Mota-Engil: la arquitecta de tres grandes obras de Barranquilla

13 de febrero de 2020 04:23 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El Gran Malecón del Río, el arroyo de la carrera 65 y la prolongación de la carrera 43, desde el barrio Miramar hasta la Avenida Circunvalar, son tres obras que han sido de gran impacto para Barranquilla y su gran arquitecta ha sido la empresa portuguesa Mota-Engil, que desde 2016 ha estado la ejecución de los proyectos que ponen a la capital del Atlántico como una de las urbes que más modernas del país.

“Estas grandes obras fueron hecha y ejecutadas por Mota-Engil. A pesar de que fueron proyectos distintos han sido de un gran impacto para Barranquilla. Han sido pensadas para el futuro”, anotó João Steves, director de proyectos de Mota-Engil en Barranquilla.

La primera obra en la que intervino fue en la Unidad Funcional 1 del Gran Malecón. Tuvo valor de 71.041 millones de pesos. Tuvo una construcción de 500 metros de vía, malecón y corredor verde; incluye 500 metros de ciclo rutas, 5.383 metros cuadrados de zonas verdes, 3.527 metros cuadrados de parques, andenes y quioscos comerciales. Se inició el 9 de septiembre de 2016 y se terminó en 30 de septiembre de 2018.

“Fueron casi dos años que duró esta primera unidad funcional del Malecón. Nosotros hicimos los planos, basados en lo que quería la Alcaldía. Nuestra empresa ha sido por años una de las que ha realizado este tipo de proyectos y acá en Barranquilla empleamos una técnica de relleno que no tendrá inconveniente con el río Magdalena, por el contrario, se es muy amigable con el río”, anotó João Steves.

Luego de que unos meses de estar en funcionamiento la primera etapa del Gran Malecón, el 20 enero de 2017 se dio inicio a la segunda unidad. Esta tuvo un valor de $191.800 millones de pesos. Se construyeron 2.100 metros de vía que incluye malecón y corredor verde.

Incluye 2.100 metros de ciclo rutas, 1.218 metros cuadrados de parqueaderos y 730 metros de andenes.

“Esta segunda unidad tiene mucha parte recreativa, deportes, zona para la familia, hay un parque de luces, un sitio donde se le hace homenaje a la Marina de Colombia. Es un sitio que la Alcaldía siempre pensó para que la familia barranquillera llegara y tuviera un lugar de esparcimiento. Además, hay una zona de comidas, donde el que llegue tiene todo para pasar un rato o un día compartiendo y degustando lo mejor de Barranquilla”, apuntó Steves.

Estas obras están pensadas para durar unos 50 años, según lo afirmó João Steves.

ARROYO DE LA CARRERA 65

La construcción del arroyo de la carrera 65, tuvo un valor de 108.399 millones de pesos; se canalizaron 2.300 metros de arroyos producidos por lluvias mediante la ejecución de box-culvert con dimensiones de 4.0x4.0 metros.

“Utilizamos una técnica que fue implementada por nuestra empresa por primera vez en Colombia. Y consiste en la construcción de un box-culvert debajo de la vía, a través de la ejecución de muros pantallas a los laterales con lozas prefabricadas inicialmente para la vía de la carretera y así se canalizó los 2.3 kilómetros de arroyos fueron canalizados con esa nueva técnica, que Monta-Engil trajo a Colombia por primera vez”, dijo João Steves.

Era uno de los arroyos más peligroso de la ciudad, que tenía una problemática muy compleja porque tenía viviendas a los dos costados “y no podíamos llegar a excavar como se hace en los demás arroyos de esta ciudad, por eso era necesario emplear una técnica nueva que le permitiera seguridad a todas las casas y que tuviera controlada toda el agua durante el tiempo de ejecución de la obra. Y por eso n o se afectó a la comunidad por donde pasó la canalización del arroyo”.

“Fue de los pocos arroyos que se construyeron en la ciudad donde durante su ejecución nosotros éramos los que controlábamos el paso de agua para que no ingresara a las casas de la comunidad. Creo que fue un logro muy importante, no solo para la ejecución de la obra sino para el bienestar de las personas”, aseguró.

Ese proyecto demoró aproximadamente dos años.

PROLONGACIÓN DE LA CARRERA 43

La construcción de la prolongación carrera 43 y ampliación y modernización del alumbrado público tuvo un valor de 56.705 millones de pesos. Se inició el 12 de junio de 2018 y terminó, una primera parte el 30 de junio de 2019. Todavía está en ejecución.

João Steves, director de proyectos de Mota-Engil en Barranquilla, dice que “este es un proyecto que Barranquilla lo estaba esperando desde hacía 20 años; conecta el sector de Miramar con la Avenida Circunvalar, que es una de las grandes arterias de la ciudad. Fuimos los únicos que nos atrevimos a ejecutar este proyecto. Esta vía tiene una problemática, en términos de ingeniería, se tuvo que utilizar una técnica muy compleja, porque en este sector hay problema con la arcilla que se mueve constantemente y por eso era que no se lograba un proyecto adecuado para ejecutar esta vía”.

João Steves dice que Mota-Engil decide hacer la obra a pesar de las dificultades. “No solo aportamos en la ejecución, sino que siempre aporta los diseños, siempre pensando en el objetivo que tiene el cliente. Buscamos siempre la ejecución del proyecto pensando siempre en un a técnica constructiva y en una técnica de ingeniería, teniendo en cuenta al aspecto económico y técnico del cliente”.

“Qué se hizo para controlar la parte técnica y compleja por donde iba a pasar la vía? Nosotros hicimos más de medio kilómetro de muro pantalla, es algo que no se ve a simple vista, pero es un muro que tiene un metro de ancho por 15 metros de profundidad en concreto armado. Fue clavado en toda la berma de la parte oriental para contener y no dejar que los movimientos se sigan presentando hacia el occidente. Luego de que se contuvo la tierra se empezaron a hacer rellenos y excavaciones controladas”, agregó.

Anotó que se utilizaron más de 60.000 metros cúbicos de tierra, entre excavaciones y terraplenes. “Todo fue controlado hasta la ejecución de la estructura de pavimento hasta colocar el urbanismo final”.

Manifestó que el tema del agua se ha podido controlar con la construcción de casi dos kilómetros de drenajes artificiales. “Desde canaletas superficiales, box-culvert enterrados, el agua pasa debajo de la vía y sigue su curso normal. Acá se construyeron cuatro box-culvert que pasan debajo de la vía. Hay un box-culvert principal que pasa a lo largo de la vía. Las personas no la ven, pero por debajo pasa toda una estructura de drenaje muy compleja, con una ingeniería muy compleja”.

Esta vía hace parte de un plan de prevención que involucra todo el complejo habitacional de la Alameda del Río, la zona de Miramar, ya que las empresas van a seguir construyendo para este sector de la ciudad. “Esto hace parte de un plan de urbanismo por parte de la Alcaldía de Barranquilla. Esta vía ha sido construida para seguir el complejo habitacional de la zona de Miramar”.

“Tengo que decir que la Alcaldía no solo se preocupa para ejecutar la vía, ayudar al peatón. Es una vía de doble calzada, que puede soportar el tránsito que sea; tiene un urbanismo bastante progresivo, porque tiene árboles a lo largo de toda vía, tiene paisajismo. Está hecha pensando en el peatón, en el medio ambiente, fue hecha y pensada para el futuro urbanístico de la ciudad”, siguió João Steves.

Aún faltan algunos detalles a esta obra, como la terminación de sembrado de árboles y acabados en la vía peatonal, pero se espera estén terminadas en los próximos días.

No dio detalles sobre si seguirán haciendo obras en Barranquilla, pero indicó que Colombia están en otros departamentos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Atlántico

DE INTERÉS