Política


[Video] La cruda historia tras la amputación que sufrió el concejal Reyes

Rodrigo Reyes, concejal de Cartagena, cuenta la difícil situación que le ha tocado vivir alrededor de la amputación de su pierna izquierda y cómo ha logrado superarla gracias al apoyo de amigos y familiares.

WILSON MORALES GUTIÉRREZ

16 de septiembre de 2021 09:00 AM

La noticia fue avasallante. En pocas horas su vida cambiaría drásticamente y mientras su esposa lloraba y le insistía a los médicos que hicieran todo lo posible para evitar una amputación, Rodrigo Reyes Pereira se aferraba al milagro de vivir.

Sabía que la muerte lo había rozado y aunque lograría robarle parte de su pierna izquierda, no le había quitado ni una gota de aliento.

Por eso el lunes pasado, solo unos pocos días después que le amputaran parte de la extremidad, se llenó de fuerzas y retomó sus labores como miembro del Concejo Distrital de Cartagena, participando en las sesiones de manera virtual.

Y es que, más allá de su vida política, a Reyes lo conocen en los sectores populares de Cartagena por sus participaciones en campeonatos de béisbol y sóftbol aficionado, y por el apoyo a deportistas locales.

Ahora tendrá que desenvolverse en ese mundo con la discapacidad que enfrenta, que le llegó una tarde como el rumor de una tempestad en medio de las mieles de sus 52 abriles.

Así empezó

Reyes lleva dos periodos en el Concejo de Cartagena y este es su cuarto año en la corporación edilicia de manera consecutiva.

Su correría empezó a finales de julio pasado, cuando sintió un dolor en la cadera, que luego recorrió por su pierna izquierda hasta llegar al pie.

El día 27 de ese mes, mientras disfrutaba en casa junto a su familia y descansaba en un sillón, notó que las uñas de su pie izquierdo tenían un color más oscuro, diferente a las de su pie derecho.

“Llamamos al médico de confianza y él nos mandó unos medicamentos porque era medianoche y no podíamos movernos para que me viera presencialmente. El 28 de julio asistimos a Medihelp, me atendió por urgencias una médico general y luego un médico especialista en columna. Al hacer la observación, no sé si fue que no vio bien el tema del color de las uñas, pero pensó que era un problema discal, del nervio ciático, que ocasiona un problema de un desgaste de la cadera y se refleja en los dedos. Me mandaron una resonancia magnética, programada para veinte días, pero a través de un amigo concejal, que es médico, pude hacerme la resonancia ese mismo día y obtener la lectura de esta. El resultado fue que no existía lesión en la columna, y eso nos preocupó porque si no era problema del nervio ciático, si no era columna, entonces qué era”, explica Reyes. Ante la situación, este se fue al día siguiente al Nuevo Hospital Bocagrande, donde un médico internista lo atendió.

El médico sacó todos los trombos e hizo todo el esfuerzo posible, pero el flujo de sangre que debió continuar después de la operación de la rodilla al pie nunca llegó”,

Rodrigo Reyes.

“El médico Kendell Piñeros me revisó la pierna y no sintió los pálpitos de la sangre en la rodilla ni en el tobillo izquierdo, había un problema vascular -explica Reyes-. Para mí fue una sorpresa, él me estaba hablando de esto, pero no sabía de la profundidad del problema. Me dejaron hospitalizado y me hicieron dos intervenciones, una, para verificar el flujo de sangre y también analizaron si podían sacar los coágulos con una máquina y arreglar el problema vascular. Pero la doctora vio muchos coágulos y no se podía hacer el trabajo, sino que se debía hacer una intervención quirúrgica de mayor profundidad con otro médico”.

Mediante otra intervención le encontraron varios trombos (masas semisólidas de sangre).

“Esa segunda intervención era para sacar los trombos, se dieron cuenta de que en la ingle tenía un trombo grande, de unos 20 centímetros, que fue el que pudo subir y me pudo dejar sin vida. El médico sacó todos los trombos e hizo todo el esfuerzo posible, pero el flujo de sangre que debió continuar después de la operación de la rodilla al pie nunca llegó”, recuerda el concejal. (Le puede interesar: Concejal Rodrigo Reyes explica por qué le amputaron el pie izquierdo)

La peor noticia

Lo que vino después fue como un baldado de agua fría. Al día siguiente, tras la intervención, los médicos le dijeron a Rodrigo que el flujo de sangre no bajaba al pie y la sentencia fue abrumadora. “Te sacaron trombos y hay tranquilidad para tu vida, pero esta pierna no tiene flujo de la rodilla hacia abajo y hay que amputártela de la parte de arriba de la rodilla hacia abajo”, le dijo el médico.

Reyes no quería perder su extremidad y sus familiares y amigos empezaron una cadena de oración. Al día siguiente, cuando estaba todo listo para que le amputaran la extremidad, les mostró a los médicos que podía mover la pierna, el pie y los dedos. Además, la pierna retomó su calor natural.

Por ello, los médicos le dieron un plazo de varias días y le recetaron un medicamento para lograr que mejorara la circulación. Con el pasar de los días mostró mejoría, pero los dedos del pie seguían oscureciendo. Por ello, el 17 de agosto los médicos decidieron que había que amputar.

[Video] La cruda historia tras la amputación que sufrió el concejal Reyes

De pie: Rodrigo de Jesús Reyes Martínez, Agustina Bello y Germán Romero; sentados: Rodrigo Reyes Pereira, Tahís Martínez Beltrán, María Paula y Andrea Reyes Martínez.//Foto: Cortesía.

“Lo bueno de esto es que la amputación no se iba a hacer como se planeó al principio, ahora sería desde una parte más abajo de la rodilla. Es gracias a esto que yo empiezo a aceptar lo grande que es el Señor, a mirar lo grande de las oraciones de amistades y familiares (...) En mi mente lo había aceptado. Mientras que mi esposa estaba empeñada en que no se hiciera la amputación, ya yo internamente había tomado la decisión y me había adelantado a la amputación y empecé a averiguar cómo podía ser mi rehabilitación, tenía fe en Dios”, relata.

Explica que todo fue difícil, pero que le explicó a su familia que debía seguir adelante y afrontar lo que ocurría.

“Lo más difícil fue ver a mi familia decaída al notar que pasaban los días y el pie no mejoraba, ver así a mi esposa y a mis hijos Rodrigo, María Paula y Andrea Valentina (llora)... al ver que iban a ver a ese papá con una amputación. Pero desconocían que yo estaba fortalecido en Dios y sabía que la amputación no era la que iba a impedir que siguiera trabajando por ellos, mi esposa y mis amigos. Era difícil lo que ocurría, pues yo he sido una persona que no se enferma, de mucho movimiento, que hace deporte y lo apoya. Me gusta estar de escenario en escenario deportivo mirando los futuros deportistas que van a firmar en béisbol y fútbol; mi hijo hace deporte. Eso me golpeaba, pensar que no iba contar con la pierna, pero al mismo tiempo investigué mucho. Me comuniqué con una empresa en Bogotá que hace prótesis y me dieron mucha motivación, solo espero que cicatrice bien la herida para poder usar la prótesis”, explica Reyes.

Y remató: “Si antes creía en Dios, ahora creo más por el milagro; primero, por darme vida, y segundo, porque la amputación era más arriba y las cadenas de oraciones ayudaron a bajar la sangre. Esto me fortaleció la parte espiritual. Tengo más ganas de trabajar ahora y me siento con la obligación de mostrarle al mundo entero que aún con una amputación vamos a lograr trabajar y seguir desde el Concejo. Ahora siento la obligación con las personas con discapacidades. Ya estoy pensando en que se cumpla la ley de cuotas de participación de trabajo para las personas con discapacidades, vamos a empezar mirando todas esas leyes que existen, pero que no se cumplen”. (Le puede interesar: Las explicaciones que piden los concejales a funcionarios de Dau)

Con Daniella Álvarez

Rodrigo Reyes indicó que ya ha hablado varias veces con la exreina Daniella Álvarez, quien también perdió una pierna y ha sido un ejemplo de superación para el país.

“Daniella me ha dado ánimo y muchos consejos. Me dijo: ‘Lo mío es de la cadera y tengo que levantar cinco kilos de la rodilla. Lo tuyo es transtibial, tú vas a caminar y no se va a notar que tienes prótesis’”, cuenta Rodrigo. (Lea además: Daniella Álvarez presentó su fundación para personas con discapacidad)

  NOTICIAS RECOMENDADAS