"Taylor Londoño nunca levantó las órdenes de captura de exmilitar"

30 de septiembre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El magistrado de la Sala Penal del Tribunal Superior de Bolívar, Taylor Ivaldi Londoño Herrera, está recluido en el Hospital de Bocagrande. Está a pocos días de ser intervenido en una cirugía de cerebro porque padece Parkison y otras afecciones neuronales, y posee un marcapasos.

Está custodiado por agentes del CTI de la Fiscalía dado que está detenido preventivamente mientras avanza el proceso que le abrió la Fiscalía por los delitos de prevaricato por acción, prevaricato por omisión y falsedad ideológica en documento público.

Carlos Héctor Tamayo Medina, miembro del Tribunal Superior de Bogotá, lo envió a la cárcel porque el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, sostiene que Londoño habría asumido el conocimiento del proceso contra Alexander Moreno Carvajal, un exoficial del Ejército quien fue condenado a 33 años de prisión por falsos positivos.

Para la Fiscalía el magistrado fue el responsable de la suspensión ilegal de una orden de captura en contra del exoficial quien hasta el día de hoy está prófugo de la justicia, procedió de manera irregular al dilatar la investigación por un par de meses y manipuló el reparto de una tutela.

“Londoño no materializó ningún delito”
Pero para el abogado Ismael Espitaleta, apoderado del magistrado Taylor, “nunca se materializó la acción penal que la Fiscalía pretende endilgarle al magistrado Londoño”.

Para el jurídico “no es cierto que, como lo indica la Fiscalía y los medios de comunicación, el magistrado haya levantado una orden de captura y que el condenado haya quedado en libertad, puesto que nunca estuvo privado de la misma, porque fue juzgado dentro de su proceso penal, como reo ausente y nunca fue capturado. La Fiscalía concluye mal que esto sucedió por la acción constitucional del magistrado”.

El abogado explicó que ante una tutela presentada por la defensa del condenado (Moreno), se solicitó una medida provisional para suspender la medida de aseguramiento, ya que el militar sufre de cáncer y debía a su vez ser intervenido con un procedimiento médico.

“El magistrado Taylor le ordenó al juez de Mompox que cumpliera con esa suspensión provisional dentro del marco de la tutela, como una decisión de carácter humanitario para que el reo pudiera ir al médico. Pero no obstante la secretaría del Tribunal libró los oficios y esos nunca llegaron ante el juez de Mompox, es decir que la medida provisional de suspensión de cárcel no se materializó”, dijo el abogado. Aclaró que como prueba las capturas están vigentes.

“Además, al accionante desde el auto admisorio, los demás magistrados de la sala plena del Tribunal le devolvieron la tutela y este la retiró, porque cuando Taylor presenta el fallo consideran el punto debatible de la competencia de él para actuar en el caso”, explica Espitaleta. Sobre si Taylor Londoño tenía o no competencias “eso es un criterio jurídico que implica múltiples discusiones y sentencias”, dice.

Argumenta que el magistrado no violó el reparto: “Un magistrado no tiene ningún tipo de manipulación o algún tipo de injerencia en el momento de hacer el correspondiente reparto, para eso hay una oficina judicial que se encarga de recibir las tutelas”.

"Show mediático”
En su opinión personal el abogado Ismael Espitaleta consideró que  “todo lo que está aconteciendo en torno al magistrado Taylor Londoño es un coletazo del  desprestigio de las altas cortes que están en un estado de postración; pero en este caso un coletazo de sensacionalismo y publicidad, de “show mediático” que quieren armar con la actuación constitucional de un magistrado que no tuvo una consecuencia jurídica palpable”.

Para uno de los abogados de Taylor Londoño, “no es justo que el magistrado vaya a la cárcel cuando actuó no como juez penal, sino como juez constitucional, y además no representa peligro para la sociedad por su estado de salud”.
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS