Política


Persisten inquietudes por una subestación eléctrica en Bocagrande

En el Concejo de Cartagena se hizo un debate sobre este proyecto. A la cita asistieron líderes, funcionarios de la Alcaldía y de los entes de control.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

26 de octubre de 2021 12:00 AM

El proyecto para construir la subestación eléctrica La Marina, en la Carrera Tercera de Bocagrande, se convirtió en una de las principales controversias de la ciudad. El objetivo de mejorar la calidad del servicio de energía en la zona norte preocupa a muchos ciudadanos y concejales.

(Lea: Dau pide suspender embargos y archivar el proceso de la Contraloría)

En la sesión de ayer de la corporación edilicia se hizo un “diálogo social”, como fue denominado, para tratar las preocupaciones de los vecinos alrededor del asunto. A la sesión fueron invitados varios funcionarios distritales con posible injerencia en el tema.

El alcalde de la Localidad 1, Luis Negrete, se excusó por no asistir debido a que lideraría procesos relacionados con usos indebidos del espacio público en terrenos de bajamar. En el documento enviado expresó que su dependencia no lleva ningún proceso relacionado con la subestación, ya que dentro de sus funciones y competencias “no está la de control y planeación urbana”.

Planeación territorial

Juan David Franco, secretario de Planeación, indicó que al proyecto en años anteriores no se le dio viabilidad ni certificado de uso del suelo porque el establecimiento no cumplía con los requerimientos establecidos en el Plan de Ordenamiento Territorial para estar en esta zona residencial, y por no haberse sido socializado con los vecinos, lo cual es una obligación.

El Consorcio Eléctrico del Mar Caribe (Cemar Caribe), ganador de la adjudicación de la obra, volvió a enviar un oficio a Planeación para que reconsidere la negativa y revise el proyecto con mayor precisión.

En el estudio posterior se identificó que el proyecto contaba con viabilidad porque su cobertura va más allá de los límites territoriales con sus funciones en el ámbito de los servicios públicos. “Con la reevaluación se le da razón a la petición, ya que al ser una estación encapsulada puede estar en el predio y en la zona”, precisó Franco, quien explicó que su entidad no puede exigir la socialización, ya que no está en sus funciones.

Lo que prosiguió fue un informe técnico de Planeación, donde se le pide al consorcio realizar una serie de actividades que mitiguen el impacto medioambiental, al espacio público y al ruido. “Son las curadurías urbanas las que tienen que autorizar el uso del espacio público, no nosotros”, señaló.

La Gerencia de Espacio Público y la Capitanía de Puerto de Cartagena informaron que no han intervenido en el asunto ni les han solicitado ningún tipo de permiso o autorización, y adujeron que no tienen “jurisdicción funcional”.
Clamor de los vecinos

“Escuchar todas las intervenciones de los funcionarios públicos nos preocupa. Estamos de acuerdo con el concejal César Pion cuando manifiesta que algunas autoridades manejan esto como una papa caliente, todo el mundo se va lavando las manos y todo queda en el aire”, expresó Gina Olmo de Trucco, líder de Bocagrande.

Olmo señaló que, pese a la urgente necesidad de barrios como Bocagrande, Castillogrande, Getsemaní y muchos otros en materia de energía eléctrica, no se puede afectar a personas que viven al lado o al frente de donde estaría la subestación, sobre todo sin haberles consultado de manera adecuada.

“Esto es algo más complejo que llenar requisitos y normas, y crear un documento para decir ‘esto se socializó’. Merecemos respeto y que el proyecto avance dialogando con los directamente afectados. Explicar el proyecto ante personas que pueden sufrir detrimento en sus propiedades. Yo personalmente no viviría frente a una subestación eléctrica”, dijo la líder.

Mayelis Chamorro, procuradora ambiental y agraria de Cartagena, acotó que, respondiendo a una solicitud de intervención por parte de la comunidad de Bocagrande, solicitará copia del trámite ambiental y territorial al EPA y a Planeación, porque el ente de control tiene injerencia en el licenciamiento.

“Es un tema repetitivo que no haya un adecuado manejo del derecho a la consulta y la socialización con parámetros objetivos y especialmente con los directamente impactados por el proyecto. La autoridad ambiental tiene la obligación de tener en cuenta las recomendaciones que de esta revisión salgan”, afirmó.

“Inquietan muchas cosas cuando se escucha que hay entidades que no conocen del tema, que no conocen lo que aprueba la otra. La administración debe ser una sola, pero sigamos revisando el tema de manera conjunta, socializando con los vecinos y entender por qué no se hace en otra zona de menor impacto urbanístico y residencial”, concluyó el concejal Pion.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
@
Licencia ambiental

Javier Mouthon, director del Establecimiento Público Ambiental (EPA), explicó que la subestación La Marina servirá de enlace y distribución de energía eléctrica entre varias subestaciones de la ciudad, mejorando la calidad del servicio en Bocagrande, Castillogrande, El Laguito, Centro Histórico, Getsemaní, Torices, entre otros sectores.

“La subestación será encapsulada y no a cielo abierto. Su fachada será hecha por arquitectos. El proceso se lleva de manera transparente y el consorcio ha cumplido con todos los requisitos necesarios para tramitar la licencia ambiental y proteger los recursos naturales de la ciudad”.

Desde el EPA señalaron que, aunque tengan toda la documentación necesaria, no se ha emitido el acto administrativo de licencia ambiental.

  NOTICIAS RECOMENDADAS