Bolívar


Aguas residuales afectan a comunidad y a cuerpo de agua en El Carmen

Al parecer, provienen de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) de las nuevas viviendas llamadas Villa Sofí, en el barrio Los Ángeles.

LILA LEYVA VILLARREAL - CORRESPONSAL EL UNIVERSAL

12 de diciembre de 2019 11:55 AM

Los olores putrefactos y la presencia de roedores se han convertido, desde hace dos meses, en un dolor de cabeza para los habitantes del barrio Los Ángeles, en El Carmen de Bolívar, como consecuencia de las aguas servidas que, al parecer, provienen de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) de las nuevas viviendas llamadas Villa Sofí.

Así lo denuncia Rafael Cohen Valeta, representante de la comunidad, señalando que esas aguas están provocando problemas, que podrían verse reflejados en la salud de todos los vecinos. Pero lo más grave, según los afectados, es que esas aguas están llegando hasta un cuerpo de agua que utilizan para abastecerse cuando es suspendido el servicio de acueducto, el cual ya se está contaminando y no ven una solución que pueda evitar un desastre.

Cohen, en nombre de la comunidad que representa, le pide al alcalde de El Carmen, Rafael Gallo Paredes que atienda esa grave crisis que les está deteriorando su calidad de vida, porque no soportan los olores pestilentes que emanan las aguas sucias.

Otra de las habitantes del sector asegura que hay muchos niños que ya están presentando afectaciones en la piel, además de que algunos de los residentes de ese sector tienen reses que toman agua allí y se les pueden enfermar, y ellos viven de la leche que estas producen.

Además, cada día tienen que recoger los peces que se están muriendo en el cuerpo de agua, los cuales cultivan para el consumo de toda la comunidad.

Ellos van a solicitar a Cardique una evaluación de la situación para que determine el nivel de afectación que existe a raíz de una obra, que a su parecer, estuvo mal diseñada desde el inicio.

Sin embargo, el secretario de Planeación municipal, Richard Gianni Sierra, precisa que esa situación la está provocando un sistema de cableado eléctrico que fue hurtado el pasado mes de septiembre, pero que está en marcha la inversión correspondiente para que la planta vuelva a funcionar.

En cuanto a las aguas, el funcionario agrega que a raíz del fuerte invierno que azotó la región en octubre, algunos manjoles y tubos se sedimentaron, y que los están limpiando para que la Ptar haga el proceso correspondiente para que el agua sea descontaminada y no afecte ni la comunidad ni al cuerpo de agua.