Política


Proyecto de peaje en Barú calienta extras en el Concejo

ERNESTO TABORDA HERRERA

14 de febrero de 2017 12:00 AM

El Concejo de Cartagena empezó el año con unas sesiones extraordinarias que desde ya se advierte, serán controversiales, sobre todo por uno de los temas a tratar: el montaje y cobro de un peaje en la vía a Barú.

La administración del alcalde Manolo Duque hizo el llamado a las extras para estudiar dos proyectos de acuerdo más, la condición especial de pago de tributos distritales contemplada en la Ley 1819 de 2016; y el proyecto para establecer una política pública de empleo y generación de ingresos en el Distrito.

Un cuarto proyecto de acuerdo busca incorporar unos recursos al presupuesto distrital de la vigencia 2017.

Las extras fueron instaladas por Luz Estela Cáceres, la secretaria General del Distrito, en representación del alcalde Manolo Duque.

Rechazo al peaje
Uno de los primeros en tomar partido frente a la propuesta del peaje social en la vía Barú, fue el segundo vicepresidente del Concejo, César Pión.

Consideró que el proyecto “necesita todo un sustento técnico por parte del gobierno local, y deben darse a conocer todos los documentos de soporte”.

“Es un proyecto de mucho cuidado porque hay una comunidad con hambre, hijos sin estudiar, en medio de condiciones precarias, y si aprobamos, ahí deberían invertirse los recursos. Entonces primero debe aclararse; si es un peaje social o es para infraestructura, sin una claridad mi voto será negativo”, dijo.

Tras presentar varias diapositivas a la plenaria, Pión le pide a la administración de Duque “que haya una descripción del modelo de concesión de la obra; la configuración económica de la concesión; las condiciones viales de Cartagena; el modelo financiero del proyecto concesionado; la descripción técnica; el flujo vehicular; la perspectiva de costo-beneficio; el pago del peaje y el excedente al consumidor; asimismo la maximización del beneficio social  y la funcionalidad del sistema”.

Montero asumió mesa

Sobre los proyectos, el concejal Lewis Montero, quien asumió la presidencia del Concejo, advirtió que: “La conveniencia, legalidad y la constitucionalidad de estos proyectos, como siempre, serán estudiadas juiciosamente en las respectivas comisiones permanentes, así como en la plenaria, y para ello esperamos contar con la participación de la comunidad en las respectivas audiencias públicas”.

Consciente de que los temas a tratar en un breve periodo de extras no serán tan fáciles, el presidente dijo que en su periodo, en caso del peaje de Barú habrá una amplia difusión entre las comunidades.

“Mis acciones estarán encaminadas hacia ese propósito, para lo que dispondré que un número significativo de nuestras sesiones se realicen en lugares donde este Concejo aún no ha hecho presencia, y además nos comprometemos a realizar una amplia difusión de todas nuestras actividades”, dijo Montero.

Sobre la administración de Manolo Duque opinó que: “Estamos complacidos con las buenas relaciones que hemos logrado construir el ejecutivo y este Concejo, en el marco de nuestras competencias y con la independencia que nos es dable, como órgano coadmistrador y normativo, pero esperamos que día a día esa relación aún sea de más estrecha colaboración, con el firme propósito de mejorar, entre todos, la calidad de vida de todos nuestros conciudadanos”. 

“En Barú ya empezamos oposición a peaje”: Líder de Barú
El líder de Barú, David González Cardales, quien vive en Santa Ana, “un peaje es el irrespeto más grande que se puede hacer contra la isla de Barú, un polo de desarrollo turístico”.

González dijo que desde ya se está generando un movimiento que impedirá a toda costa que el proyecto que se radicó en el Concejo avance hacia su aprobación.

El líder de Barú dijo que el proyecto va en contravía de la  “supuesta filosofía de que primero es la gente que pregona esta administración”.

Dice que un peaje es encarecer la vida de los raizales y habitantes de Barú.

“Antes por el contrario creemos que Barú necesita un tratamiento especial para que se convierta en una zona franca turística, portuaria y agroindustrial, por su ubicación geográfica y su riqueza ambiental, con estuarios marinos; los caños Matunilla y Lequerica; y hacia allá debe apuntar esta administración”, dijo González.

El líder, en representación de varias organizaciones, radicó un derecho de petición en la Alcaldía para que se le suministren detalles del proyecto.