Regional


Arenal, bajo el agua

JUAN GUILLERMO CASTRO PINEDA

15 de diciembre de 2010 12:01 AM

Lágrimas, desespero y resignación se percibe en los rostros de los damnificados, en San Estanislao de Kostka (Arenal).
La cabecera municipal, en un 60 por ciento, está bajo el agua. El desbordamiento del Canal del Dique, precipitado por el rompimiento del embalse El Guájaro, en Luruaco (Atlántico), deja a cerca de 6 mil afectados, según cálculos de la Administración local.
“El panorama es funesto. Es la peor inundación que sufre Arenal desde que fue elevado a municipio en 1960”, comenta Libia Martínez, una sexagenaria que habita en la Calle Santander Abajo.
El alcalde Jaime David Roa manifiesta que los damnificados esperan la pronta ayuda de los gobiernos nacional y departamental para mitigar parte de sus necesidades.
“La situación es incontrolable, pues pasamos a ser un municipio receptor de las víctimas de Soplaviento y San Cristóbal, así como de algunas poblaciones del Atlántico, que vienen a estas tierras a buscar albergues”, expresa Roa.
Los puntos más críticos en San Estanislao de Kostka (Arenal) son La Isla, Bajo Fresco, Calle Caldas, San José, Avenida Julio Vázquez y Barranquillita. Las Piedras es el corregimiento con mayores daños por efectos del invierno.
A través del Comité Local de Atención y Prevención de Desastres la Alcaldía tomó varias medidas para atender la emergencia.
Se redobló la seguridad para evitar saqueos, se programaron brigadas de salud para atender a los enfermos y se está levantando un censo de familias damnificadas.
Aunque muchas calles están sumergidas, ya que sólo se logra ver los techos de las casas, los daños materiales no son cuantiosos, debido a que la población logró trasladar sus enseres con anticipación, hacia lugares altos.
La Urgencia Manifiesta decretada por el burgomaestre permitió que se apropiaran recursos, con los cuales se está tratando de contrarrestar la tragedia en que se han convertido las inundaciones.
Alrededor de 600 familias fueron evacuadas y albergadas en instituciones educativas.
Arenal está incomunicado con Soplaviento y con el Atlántico, en vista de que las carreteras se convirtieron en ríos.

Inundación en Mahates
La Ciénaga de Matuya, que se creció por vertimientos de agua del Canal del Dique, inundó a casi todo el corregimiento de Gamero, en Mahates.
En la cabecera municipal, el Canal del Dique se desbordó e inundó a los barrios La Vera, La Loma y La Guajira, afectando a una 550 familias.
María Eugenia Suárez, secretaria de Gobierno, asegura que en el corregimiento de Evitar la situación es apremiante, puesto que está anegado en un 80 por ciento.
Rosa Acosta, damnificada, dice que perdió un colchón y otros elementos de su casa, que está inundada totalmente.
“Ojalá que Dios pare este fenómeno, porque está visto que los esfuerzos humanos son pocos ante tantas emergencias”, puntualiza.

Aumentan damnificados
La tragedia invernal que soporta el departamento de Bolívar no da tregua.
Como si las inundaciones que soportan desde hace varias semanas poblaciones enteras del norte, centro y sur de Bolívar fueran pocas, ahora las aguas del Canal del Dique se mantienen incontrolables, arrasando con todo lo que encuentran a su paso.
El secretario del Interior de Bolívar, Roberto Camargo, calcula que el total de afectados por el invierno varíe y pase de 65.600 a 68 mil familias.

TEMAS