Política


“Ni por el chiras acepto que cometí algún delito”: Dau a la Contraloría

En medio de la audiencia de descargos del alcalde de Cartagena por una investigación fiscal en su contra, el mandatario definió el proceso como injusto.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

23 de junio de 2022 02:01 PM

Hoy se presentó una nueva cita en medio de la investigación del proceso de responsabilidad fiscal por un presunto detrimento de cerca de $1074 millones, en el que están imputados el alcalde de Cartagena, William Dau y dos exjefes de Talento Humano del Distrito, Adelfo Doria y Martha Carvajal.

(Lea: 10 de los proyectos que el alcalde Willian Dau le presentará a Gustavo Petro)

La investigación fiscal inició por el pago de gastos de representación a los procesados por sus labores en la administración, lo que motivó al embargo de las cuentas bancarias de 43 funcionarios y exservidores de la Alcaldía. Posteriormente la Contraloría liberó del proceso a 40 sindicados; pero, imputó culpa grave a Dau, a Carvajal y a Doria. Teniendo en cuenta que validan la nómina. Es decir, autorizaron pagos de esos gastos de representación a los demás procesados. Los tres imputados tuvieron, según el ente, responsabilidad fiscal a título de culpa grave, al incurrir en un daño al patrimonio público.

En audiencias de descargos anteriores se escucharon las apelaciones de los abogados defensores, quienes solicitaron la nulidad del presente proceso ante presuntas irregularidades en el debido proceso; sin embargo, Patricia García, delegada de la Contraloría General desestimó lo pedido por los imputados y sus abogados.

El alcalde Dau desde el inicio ha solicitado un espacio para referirse a la supuesta corrupción que hay en los órganos de control locales, departamentales y nacionales; no obstante, García expuso, en reiteradas veces, que los imputados tendrán el espacio y el momento pertinente para agregar las pruebas que consideren convenientes para ser estudiadas en este proceso. “En ese sentido, habrá la instancia procesal pertinente para hacerlo y que puede haber tranquilidad en que se tomarán en cuenta todos los elementos probatorios”, precisó en la anterior audiencia.

Por su parte, el mandatario de la ciudad solicitó una inspección a la Contraloría Distrital de Cartagena porque en una pasada audiencia, según Dau, la Contraloría General indicó que no tenía el expediente completo. “En caso de ser cierto, sería esconder pruebas que pueden servir para defendernos como imputados”.

La audiencia

En esta sexta audiencia de descargos, Patricia García, delegada de la Contraloría General que modera la presente diligencia les indicó a los procesados que serán escuchados en versión libre y denotar si aceptan o no los cargos fiscales en su contra.

Adelfo Doria, exjefe de Talento Humano del Distrito, adujo que los procesados no han recibido autos ni recursos que notifiquen los peldaños trascendidos en la presente investigación. Para él es importante que los involucrados en el proceso tengan libre acceso a las carpetas de la diligencia fiscal.

A su turno, el alcalde de Cartagena expresó que: “Ni por el chiras aceptó ninguno de los cargos. En mi versión libre demostraré cómo la Contraloría Distrital y la Contraloría General están impulsadas por motivaciones políticas y no por motivaciones técnicas. El 70% del presupuesto de Cartagena se pierde por corrupción y son los que se roban ese dinero los que están detrás de este proceso fiscal en contra mía”.

Dau hizo hincapié que su versión libre no estaría relacionada con una argumentación jurídica para defenderse, pues eso lo haría su abogado defensor, Jorge Iván Acuña, sino de los elementos fácticos que legitiman sus señalamientos de presunta corrupción en las contralorías.

“¿Cómo llegamos al actual contralor distrital? Hace unos siete u ocho años fue electo Manolo Duque como alcalde de Cartagena. Al iniciar su periodo, el Concejo eligió a Nubia Fontalvo como contralora distrital. Interceptaciones de la Fiscalía y otras entidades demostraron que fue elegida de forma irregular, lo que resultó en la destitución de la funcionaria. Un acuerdo Alcaldía, Concejo y Contraloría para comer del mismo plato de la corrupción. Por este motivo nunca avanzan los procesos en la Contraloría de Cartagena, pues las investigaciones se utilizan al beneficio de la corrupción”, señaló Dau.

Y agregó: “Tras esa destitución, se abogó por el continuismo nombrando como contralor encargado a Freddys Quintero, quien era la mano derecha de Fontalvo. Un encargo que normativamente debía durar tres meses y terminó durando más de cinco años hasta que ese funcionario no les sirvió más a sus intereses, pues tras diferencias internas entre los concejales decidieron escoger al nuevo contralor encargado Rafael Castillo Fortich. Otro funcionario de bolsillo”.

Dau señaló que la designación del contralor distrital siempre ha sido, a su parecer, un proceso amañado y a la disposición de los intereses de los concejales.

El alcalde prosiguió con su relato inquisidor aseverando que el proceso para nombrar un contralor en propiedad ha sido un proceso polémico y que ha desatado peleas entre concejales. “Cuando todo parecía que iban a nombrar un contralor en propiedad, tras elegir una universidad para que coordinara las pruebas meritocráticas del concurso, se desató una controversia por las irregularidades en la escogencia de ese centro educativo. Por ende, terminó cayéndose el proceso y el encargo de Castillo Fortich fue ratificado por cinco de los 18 concejales. Y así seguir con el poder de presión que tienen, cuando no les dan contratos o prebendas, con la Contraloría Distrital”.

Y añadió: “Ahora dicen que en menos de dos semanas designarán a un contralor en propiedad, proceso que auguro que sigue estando amañado. Ahora no contentos con solicitar la suspensión de la directora del Dadis, debido a que no accedió a las pretensiones de los concejales, ahora Castillo Fortich le pidió al presidente Iván Duque me suspendiera a mí, a un alcalde elegido democráticamente con 114 mil votos. ¡No me sacarán!”

En el caso puntual de la presente investigación fiscal, el alcalde Dau defendió que los gastos de representación son una figura aprobada por el Concejo de Cartagena, y no impuestos por el alcalde. “Esta tabla de remuneración es expedida por el Concejo y sancionada por el alcalde. En 2020, quedaron unificados los salarios de los funcionarios, se eliminaron los gastos de representación y se organizó todo con respecto a los topes legales del Gobierno, para evitar abusos en las regiones. Lo que se venía pagando en Cartagena sumando salarios y gastos de representación estaba por debajo de estos topes”, precisó Dau.

Y recalcó: “Tengo entendido que en Bogotá aún se pagan gastos de representación y allá no se ha desatado ninguna investigación fiscal. Pero acá, por temas políticos, el contralor Castillo Fortich inició este proceso contra nuestra, cuando toda inconveniencia fiscal proviene de la administración pasada, la de Pedrito Pereira. Nosotros depuramos esto y en mi administración nadie ha recibido gastos de representación desde que me posesioné. Cualquier reparo legal debería recaer en anteriores alcaldías o en los concejales que aprobaron la figura. Entonces al alcalde que le abren el proceso es al que solucionó el problema”.

Por consiguiente, el mandatario recalcó que los embargos y la investigación fiscal correspondiente están sujetos a una supuesta persecución política. “El contralor Castillo no trabaja bajo ninguna imparcialidad y objetividad. Su objetivo es perjudicarme. Reiteradamente ha dicho que yo soy un corrupto y que debían sacarme desde que era director de Responsabilidad Fiscal de la Contraloría. Esas fueron sus credenciales y con todo y eso fue designado como contralor”.

Y prosiguió; “Su esposa, Adriana Hernández, fue funcionara de anteriores alcaldías en una dependencia relacionada con la contratación pública. Por lo tanto, ¿creen que este contralor sancionará a alguien de la administración en la que su pareja trabajó? Esta señora ahora trabaja en el Concejo con la venia de Gloria Estrada, amiga y vecina del contralor.

El alcalde de Cartagena señaló que son muchos los funcionarios de la Contraloría Distrital y en la General que buscan perjudicarlo. “Incluso, el exalcalde Pedrito Pereira ahora tiene un alto cargo en la Contraloría General en Bogotá. Un cargo en el que gana más que como alcalde. ¿Más politizado para dónde? Ahora me investigan por presuntas irregularidades bajo su mandato y en otras administraciones”, expuso Dau Chamat.

Además, el alcalde mayor recalcó que tras las investigaciones fiscales en su contra están las intenciones de atacarlo de una bancada influyente de concejales distritales y que, en contraste, no actúan de forma acuciosa contra la corrupción exacerbada luego de muchos años en la ciudad.

En conclusión, Dau indicó que no se le pueden imputar actitudes dolosas ni culparlo de un delito fiscal cuando, según su concepto, siempre ha trabajado bajo el faro de la ley. “En esta investigación ha faltado objetividad y si se revisan las pruebas y los argumentos que aportaremos no hay más que declarar nulo este proceso. Se darán cuenta que todo ha sido injusto y arbitrario”, argumentó el alcalde.

Concepto de la Contraloría

La investigadora Patricia García puso sobre la mesa un elemento relacionado con las fechas en el que se depuró, por parte del Concejo, la figura de gastos de representación. “Ese proceso se definió en diciembre de 2020, cuando el alcalde Dau ya llevaba un año de gestión, por ende, es necesario saber qué tipo de gestiones se llevaron a cabo en ese periodo”, precisó. El alcalde William Dau se comprometió a aportar toda la documentación para constatar sus iniciativas para no incurrir en irregularidades y presuntos detrimentos patrimoniales.

La audiencia de descargos se suspendió y seguirá el viernes primero de julio a las diez de la mañana.

  NOTICIAS RECOMENDADAS