Atlántico


Alcaldes del Caribe piden equidad regional en pago de tarifas energéticas

Seis de los siete mandatarios de la Costa se reunieron este jueves en Barranquilla donde emitieron una declaración para que el Gobierno entrante modifique el cobro de energía a los costeños

Los alcaldes de Barranquilla, Cartagena, Montería, Riohacha, Sincelejo, y Valledupar, se reunieron este jueves en la capital del Atlántico, donde durante más de dos horas discutieron y analizaron las propuestas que le harán al nuevo gobierno y a los representantes de la Costa en el Congreso de la República, para que revisen el modelo tarifario por el cual se le viene cobrando el servicio de energía a los hogares de la Región Caribe.

Lea aquí: Alcaldes del Caribe se reúnen para hablar sobre tarifas de energía

La única que no se hizo presente en la sede de la Alcaldía de Barranquilla, fue la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, quien según el alcalde Jaime Pumarejo, se excusó, “pero sabemos que está de corazón con esta propuesta y respalda lo que aquí se ha planteado”.

Luego de discutir y analizar las inconformidades que viene presentando los usuarios del servicio de energía de las empresas Air-e (La Guajira, Magdalena y Atlántico), y Afinia (Bolívar, Cesar, Córdoba y Sucre), el encargado de leer lo acordado en la reunión fue el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo Heins.

“Los alcaldes de las ciudades de Barranquilla, Cartagena, Montería, Sincelejo, Riohacha y Valledupar, reunidos en la ciudad de Barranquilla el día 9 de junio de 2022, declaramos: desde hace décadas la región Caribe ha venido padeciendo los efectos de la deficiente prestación del servicio de energía eléctrica, debido, principalmente, a los incumplimientos de la empresa Electricaribe con el plan de mantenimiento e inversiones que estaba obligada a ejecutar”, dijo inicialmente.

Anotó que “la falta de vigilancia del Gobierno nacional sobre ese compromiso terminó pasándole factura a los habitantes del Caribe colombiano, con el consabido deterioro en la calidad del servicio que, a su vez, se manifiesta mediante continuos cortes y suspensiones”. “El Estado debe invertir para que se reduzca la tarifa de energía”: Pumarejo

“Se trata de una situación compleja, pues, debido a las altas temperaturas de nuestra región, que naturalmente disparan el consumo energético, el costo del servicio de electricidad, a diferencia de otras regiones, tiene un peso desproporcionado en el costo de vida de las familias del Caribe colombiano. La tarifa que hoy asumimos es de la más cara del país. Con los aumentos desproporcionados estamos pagando en la región $946,6 (AIR-E) y 924,99 (AFINIA) por kilovatio, en tanto los usuarios de Codensa, en Bogotá, pagan el mismo kilovatio a $638.56”, argumentó.

Indicó que “la facturación para el estrato 1 de las capitales del Caribe colombiano es, inclusive, entre 2 y 2.5 veces superior a la de Bogotá, pues mientras los habitantes de estos sectores pagan en Barranquilla $90.526, por ejemplo, los de la capital del país, $36.039”.

“Siguió leyendo: “el incremento, de hecho, está afectando de manera notable la economía de las familias de los estratos 1 y 2, que representan el 54,4 % de la población general, según el DANE, si bien la afectación es a todos los niveles de consumo residencial y amenaza la productividad económica de la Costa”.

“Necesitamos salidas legales, regulatorias y económicas para mitigar el impacto en el bolsillo y la calidad de vida del Caribe colombiano, porque resulta insostenible seguir cargando con los costos de la facturación de hoy y los que, a instancias del esquema aprobado, seguirán aumentando en los siguientes meses”, indicó.

“En ese sentido, los mandatarios de las ciudades principales de la región Caribe llamamos al próximo Gobierno nacional a asumir la financiación necesaria para que las tarifas regresen a los niveles de hace un año, cuando no habían empezado los incrementos exorbitantes que hoy padecen los hogares. Una manera de llevarlo a cabo sería la creación de un Fondo Regional de Estabilización de Precios, con recursos públicos que compensen de manera directa los incrementos de los costos de la energía, para lo cual también convocamos el acompañamiento del Congreso de la República que se instala el próximo 20 de julio”, leyó.

Por último, dijo que “en la reunión participaron como testigos el viceministro de Energía, Miguel Lotero (conexión virtual); el gerente distrital de Desarrollo Social, Alfredo Carbonell; el secretario de Desarrollo Económico, Ricardo Plata Sarabia; el jefe de Oficina de Servicios Públicos del Distrito, Juan Carlos Gómez; el gerente de Alumbrado Público (APBAQ), Carlos Sarabia, y el secretario Jurídico, Adalberto Palacios”.

La culpa no es de Air-e ni de Afinia

Cuando terminó de leer, se le hizo algunas preguntas al alcalde Pumarejo y entre las respuestas dijo que “el error del pasado lo vamos a volver a pagar quienes ya lo pagamos, como dijo el alcalde Dau, nosotros ya pagamos esto y ahora nos están obligando a pagar nuevamente, entonces es el marco regulatorio el que debe cambiar. Las empresas hoy están haciendo los que se le exigió que hicieran, pero no pueden hacerlo si no modificamos las cosas para que tengan la oportunidad de salir a flote y prestarnos el servicio que nos merecemos los costeños”.

“Este no es el momento para buscar culpables dentro de las empresas o dentro del gobierno actual, que ha hecho mucho más de lo que hicieron los gobiernos anteriores, porque trabajó para siquiera asumir el pasivo pensional, generar la inversión del Plan 5 Caribe y buscar unos nuevos operadores, pero estamos solos a mitad de camino y esto que estamos viviendo hoy se recrudece por el incremento de la inflación. El llamado es a buscar acción con nuestros congresistas, nuestros senadores para que actúen en bloque. No puede haber un congresista que no nos acompañe a sacar esto adelante para el bien del Caribe colombiano. Ya no damos más espera”, terminó diciendo Pumarejo.

Para el alcalde de Cartagena, William Dau, “los costeños tenemos que unirnos porque nos están metiendo el dedo en la boca. Nada de esto lo sabíamos, de que nos iban a subir las tarifas tan drásticamente, es una cosa exorbitante. Se pasó de 550 pesos el kilovatio a 750 eso es algo exorbitante, y eso los costeños no lo sabíamos cuando se le quitó el servicio a Electricaribe para dárselo a Afinia y a Air-e. Si lo hubiésemos sabido nos habríamos pronunciado desde ese entonces. Aquí nos están metiendo el dedo en la boca”.

“Ya los costeños le habíamos pagado a Electricaribe todo el costo para tener una estructura moderna al día con el resto de Colombia, pero se robaron la plata, la despilfarraron y ahora pretenden que nuevamente los costeños vuelvan a poner el billete para ver si algún día hay un contratista que no se la robe, no señor. El Gobierno nacional no administró bien a Electricaribe, dejó que se robara y despilfarrara los dineros y ahora el Gobierno tiene que responderles a los costeños”, terminó diciendo Dau Chamat.

  NOTICIAS RECOMENDADAS