Política


“La eterna pelea es lo que no permite avanzar a Colombia”: Alejandro Ospina

El aspirante al Senado tiene una propuesta disruptiva como su motivación de ingresar a la política, ya que proviene de un ámbito diferente: el sector petrolero.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

21 de enero de 2022 12:21 PM

La política es un ámbito que en Colombia no es popular y su prestigio se encuentra bastante minado. Discursos de odio que fomentan la polarización. Los extremos políticos puntúan en las encuestas y el centro no escapa de la tibieza. En redes sociales los ciudadanos se enfrascan en conflictos sectarios, y el país sigue inmerso en diferentes problemas como la pobreza, el desempleo y la falta de oportunidades laborales.

(Lea: Con presiones públicas acorralan a Char para que reciba a Óscar Iván Zuluaga)

El ibaguereño Alejandro Ospina Angarita, ingeniero de petróleos con una prominente carrera de más de 25 años en la que ha propiciado la armonía entre directivas y sindicatos, quiere llegar al Congreso a trabajar por eso: reinventar y fomentar la unidad entre diferentes con el mismo país de nacimiento en la cédula. “Llevamos dos siglos peleando entre nosotros mismos y eso es lo que no nos permite avanzar. A los colombianos nos une la humildad, la alegría, la creatividad, la innovación, la resiliencia, la solidaridad. La lista es larga de valores que nos asemejan, por ende, es tan incongruente que nos matemos en el campo, en las calles y en las redes sociales”, indica.

La invitación, más social que política como expresa el candidato al Senado, es a la unión en contraste a la desunión que considera proponen los discursos de odio, exitosos, sí, pero poco funcionales y destructivos en el debate político nacional.

¿Usted no habla como político, por qué quiere serlo? Incluso su profesión es muy bien remunerada y se evita tanto problema.

Claramente esta es una campaña política, lo que pasa es que aquí queremos cambiar el chip. Hacer las cosas de otra manera. ¿Cuál? A través de algo que llamo relacionamiento social que es un modelo de interacción y unión entre semejantes con ideologías e intereses diferentes alrededor de temas macro que los beneficien, por ejemplo: el bienestar económico y social.

Pero eso suena muy bonito y utópico, no será el primer candidato político en proponerlo. ¿Cómo piensa lograrlo?

Mientras se promueva el odio y la lucha de clases entre los niños y las niñas desde las aulas de clases, ese es el país conflictivo que cultivamos. La idea es repensar el modelo de educación por uno integral, colmado de valores. Que los espacios donde se promuevan no sean de relleno y se acompañen de desarrollar competencias psicosociales, salud mental y educación financiera. Pero eso debe salir del papel y convertirse en una realidad para que en años se disfruten esos frutos.

Sin embargo, en toda sociedad siempre habrá quien se descarrile y afecte con sus actos ese orden social que busca promover.

Para combatir la inseguridad reincidente y que no le tiene miedo a las autoridades, ya que el modelo judicial muchas veces tiene puertas giratorias para el crimen, lo que proponemos es un nuevo sistema carcelario y penitenciario con un enfoque diferente e integral, orientado hacia la restauración y reincorporación a la sociedad de los delincuentes y la reparación efectiva de las víctimas.

Eso debe ir de la mano de una reforma de la Justicia que permita la reducción de la impunidad, la garantía de una reclusión digna y que el presidiario repare efectivamente a las víctimas. Todo en simultáneo a procesos de reinserción efectiva a la sociedad, así convertimos criminales en agentes de desarrollo. Creo que se puede.

Con su experiencia en la industria petrolera y mineroenergética tiene una propuesta que puede generarle cierta oposición: la minería amiga del medioambiente, ¿en qué consiste esa relación?

Acá no se trata de acabar con la industria del petróleo y con ella 120 mil empleos. Propuestas así, como la del candidato Gustavo Petro, solo incendian, promueven el odio y el resentimiento y destruye el tejido social. La lucha de clases es uno de los grandes obstáculos para el desarrollo de Colombia.

En el Congreso es una de las cosas que más pretendo liderar, la concertación de una reforma al Sistema General de Regalías y a la destinación de las inversiones sociales de los proyectos mineros y petroleros, para financiar la recuperación y conservación de los bosques; el fortalecimiento de la investigación y construcción de nuevas fuentes energéticas renovables, y el desarrollo nacional para participar en modelos energéticos de vanguardia.

Pero esto se comprueba en la realidad con gran renglón verde que se le debe colocar al sector y al acérrimo control estatal de la minería criminal. Esto requiere Estado en los territorios y un empoderamiento de las comunidades. El equilibrio se puede lograr. Se puede proteger y fortalecer la industria, y seguir dándole la primacía que merece la biodiversidad, la transición energética y la mitigación del cambio climático.

“La eterna pelea es lo que no permite avanzar a Colombia”: Alejandro Ospina
Otras propuestas

Promover un nuevo modelo sindical que Alejandro Ospina Angarita llama Nuevo Sindicalismo. “Es un espíritu que fortalecerá todos los sectores de la economía, el derecho de la libre asociación, la productividad y el bienestar económico y social. Un sindicalismo en sinergia con las directivas”.

Y añadió “Desde nuestra experiencia en la construcción de paz laboral, empoderaremos el Sistema de Acción Comunal en Colombia. Haremos el control político y administrativo para implementar la Ley 2166 de 2021, gestionando recursos para que las Juntas de Acción Comunal sean promotoras de unión y paz ciudadana”.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
  NOTICIAS RECOMENDADAS