Atlántico


San Andresito de Barranquilla no va más

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

24 de octubre de 2013 06:58 PM

En una decisión que tomó la Inspección de Policía, por una orden emanada de la Secretaría de Control de Espacio Público, fueron demolidos este jueves  los locales donde  funcionaban los San Andresitos de la ciudad de Barranquilla.

Los propietarios de los locales adujeron que se sintieron maltratados por la Administración, que los obligó a abandonar el sitio sin siquiera tener un lugar donde reubicarlos, por lo que anunciaron demandas contra la alcaldesa Elsa Noguera al considerar que fue arbitraria la medida.

Muchos dijeron que tenían 50 años de estar en ese sitio, el cual ellos mismos fueron construyendo hasta colocarlo como un lugar de referencia para todo aquel que quisiera comprar un electrodoméstico, ropa, accesorios de uso personal, incluso de entretenimiento.

La lucha entre la Administración y los propietarios de San Andresito duró varios años porque el Distrito les ofreció un dinero por los locales, que fueron concertados luego del avalúo pero que los dueños no aceptaron. 

Hace ocho días la Inspección de Policía llegó al sitio con intenciones de desalojarlos, pero una mediación del Personero Distrital la prorrogó hasta este jueves cuando desde las 8:00 de la mañana se procedió con el desalojo.

Para poder tomar la medida de desalojo y posterior demolición, desde el Distrito se procedió a depositar en las cuentas de ahorro de cada uno de los propietarios el valor que se determinó, después del avalúo, por cada uno de los locales.

Muchos dijeron que no estaban de acuerdo con el valor que se le dio por la indemnización de su predio y que lo que ellos querían era que se les reubicaran en sitios que pudieran tener las mismas condiciones para poder vender sus productos.

El abogado que representa a los  propietarios de los almacenes dijo que se impetrará una demanda por daños y perjuicios contra el Distrito a favor sus apoderados.

Desde la alcaldía se dice que “se recuperó para el beneficio de todos los barranquilleros, más de 4.700 metros cuadrados que forman parte integral del proceso de transformación urbanística del Centro Histórico, luego de la diligencia de restitución del bien fiscal del Distrito ubicado en la carrera 46 entre calles 33 y 34”.

“Transcurrido ya un año de negociación directa con los propietarios de las mejoras locativas y los arrendatarios se procedió a recuperar este espacio público. Y se pusieron a disposición los dineros que respaldan la negociación a los comerciantes con los que no se llegó a un acuerdo final. Cumplimos con todos los protocolos legales y se llevó a cabo un proceso transparente y dentro de los marcos normativos, garantizando los derechos de los comerciantes", aseguró Diana Amaya Gil, secretaria de Control Urbano y Espacio Público.

Por su parte, Ricardo Cantillo, jefe de la oficina de Inspección y Comisarías de la Secretaría Distrital de Gobierno, dijo que “se revisaron los 238 locales que funcionaban en San Andresito, encontrando la mayoría de ellos abiertos y desocupados. Solo seis estaban cerrados y con mercancías en su interior. Los inspectores realizaron el inventario correspondiente para proceder a ponerla a disposición de la Secretaría de Control Urbano y Espacio Público”.

“El área que estamos restituyendo nos permitirá a todos los barranquilleros pensar en espacios de calidad y de encuentro ciudadano está destinado a ser una gran zona pública que conectará la plaza del Parque Cultural del Caribe y la plaza de la Intendencia, que mejorará, además, la conectividad entre la calle 30 y la Vía 40, la prolongación de la carrera 46, el corredor portuario y la Avenida del Río. Estas son obras de interés general que nos beneficiarán a todos y que se financiarán con recursos de Valorización II, con el acompañamiento de Edubar ", terminó diciendo Amaya Gil.