Regional


Altos de Plan Parejo III se ahoga en aguas residuales

La empresa que construyó las viviendas prometió que tendrían todos sus servicios públicos, incluyendo el alcantarillado, pero los nuevos residentes se encontraron con unas pozas sépticas.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

23 de septiembre de 2020 12:00 AM

Los habitantes de la urbanización Altos de Plan Parejo III se quejan de que sus viviendas fueron entregadas sin conexión a las redes de alcantarillado.

Por esa razón, las aguas servidas ruedan por las calles, que permanecen llenas de verdín y expeliendo malos olores, lo cual se debe a que en cada casa se construyó una poza séptica, que periódicamente se desborda.

En consecuencia, los residentes manifiestan sentirse estafados, puesto que, hace tres años, cuando la empresa constructora les presentó el plan de vivienda, les anunció que cada casa sería entregada con sus servicios completos, incluyendo el alcantarillado.

Sin embargo, cuando los compradores empezaron a ocupar las viviendas, se encontraron con la sorpresa de que no había conexión al alcantarillado, sino una poza séptica que, con el tiempo, se convirtió en un detrimento económico para cada familia, porque cada cual debe apartar un presupuesto para desocuparla cuando se rebosa mensualmente.

Manuel Díaz Fontalvo, uno de los afectados, contó que cuando las mencionadas pozas se convirtieron en la molestia que mantiene las calles sucias, los vecinos enviaron una queja y un derecho de petición a la empresa constructora, puesto que después se inauguró una nueva etapa de viviendas, llamada Altos de Plan Parejo II, que, desde un principio, sí fue conectada al alcantarillado.

“Lo que nos respondieron --relató Díaz Fontalvo-- fue que, supuestamente, nuestra etapa la hizo un contratista; y la reciente etapa, la hizo otro, aunque detrás está la misma empresa. Mientras tanto, muchos vecinos hemos optado por bañarnos en nuestros patios, para evitar que las pozas se llenen rápido”.

La urbanización Altos de Plan Parejo III, que consta de aproximadamente 200 casas, fue construida sobre un terreno elevado, lo que hace que las aguas servidas rueden diariamente hacia los barrios bajos, donde se empozan y se les atribuye la aparición del dengue, que, según los vecinos, ya cobró la vida de un joven en días pasados.

Sandra Herrera, habitante de la manzana 47, dijo estar enterada de que las pozas sépticas fueron asignadas a cada vivienda, mientras se construía la tubería para la conexión al alcantarillado.

“Pero últimamente han dicho --aseguró la vecina-- que la empresa no puede asumir el costo de la construcción de esas tuberías, y que prefieren esperar a que sea la Alcaldía de Turbaco la que instale el alcantarillado”. Reiteró que cuando los compradores hicieron el compromiso de compra-venta, se estipuló que las casas tendrían su conexión al alcantarillado, “pero a raíz de que los vecinos de los otros sectores no quisieron que nos conectaran a las redes de ellos (que provienen de una planta de tratamiento) nos hicieron las pozas sépticas. La empresa también nos anunció que ellos iban a hacer su propia Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar), para conectarnos. Lo raro es que ya la hicieron y nosotros seguimos con estas pozas”.

Los residentes dicen sospechar que, tal vez, la empresa se niega a hacer la conexión al alcantarillado, para evitarse el gasto que significa romper el pavimento y nuevamente resanarlo.

“Los días domingo 13 y jueves 17 de septiembre, a raíz de la muerte del joven que cayó enfermo con dengue, hicimos una protesta pacífica. Ya antes habíamos enviado unos derechos de petición, pero la empresa hizo caso omiso. Ahora estamos intentando movilizar a toda la urbanización para hacer una manifestación más grande, que se sienta en todas partes”, advirtió Sandra Herrera.

Jorge Guzmán, otro residente, dijo que presuntamente la ola de mosquitos, moscas, ratas y cucarachas, que se han apoderado de las viviendas, está directamente relacionada con las aguas servidas.

“La constructora --relató-- tiene una oficina a la entrada de la urbanización, y cuando uno llega por allá a quejarse de algo, lo que hacen es darle un correo electrónico para que envíe la queja, pero nadie responde. Lo mismo pasa con los vecinos de las urbanizaciones El Recreo y Villa Lady, quienes vienen a reclamarnos a nosotros, pero ¿qué podemos hacer, si la constructora no se responsabiliza?”.

El Universal intentó conocer la opinión del secretario de Planeación de Turbaco, Luis Jerónimo Marrugo, pero este no respondió llamadas ni mensajes de whatsapp.

En la tarde del viernes 18 de septiembre, El Universal se dirigió a la oficina que la empresa “Promotora Altos de Plan Parejo” tiene en la urbanización, y allí se obtuvo el correo servicioalcliente@enfoqueconstructores.com, al cual se le escribió a las directivas, pero hasta ayer a las 4 de la tarde no habían respondido.