Política


Un proyecto de ley busca reducir la fabricación de recipientes plásticos

ERNESTO TABORDA HERRERA

12 de noviembre de 2018 12:04 AM

Un proyecto de ley que busca regular la fabricación, comercialización y distribución de elementos plásticos de un solo uso, utilizados para el consumo de alimentos y bebidas, cursa en el Congreso de la República.

La audiencia pública al proyecto se realizó la semana pasada en la Cámara, y contó con la participación de la embajadora de la Unión Europea en Colombia, Patricia Llombart; el jefe de la Oficina de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Juan Bello; así como delegados del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Procuraduría General de la Nación, la Contraloría General de la República, la Comisión Colombiana del Océano y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla).

En la audiencia también participaron representantes de organizaciones como Ecopazifico, Conviviendo sin Basura, Fundación ICCF, Eco-Pacifico, Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), al igual que representantes de  asociaciones y empresas como Fenalco, Acoplásticos, Isoplásticos,  Vanyplas, entre otras.

El autor del proyecto, el representante a la Cámara por el Partido Liberal, Harry González, explicó que se pretende que “las empresas encargadas de la fabricación de los elementos definidos en la ley procedan a reemplazar el elemento plástico de un solo uso, en un término de dos años, y quienes los comercialicen y distribuyen en un plazo de 30 meses”.

Las multas
El proyecto contempla multas entre 10 y hasta 500 salarios mínimos legales vigentes, decomiso de mercancía y clausura de establecimientos para quienes no cumplan con los plazos estipulados en la ley.

Además indica que los recursos provenientes de las sanciones impuestas serán destinados al desarrollo de programas de limpieza de las fuentes hídricas.

Afectan el ecosistema
González argumentó que: “los microplásticos y nano-plásticos inhiben la fotosíntesis y afectan el crecimiento de la generación de CO2; el caso de las algas marinas es uno de los más relevantes por ser uno de los productos primarios de la cadena alimenticia de los cuerpos de agua.

“Asimismo alteran su correcto desarrollo y reproducción, lo que afecta no solo la variedad de flora marina sino que termina impactando negativamente en la calidad y cantidad de alimento disponible para las millones de especies que se alimentan de ellas”. Por ello, el proyecto otorga al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible la competencia para desarrollar, implementar y realizar seguimiento al cronograma de sustitución y reemplazo de los materiales definidos en la ley.