Política


“No sucumbiré a las presiones de concejales”: contralor distrital se va

Le quedan pocas horas a Miguel Martínez Coronado como jefe de la Contraloría de Cartagena “al estar cansado de pretensiones” que sus funcionarios denuncian.

Miguel Martínez Coronado es contralor distrital encargado de Cartagena desde el 10 de agosto de 2022, luego de ser designado por el Concejo tras ser apartado de ese cargo Rafael Castillo Fortich. Dicha escogencia se ratificó el 9 de noviembre del año pasado y Martínez ha seguido en su encargo, mientras la elección de un contralor titular está congelada.

Lea: ¿Quién es Luz Marina Paria? La mayor votación al Concejo de Cartagena

Sin embargo, Martínez Coronado renunciará a su cargo “al estar aburrido, cansado, de las presiones de algunos concejales”, quienes buscan el control burocrático del ente de control, una entidad con un déficit financiero y administrativo de vieja data.

Los funcionarios de carrera sindicalizados de la Contraloría Distrital avalan la gestión de Martínez en aras de subsanar la crisis con la que encontró a la entidad desde su primera posesión.

“Por los malos manejos que se dieron en la Contraloría Distrital de Cartagena de Indias, esta se encontraba en una situación deficitaria de casi dos mil millones de pesos. Gracias a la gestión del actual contralor Martínez Coronado, quien implementó, además de un rubro deficitario, una política de austeridad total en la correcta ejecución del presupuesto, lo cual redunda en que hoy la Contraloría tendría para pagar la nómina de todo el 2023 y que además redujo en un solo año el déficit en casi un 50%.

En una entrevista concedida a este medio anteriormente, Martínez indicó que al posesionarse en su cargo se reunió con los sindicatos de la Contraloría para tener una radiografía de la entidad.

“Ellos acusaron que por malos manejos la entidad está en crisis. Luego, al reunirme con el contador y la tesorera del departamento administrativo y financiero denoté que hay un rezago, resultado de estar ‘echándole tierrita al presupuesto’. Se pagan procesos con la vigencia futura, empeñando los recursos que aún no se tienen para tapar los huecos del pasado y del presente”, precisó el contralor

Entre las más relevantes preocupaciones de los trabajadores de la entidad a través del tiempo están: el pago represado de salarios; el contar con las herramientas necesarias, como software, impresoras y escáneres, para cumplir los procesos a cabalidad; entre otros inconvenientes financieros y logísticos.

Los sindicalistas aseguran que estas falencias y el déficit fueron provocados por la “costumbre de gastar el presupuesto en Órdenes de Prestación de Servicios”, en su mayoría para cuotas políticas de varios concejales. Situación que Martínez, como afirman, hace meses echó para atrás, llevando recursos que se gastaban en burocracia para cubrir la nómina y los gastos administrativos.

Pero Martínez Coronado informó a este medio que las presuntas presiones desde el Concejo nunca acabaron, pese a que “nunca sucumbió a las pretensiones burocráticas de cabildantes”, quienes ahora posiblemente han acelerado la escogencia de un nuevo contralor encargado el próximo viernes 3 de noviembre. Con su renuncia, el actual contralor se les adelanta entonces.

“El afán es el resultado de que el actual contralor nunca accedió a las pretensiones burocráticas de algunos concejales, quienes buscan satisfacer su apetito burocrático con la nueva incorporación presupuestal que se le hizo a la entidad, pues Martínez Coronado disminuyó de manera exponencial el número de OPS, pasando de 100 órdenes de prestación de servicios que se celebraban en promedio durante administraciones anteriores a solo 10 OPS para la presente anualidad”, precisaron los servidores públicos de la Contraloría.

E invitaron al Concejo: “Instamos a los honorables concejales a que se maneje con responsabilidad todo el proceso de Contraloría. Todos los trabajadores al unísono cerraremos filas y estaremos vigilantes en torno a cualquier movimiento de tipo presupuestal que esté en desmedro de los intereses colectivos de nuestra entidad, reafirmando el total respaldo al manejo austero y diligente dado por el actual contralor”.

¿Y para cuándo un contralor en propiedad?

Desde hace meses que los funcionarios de la Contraloría Distrital y gran parte de la ciudad piden la elección de un contralor en propiedad. No obstante, este proceso está paralizado desde hace meses luego de surtir ciertos avances.

El pasado mes de mayo, el Tribunal Administrativo de Bolívar, en fallo de segunda instancia, decidió que la medida cautelar contra el proceso siguiera por errores procedimentales, o sea, suspendido. Dicha decisión fue tomada el 13 de marzo por el Juzgado Segundo Administrativo de Cartagena.

La decisión de segunda instancia se tomó por errores procedimentales en la estructuración de la convocatoria y el proceso de escogencia del jefe del ente de control, una aletargada elección que se espera hace casi siete años cuando comenzó la crisis institucional por la interinidad en la jefatura de la Contraloría.

El proceso iba avanzado antes de la suspensión, pues ya hay una terna conformada por Luis Carlos Gil Cadavid, Miguel Felipe García Castaño y Ángela María Cubides González, quienes fueron los mejores en las pruebas meritocráticas y esperaban ser entrevistados el pasado 17 de marzo, y así los concejales designaran a uno de ellos como contralor titular de esta ciudad.

Con la misma línea crítica del alcalde Dau, quien apeló a la Resolución 141 de julio de 2022, en las que se explican las bases que se deben tener en cuenta en la elección del nuevo contralor, para asegurar que algunas de estas no se han cumplido, el Tribunal y el Juzgado ratificaron su postura.

La suspensión se relaciona, según lo expuesto por los togados, a que no se cumplió el plazo de divulgación de la convocatoria, que debe ser de 10 días calendario, entre el 19 al 25 de julio de 2022. Además, indicaron que no se divulgó el documento en redes sociales del Concejo, página web y a través de un aviso de prensa, de un medio de amplia circulación.

Este último punto no se ha cumplido, pues, según los jueces y el alcalde Dau, solo se difundió en las redes sociales del Concejo Distrital.

Por consiguiente, el encargo de Miguel Martínez Coronado siguió de forma indefinida, así como Freddys Quintero, quien duró cinco años en el cargo.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS