Política


Nuevo pulso en la elección del contralor distrital

La renuncia de Héctor Consuegra al acto de elección como contralor distrital de Cartagena provocó opiniones divididas en el Concejo de Cartagena, que aún no ha dicho qué sigue en el proceso.

SOFÍA FLÓREZ

04 de agosto de 2020 10:00 AM

A menos de una semana de que se acaben las sesiones en el Concejo de Cartagena, sigue sin resolverse el traumático proceso de elección de contralor distrital, al cual cada día parece salirle una nueva arista. Ayer fue presentada ante la plenaria la renuncia de Héctor Consuegra Salinas al cargo o acto de elección como contralor de Cartagena. (Lea también: Héctor Consuegra renuncia a su elección como contralor Distrital)

Su carta de renuncia llega 20 días después de haber sido elegido por el Concejo de Cartagena como contralor, cargo al que no pudo siquiera posesionarse debido a varios traspiés en el proceso, pues es de recordar que solo unas horas después de elegido, la Mesa Directiva de la corporación indicó que no lo posesionaría porque estaría inhabilitado para ejercer el cargo, puesto que, al mismo tiempo que era elegido, trabajaba como asesor de control interno en Edurbe.

Dicha inhabilidad fue ratificada por un concepto del departamento administrativo de la Función Pública y además, el Tribunal Administrativo de Bolívar suspendió el acto de elección, pues admitió la demandad de nulidad presentada por un ciudadano.

Las divisiones

Aunque la renuncia fue aceptada por la corporación edilicia, suscitó nuevas diferencias entre los cabildantes, pues mientras un grupo manifiesta que, con la dimisión de Consuegra queda el camino libre para continuar con la elección de contralor distrital, de otro lado argumentan que es necesario esperar a que el Tribunal dé un nuevo concepto y levante la medida cautelar.

“Con la indicación y precisión que nos hizo la jurídica, me asalta la duda por el sí o por el no, por eso me abstengo de votar, mal haría pudiendo esperar un día, decir sí o no, necesito por escrito el concepto, necesito argumentos del derecho para no cometer errores en cualquiera de las dos decisiones”, dijo el concejal César Pión.

El cabildante remató su intervención asegurando que “no es posible hablar de renuncia a un cargo que no está ejerciendo, solicito hagan lo pertinente ante las instancias y evitar demoras para definir pronto y oportunamente la situación de contralor titular”.

Por su parte, el concejal Wilson Toncel aseguró “me abstengo de votar la renuncia en atención a que ha sido leído un auto del Tribunal en el que se suspende el acto de elección, luego entonces no es viable la renuncia, puesto que los efectos del acto al que renuncia se encuentran suspendido”.

“Cartagena merece su contralor titular”

Sin embargo, la mayoría de la plenaria esgrimió que es importante avanzar en la elección de un contralor titular en los próximos días o de lo contrario sí se podría incurrir en una dilatación del proceso. Además se resaltó que no es justo que la Contraloría de la ciudad deba seguir bajo la modalidad de encargo. Por esta razón, solicitaron enviar al Tribunal, y a quienes competa, la aceptación de la renuncia, para avanzar en la elección.

“Solicito que envíe de manera inmediata esta comunicación al Tribunal para que tenga conocimiento, pero que además de eso, someta a consideración una proposición para recomponer la lista de manera ligera y clara, con la persona que sigue en promedio por mérito para que se recomponga la lista y así Cartagena pueda tener de aquí al 10 de agosto su contralor en firme”, aseguró Rodrigo Reyes.

En ese mismo sentido, el concejal de la coalición alternativa, Javier Julio Bejarano, dijo que “quiero dejar una constancia de que el señor Héctor Consuegra está renunciando a su cargo y lo concejales, según el reglamento interno, tenemos esa atribución de aceptar la renuncia. El fallo del Tribunal es claro en suspender los efectos del acto de elección, pero el tribunal no nos está quitando ninguna atribución legal”, dijo Bejarano.

Habla experto

El Universal consultó a un abogado quien explicó que la renuncia presentada por el electo contralor “es un acto unilateral del beneficiado con el acto administrativo de elección. En este caso, el titular de los derechos que otorga el acto administrativo renuncia a la condición de «contralor electo», lo que implica que, de aceptarse la renuncia, el acto administrativo de elección pierde eficacia”.

En cuanto al proceso de nulidad electoral ante el Tribunal Contencioso Administrativo, indica que no se caería. “El proceso debe continuar por varias razones. La primera es que el acto administrativo demandado nació a la vida jurídica, pues fue expedido por una autoridad administrativa previo proceso administrativo. En el proceso de nulidad electoral se confronta el acto administrativo frente al ordenamiento jurídico, por lo que los hechos posteriores a la expedición del acto administrativo no interesan para efectos de enjuiciar la legalidad. Mientras el acto administrativo hubiese existido, la jurisdicción contenciosa es competente. Es decir, de aceptarse la renuncia de todas maneras el proceso judicial continua. En segundo lugar, si por algún motivo alguien quisiera retirar la demanda, por este motivo, solo se podría siempre que no hubiese trabado la litis, toda vez que los procesos contenciosos administrativos no pueden desistirse, ya que como lo señala la jurisprudencia en ellos se discuten asuntos de interés general, que para el caso concreto es la posible violación del régimen de inhabilidades e incompatibilidades”.

Sobre la posibilidad de que el Concejo continúe el proceso, asegura que es una decisión que “debe analizarse con suma prudencia puesto que, expedido el acto administrativo de elección del contralor, se entiende que la actuación administrativa ha concluido”.