Lo bueno, lo malo y lo feo del primer año del Congreso

24 de junio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hoy puedo decirle al país que sí se pudo, que el modelo funcionó, que por eso hay quince iniciativas valiosas del gobierno, del Congreso, que fueron aprobadas en su trámite. Que nos tocó mayor discusión, que hubo momentos de desencuentro, así fue y así lo hemos reconocido al país, pero también tenemos un resultado para demostrar”.

(Lea también: En 10 días habría terna para alcalde de Cartagena)

La declaración la dio la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, en la agonía de la plenaria de la Cámara de Representantes, jueves 20 de junio pasado, día en que terminaba la primera legislatura del actual Congreso, en medio de una álgida controversia sobre el hundimiento de la ley anticorrupción y por saber quién fue el responsable de que esa esperada norma por la ciudadanía haya muerto en su último momento de trámite.

Pero más allá de la reforma anticorrupción, este primer año de sesiones del Congreso deja muchos elementos buenos, malos y feos, que a la hora de hacer los balances es necesario verlos. Si bien hubo largos y desgastantes debates, también el país recibió la aprobación de leyes de amplio interés y atención social.

En Colombia es tradicional escuchar de la llamada ‘aplanadora legislativa’ del Gobierno, y más si es nuevo, pero desde ahí es en donde se debe hacer el registro de los ‘más y menos’ de la legislatura. En los últimos gobiernos, y por solo citar dos: Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, fue claro que tuvieron un respaldo mayoritario que llevaban a que fuera casi fijo la aprobación de sus proyectos.

Y fue diferente porque el presidente Iván Duque llegó con una bandera que mantiene izada a este momento: el respeto a la independencia del poder Legislativo, sumado a que por primera vez en la historia democrática del país debía gobernar teniendo de por medio la aplicación del estatuto de la oposición, que llevó a tener un fuerte grupo de partidos en las “trincheras” de la oposición como el Polo, Verdes, Farc y Colombia Humana, como también a un sector muy amplio como independientes, que parecieron en varios momentos ser más oposición: Cambio Radical y el Partido Liberal.

(Le puede interesar: Amenazan a defensor de Derechos Humanos en Tierralta)

Para el senador oficialista (Centro Democrático), John Harold Suárez, un aspecto malo de la legislatura que terminó precisamente fue “una oposición a ultransa, descarnada, que sin ninguna objetividad, cobrándole y exigiéndole al presidente Iván Duque, llevando pocas horas en el poder, para que solucionara ya todos los problemas. No hay una oposición con objetividad”, dice quien lideró la ley del ingreso de Colombia a la Ocde.

Frente al respeto a la independencia entre los dos poderes, el senador Carlos Fernando Motoa dijo que fue un aspecto de los más positivos de la legislatura. “Ese modelo que está imponiendo el presidente Duque de unas relaciones respetuosas con el Congreso y sin una participación burocrática me parece que ha sido difícil de entender, pero ha dado los frutos y se ha visto en la aprobación de varios proyectos”.

LO MÁS GRANDE QUE SALIÓ

Las reformas constitucionales no fueron el fuerte del Gobierno. Ni la reforma a la justicia ni la política, que estuvieron en los anuncios del presidente Duque en su posesión, lograron ser aprobadas, se hundieron. Sin embargo, la que sí salió y terminó su trámite esta semana fue la que prohibe que en adelante los delitos del secuestro y el narcotráfico puedan ser conexos al delito político y por lo tanto ser indultables. En la mitad del camino, es decir a falta de una vuelta, está el acto legislativo que indica que tampoco serán indultables los delitos de abusos sexuales en un proceso de paz.

Las leyes económicas es de donde más puede recoger frutos legislativos el Gobierno. El Congreso le aprobó el Presupuesto General de la Nación 2019, el presupuesto bianual de las regalías y dos más que llevaron a pensar que se podrían hundir: la ley de financiamiento o reforma tributaria y el Plan Nacional de Desarrollo (PND).

La reforma al sector de las TIC fue otro de los proyectos que el Gobierno luchó y logró aprobar. El mismo moderniza el sector en normatividad y asegura para los colombianos una mayor cobertura en internet, cumpliendo así un objetivo de la campaña: la equidad. Para el senador de Cambio Radical Carlos Fernando Motoa, “este es un proyecto muy beneficioso para el país, tenemos que reconocer y apoyar, porque se va a conectar esa zona rural, que es como el 20% de la población”.

(Lea aquí: Denuncian persecución en Ejército por revelar “falsos positivos”)

La legislatura dejó entre los temas buenos la creación de dos ministerios, que realmente son la transformación de dos entidades: Colciencias en el Ministerio de la Tecnología y Coldeportes en el Ministerio del Deporte, ambos aprobados bajo el compromiso de que el Gobierno no los utilizará para que crezca el gasto burocrático.

LO MALO

No se puede dejar atrás que durante este año de sesiones se intentó desde todos los sectores volver a la polarización por el tema de la paz, y esto se dio desde el primer día con la llegada al Senado y la Cámara de los congresistas de las Farc.

Un largo episodio que vino a terminar con la llegada controvertida del exguerrillero Jesús Santrich, momento que se dio en medio de gritos de corrupto y asesino, al punto que se levantaron sesiones plenarias de la Cámara y de la Comisión Séptima, en la cual le corresponde trabajar.

La polarización continuó con la larga y compleja discusión de las objeciones que envió el presidente Iván Duque a la ley estatutaria de la JEP; esto llevó casi que a parar el trabajo legislativo entre marzo y abril. Una tutela, la interpretación equivocada sobre la mayorías y fuertes discusiones en la plenaria de Senado hicieron parte de ese capítulo.

LO FEO

Aunque en la lista de lo feo de la legislatura hay muchos ejemplos, dos son los que pueden resaltar principalmente: el debate de control político al exfiscal General Néstor Humberto Martínez por el caso Odebrecht, que tuvo un duro momento de cruce de incriminaciones entre el senador Jorge Enrique Robledo (Polo Democrático), quien fue el citante y justificó sus acusaciones, incluso en un supuesto acuerdo de Martínez con el grupo empresarial Sarmiento Angulo para tapar la información. Y el incumplimiento del Congreso a los colombianos con el trámite de las leyes de la llamada agenda legislativa anticorrupción.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS