Política


“Se comió la miel y que a mí me piquen las abejas”: crisis en la Contraloría

El contralor Miguel Martínez se refirió a la crisis que hoy tiene a los empleados sin sus pagos navideños. Mientras, avanza la elección de un contralor titular.

El pasado sábado, el Concejo Distrital publicó los resultados de la prueba escrita presentada por los aspirantes a contralor de Cartagena. Un concurso con tropiezos que han profundizado los varios años de crisis institucional en el órgano de control local. (Lea: Crisis en la Contraloría: no podrá cubrir nómina de noviembre y diciembre)

Según informó La Contratopedia Caribe, después de cuatro meses de estar el proceso congelado por orden judicial, el concurso para elegir contralor distrital reinició la primera semana de diciembre. “Tras cinco años de encargos, la llegada de un contralor en propiedad para Cartagena ya se ve más cercana”, expusieron.

El concurso, que comenzó hace seis meses, estuvo paralizado por orden judicial entre agosto y la primera semana de diciembre.

“Con la publicación de los resultados obtenidos por 20 de los 25 admitidos (cinco no se presentaron), la competencia por la principal silla de control fiscal distrital reinicia en Cartagena y abre la posibilidad de que después de cinco años esta capital cuente con un contralor o contralora en propiedad, pues desde entonces ese cargo ha estado vacante y el Concejo ha nombrado perfiles interinos”, explicó La Contratopedia.

El mejor desempeño de la prueba escrita lo obtuvo la abogada Angela María Cubides González (88 de 100 puntos posibles), quien tiene más de 10 años de experiencia profesional, siete de ellos en el sector público en el Valle del Cauca.

“Ha trabajado en el área de control fiscal de la Contraloría de Tuluá, la Contraloría Departamental del Valle y como auditora de la Contraloría General de Cali. Además, fue contralora municipal de Tuluá y concursó por la Contraloría Departamental del Huila”, reportó La Contratopedia.

Estos resultados son los definitivos y la Universidad de la Costa (CUC), institución a cargo del proceso, los publicó después de responder las reclamaciones de tres aspirantes:

Un clamor

Cabe recordar que, precisamente, los encargos sostenidos en el tiempo han provocado el descontento de muchos funcionarios de la Contraloría, quienes aseguran que la falta de un jefe titular y presuntas injerencias de políticos en la entidad han desencadenado inconvenientes administrativos y financieros.

Actualmente un grupo de servidores protestan, en asamblea permanente, para exigir el pago de su prima de Navidad y de las vacaciones de noviembre y diciembre de algunos funcionarios; ademas solicitan que “no se le dé manejo politiquero a sus formas de empleabilidad por recomendaciones de los concejales de turno”.

“Se comió la miel y que a mí me piquen las abejas”: crisis en la Contraloría
Los protestantes han pegado carteles e instalado un pendón aludiendo a las supuestas irregularidades que denuncian.

“Ante lo evidente no existe discurso que valga”

El Universal contactó al actual contralor distrital (e), Miguel Martínez Coronado, para tener mayor claridad sobre la situación. El jefe del ente de control dio un contexto de la situación actual de la Contraloría Distrital.

“En reiteradas ocasiones he hecho pública la situación financiera de la entidad, teniendo que a mi llegada el 10 de agosto de la presente anualidad no existía la posibilidad de pagar las nominas de octubre, noviembre y diciembre”, precisó.

“Se comió la miel y que a mí me piquen las abejas”: crisis en la Contraloría

Miguel Martínez, contralor (e).

Entre las acciones para mitigar la “precaria situación”, Martínez Coronado expuso que dejó de compensar vacaciones con dinero y que cada funcionario disfrute de este beneficio. Además, priorizó el pago de la nómina correspondiente a octubre en el presupuesto incorporado de $435.000.000.

“Se gestionó ante la Alcaldía de Cartagena la disposición de un bien inmueble, con servicio de vigilancia a través de contrato de comodato, lo cual permitirá disminuir de nuestro presupuesto el rubro de arriendo, el cual el día de hoy corresponde a más de $300.000.000 anuales”, resaltó el contralor.

Además, la Contraloría indica que se solicitaron al Distrito, mediante la modalidad de comodato, ocho equipos de cómputo, “lo cual impacto de manera positiva el presente presupuesto, el cual tenía previsto mas de $50.000.000 para adquisición de equipos de cómputo, dinero que se liberó y se destinó para el pago de cesantías del personal que salió de la entidad”, develó Martínez.

En la misma línea de intentar subsanar la crisis financiera, el contralor aseguró que suscribió comodato con el Distrito para el uso de un carro por parte de la entidad, lo que permite liberar gastos por mantenimiento del mismo.

Entre estrategias de austeridad, como solo renovar OPS a embarazadas y lactantes, el contralor afirmó que está a la espera que el Concejo disponga de una mesa de trabajo con la Secretaría de Hacienda para evaluar la delicada situación financiera de la entidad, sin embargo, este espacio aún está pendiente.

“Es un secreto a voces que los malos manejos presupuestales de mis antecesores es lo que nos tiene así. En 2021 se desfinanció el presupuesto de nomina para celebrar contratos por OPS, lo cual deriva en un déficit de mas de $700´000´000 para la vigencia 2021”, explicó Martínez.

Y denunció: “Y como cereza del pastel, para hacer más gravosa la situación de la entidad, en su ‘inmensa sabiduría’ mi predecesor calculó mal el presupuesto correspondiente a nomina, proyectando solo 10 de los 12 meses que comprenden el año. Además, no incluyó para el presente presupuesto los factores salariales, no sin antes denunciarme ante la Auditoría General para que se le pagara su liquidación que no incluyó en el presupuesto. Se comió la miel y a otro que lo piquen las abejas.

Por consiguiente, según la postura de Miguel Martínez, el cúmulo de las situaciones anteriormente mencionadas por él son las que tienen hoy a los funcionarios y al contralor mismo sin su pago de diciembre.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS