Atlántico


Cadáver del exrector de la Universidad Autónoma no está en la tumba

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

21 de septiembre de 2013 12:33 PM

Debido a que el cadáver del exfundador de la Universidad Autónoma del Caribe, Mario Ceballos Araujo, no se encuentra en su tumba ya no se podrá cumplir la solicitud de exhumación hecha por el abogado Abelardo De la Espriella, quien pretendía comprobar científicamente que pudo ser envenenado y no que haya muerto de forma natural.

Cuando se le interrogó sobre la desaparición de los restos del primer rector de la Uniautónoma, De La Espriella dijo que eso no le extrañaba porque ha considerado que Silvia Gette “todo lo que la rodea es turbio y sórdido”.

“No me extraña nada de lo que venga de Silvia Gette. Todo lo que la rodea es turbio y sórdido. Extrañamente parece ser que el cadáver no aparece, pero eso ocurrió luego de que yo presenté una denuncia porque hay dudas sobre la causa real de la muerte del doctor Mario Ceballos”, dijo De La Espriella, quien está representando a María Paulina Ceballos, hija del exrector fallecido en octubre del 2003.

¿Doctor De la Espriella, el cadáver fue cremado?
“No aparece. No aparece el cuerpo y sin cuerpo no hay delito”.
 

¿Y qué pasará ahora, qué acciones va a adelantar?
“Lo que ocurre es que hay varios procesos: Silvia Gette está siendo investigada por el homicidio de Fernando Cepeda, es investigada por ser la determinadora de un soborno, por el que además está preso un bandido reconocido en Barranquilla, que es Arcadio Martínez; está investigada por enriquecimiento ilícito, lavado de activos, malversaciones de fondos al interior de la Universidad (Autónoma). Pero se le está cerrando el círculo. El rector Ramsés Vargas está haciendo una labor extraordinaria, ha desenquistado de la Sala General y del Consejo Directivo a cómplices, calanchines y delincuentes que acompañaron en esta empresa criminal a Silvia Gette. Y los procesos están andando, con alguna lentitud, pero la Justicia está caminando y cojeando, pero camina. Recordemos que este proceso estuvo diez años durmiendo el sueño de los justos y hoy por fin, después de un año, se ve la luz al final del túnel”.
 

El hecho de que no parezca el cadáver de Mario Ceballos ¿se agrava jurídicamente el proceso contra Silvia Gette?
“Yo creo van a conseguir un efecto contrario al que buscan. Porque ella va ser procesada por los otros cinco homicidios. Por este homicidio probablemente no pueda ser procesada porque el cuerpo no parece y no hay modo de determinar científicamente si efectivamente fue envenado o no, pero eso le lanza un manto de duda a todas las actuaciones de Silvia Gette y de alguna manera la gente está conociendo la maldad y toda la miseria que se esconde tras el ropaje de una mujer que quería posar como educadora”.
 

¿Y si no hay cadáver quién responde?
“Es que si no hay cadáver no hay delito, pero ella tendrá que responder por el homicidio de Fernando Cepeda, por el homicidio del abogado Giovanny  Ramírez, por el homicidio del abogado Mattos, por el homicidio del muchacho que asesinaron en la cafetería por no querer entregarle a su hermano la administración de la cafetería… Digamos que la hora de Silvia Gette llegó. En Colombia, recuerden ustedes, que no hay una acumulación jurídica de las penas: la pena mayor subsume a la menor. No hay una acumulación aritmética como en Estados Unidos que te suman los homicidios. Digamos que al final iba a pagar lo mismo por uno o dos homicidios, pero con esta situación va a agravar la presentación que sus procesos tienen ante la sociedad. Porque la gente dice: ¿pero porqué se desaparece un cadáver? Algo estaban escondiendo, así de sencillo”.
 

¿Habrá que judicializar a alguien por violación de tumbas?
“Bueno, no sé. Eso no es mi interés en este momento. Estoy concentrado en la muerte de Fernando Cepeda, en el soborno y en el resto de procesos que cursan hoy en la  Fiscalía contra Silvia Gette”.