Piloto de lancha dice que los turistas no obedecen a los capitanes

05 de diciembre de 2019 07:24 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Humberto Padilla, capitán de yates, oriundo de Cartagena, con experiencia en Colombia y en el exterior, en yates y lanchas, dijo a El Universal que Diana Cepeda está mintiendo y que lo sucedió fue por simple desobediencia.

Lea aquí: La historia de una joven que se salvó de morir en accidente con lancha en Cholón

“Lamentablemente soy el piloto que estuvo en la nave en la que se accidentó esta chica (Diana Carolina Cepeda) en Cholón. Y digo lamentablemente porque ella ha estado mintiendo todo el tiempo en las redes sociales y no está bien lo que ella está haciendo”, dijo en primera instancia Padilla.

Recalcó que “está mintiendo cuando dice que la lancha no tenía permiso y que el piloto no tenía permiso”.

“Me duele lo que a ella le pasó, como me duele también lo que le pasó a esta última muchacha porque los problemas que han habido en Cholón son por la desobediencia y el mal comportamiento de los bañistas. Que tenga que haber una boyas, que tenga que haber una señalización eso está bien, pero los accidentes que han existido últimamente en Cholón es por los bañistas, por la misma gente que alquila los botes, que son irresponsables, que son personas que no hacen caso, que hacen caso omiso a los capitanes”, afirmó.

“Lo que le pasó a esta muchacha (Diana Carolina Cepeda) le pasó conmigo. Yo soy capitán de lancha. En ese momento cuando pasó a Diana yo estaba allí piloteando ese bote y lamentablemente lo que está diciendo es mentira. No sé si se está aprovechando de la situación y el dolor de lo que le pasó a esta última muchacha, que a todos nos ha dolido, y esa son cosas que pasan, porque las cosas de Dios son así. Pero uno tampoco debe aprovecharse y empezar a mentir y decir cosas que no son”, anotó.

Manifiesta que “Diana dice que el bote no tenía documentos y ahí está mintiendo porque ese bote sí tenía documentos. Es imposible de que un bote salga sin documentos de la Capitanía de los muelles turísticos de Cartagena, es difícil en época de temporada, porque los guardacostas sí hacen inspecciones y me consta, porque hacen inspecciones en los muelles antes de salir.

Lea aquí: Se tomarán medidas urgentes en la zona insular de Cartagena

Y volvió a manifestar que “a Diana le pasó eso por la desobediencia que ella tuvo conmigo como capitán. Ellos eran como 14 ó 15 las personas, no me acuerdo bien los que estábamos en el bote. Nosotros llegamos ente 8:00 y 9:00 de la mañana, lancé anclas y en Cholón, para los que no hayan ido, cuando uno va ingresar tiene que levantar los motores, lo hice y ellos empezaron a bañarse. Allí en Cholón las personas entran y salen, se bañan y yo seguía con mis motores levantados. Y a esta mucha siempre la veía sentada en el bote. Los amigos de ella estaban borrachos, mejor dicho ellos estaban era locos”.

“Hubo un momento en el que yo tuve que salir a almorzar, no sé lo qué pasó. Si ella estaría tomando, la verdad es que no lo sé. No soy nadie para decir que Diana estaba tomando, pero la realidad es que había tragos por todos lados. Sí sé que había borrachera por todos lados en ese momento”, narró.

“Llegó el momento de irnos porque ya se habían bañado y porque después de tres o cuatro horas, era tiempo de regresar. Se alzó el ancla, iba despacio, en casi neutro, prendí mis motores. Iba saliendo de Cholón suavecito. Ellos están todos en la punta y les digo que se vinieran para atrás porque ya íbamos a salir. “Vengan para acá y se sientan, por favor”, les dije. Se sentaron, pero dos de ellos me dicen que tenían ganas de orinar, les digo que no se vayan a bajar porque el motor estaba prendido. Voy bajando para orillarme y para que ellos echarán la orinada, me recuesto en el manglar y cuando me estoy acercando para la parte donde tenía girar porque había muchas lancha, les digo que no se lancen porque había muchos botes, cuando voy suave para que ellos se bajaran en una parte segura siento un grito atrás y veo a tres de ellos en el agua. Uno que estaba como a quince metros se estaba ahogando y cuando veo eso, uno como piloto reacciona, lo que hice, para no doblar el bote hacia dónde estaban ellos, lo que hice fue darle rever para tratar de rescatarlo. Ya Diana estaba en la parte de atrás de los motores orinando. Se había bajado a orinar. Ya yo le había dado la orden de que no se bajaran. ¿Y sabe qué lleva a eso? Es la desobediencia al piloto, al capitán. Si yo les dije que o se bajaran ¿porqué se bajaron?”, continuó.

Lea aquí: Piden que el Parque Corales del Rosario sea administrado desde Cartagena

“Cuando yo veo que el muchacho se está ahogando, le doy rever a la lancha y la muchacha en la parte de atrás yo no podía verla, porque estaba al lado de los motores, menos mal, que por la intuición que tengo, puse neutro y luego de hacerlo, salgo a la parte de atrás donde estaban y la encontré ensangrentada. Al momento de subir a la lancha empecé a darle rever otra vez para recoger al otro muchacho que se están ahogando”, siguió.

“Imagínese la irresponsabilidad de esa muchacha y la irresponsabilidad de sus amigos. Los subí y salí a toda para Cartagena. A medida que manejaba prendí el radio de comunicación iba llamando a la patrulla para que me esperaran en Cartagena o se encontrara conmigo el Guardacostas, pero el Guardacostas nunca salió. Iba a toda con los motores 300, imagínense a la velocidad que iba. No es como dice ella que duró 45 minutos para llegar a Cartagena, mentira. Llegando a la bahía de Cartagena fue que llegó la ambulancia que está en Caño de Loro, ahí la montaron. Les digo que la llevaran porque ellos eran la ambulancia y para que le prestaran los primeros auxilios. Eso fue estando en Punta Area, que está a cinco minutos en lancha de Tierra Bomba, ahí enfrente me recogieron ellos”, manifestó Humberto.

Otra vez dijo que “es mentira que la dueña de la lancha la haya olvidado, ella siempre estuvo allí y estuvo pendiente de ella todo el tiempo. Además, ella durmió en el apartamento de la señora Aniluz, que es la dueña de bote. Y las cosas no son como ellos dicen, que la desempararon. Aquí el meollo del asunto es la desobediencia al capitán, por eso fue que paso eso. Es una cosa diferente lo que le pasó a esta muchacha reciénteme”.

“Para que lo sepan, allá en Cholón lo que se ve es droga y alcohol en las lanchas. Cuando esa gente se vuelve loca se tiran al agua aún con la lancha andando. Eso ha pasado con varios pilotos, con muchas embarcaciones y los pilotos no dicen nada para no meterse en problemas con aquellas personas que alquilan los botes, con los mismos turistas, para no tener problemas con ellos. Ellos son los que forman el desorden y la algarabía. Acá no hay que echarle la culpa a los pilotos, a los capitanes, no. El turista también tiene que aprender a comportarse, tiene que aprender a saber dónde están, esto no es carretera. Esto es una responsabilidad que tenemos nosotros como pilotos y como capitanes de botes y ellos tienen que poner de su parte. Aquí tenemos que ver qué es lo que se va hacer con esto. La mayoría de los turistas son hijos de papi y mami. Allí en Cholón pasan muchas cosas que se tiene que ver cómo se hace para controlarlo”, terminó diciendo Humberto Padilla.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Atlántico

DE INTERÉS