, y que permitan mejorar las condiciones de vida de la población que habita en las zonas afectadas.

¿Está usted de acuerdo con proyectos como el nuevo Corredor Portuario de Cartagena, que se realizaría por una APP privada que mantiene los peajes que hoy son objeto de rechazo por una parte de la ciudadanía?

No cabe duda de que las APP, así como las otras herramientas que permiten la vinculación de capital privado a proyectos de utilidad pública en Colombia, representan posibilidades para la generación y modernización de la infraestructura en el país. Así, sea cual sea el mecanismo que se utilice para llevar a cabo los proyectos que se mencionan, la elaboración de un análisis de costo-beneficio será el ejercicio objetivo e idóneo para poder establecer la mejor alternativa de desarrollo. Hoy podemos afirmar en este momento que la participación del sector privado en este tipo de desarrollos ha permitido, sin duda, la ejecución de proyectos de gran escala con estándares de calidad y niveles de servicio adecuados. Esto, además, sin impactar el espacio fiscal que hoy se tiene reservado para otras necesidades básicas del país. En cualquier caso, la comunidad debe apropiarse del proyecto, sentirlo como propio, dado que al tiempo que puede traer grandes beneficios, también implica esfuerzos económicos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS