Atlántico


Disturbio por desalojo en Barranquilla casi termina en tragedia

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

11 de julio de 2014 09:14 PM

Una pugna legal por seis mil 300 metros cuadrados de un predio terminó en una batalla campal entre habitantes del corregimiento de La Playa, jurisdicción de Barranquilla, y la Fuerza Pública. Como resultado quedaron varios civiles lesionados, dos policías gravemente heridos y cinco ciudadanos detenidos.

Este viernes por la tarde una sección del Esmad llegó a la propiedad, ubicada en la prolongación de la Vía 40, poco antes de la entrada al corregimiento, para acompañar a funcionarios de una inspección de policía que adelantarían una diligencia de desalojo.

Los moradores del predio, dos familias que están ahí desde el año 2004 y que aseguran que están ahí legalmente y que el lanzamiento no contó con los requerimientos que la justicia pide, por eso se opusieron. A ellos se sumaron algunos de sus vecinos, quienes armados con piedras y resorteras trataron de impedir que las autoridades los sacaran del sitio.

AGRESIONES

El enfrentamiento a piedra y gas pasó a mayores cuando un civil le arrojó a un uniformado una olla llena de agua caliente. El policía quedó con quemaduras delicadas. Pero el duelo siguió por lo menos durante una hora más.

De un momento a otro los policías se replegaron y los manifestantes creyeron que los habían vencido, por eso avanzaron a tomarse el predio. Pero lo que ocurría era que el Esmad estaba preparando un plan para capturar a la mayor cantidad posible.

Los uniformados aprovecharon que la vía quedó prácticamente sola para entrar en motos y quitar las llantas que ardían y la bloqueaban. Atacaron por la retaguardia a los civiles y con gases lacrimógenos y balas de paintball los neutralizaron y así pudieron aprehender a cinco.

De repente, una camioneta Chevrolet ‘Rodeo’ de color blanco, vidrios polarizados y placas GOC 502 aceleró y casi atropella a varios uniformados.

Los policías tuvieron que empujar a varios civiles hacia la cuneta para que el vehículo no los arrollara. El automotor se alejó del sitio a toda velocidad y segundos después uno de los uniformados cayó al piso agarrándose el abdomen.  Sus compañeros se dieron cuenta de que había recibido un balazo.

Los investigadores concluyeron que probablemente quien haya disparado contra el funcionario se hubiera movilizado en la camioneta blanca.  El patrullero herido fue identificado como Iván Darío Villareal Sánchez, de 27 años de edad.

SOSPECHOSO

La camioneta fue abandonada e incautada, pero su conductor no ha aparecido. El hombre fue identificado por las autoridades como Milton Gómez, y es señalado de presuntamente ser quien le disparó al policía. Ahora lo buscan para judicializarlo.