Aumenta cobertura de acueducto, falta compromiso de los alcaldes

08 de marzo de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con gran entusiasmo, Jorge Ibáñez, habitante de El Carmen de Bolívar, recuerda la primera vez que vio salir agua por las llaves de su casa, hace más o menos unos cuatro años cuando empezó a funcionar el acueducto de ese municipio, la fecha exacta no la tiene tan clara, pero en su memoria aquel día quedó grabado como un tesoro y no era para menos, el líquido por el que durante sus 67 años había tenido que padecer él y sus coterráneos, desde ese entonces no volvería a ser un problema o al menos no como antes.

“Cuando no teníamos acueducto yo me despertaba todos los días desde muy temprano a esperar a los carretilleros para comprar el agua, a veces no pasaban y entonces tenía que salir a buscar en algún jagüey o donde algún vecino que tuviese alberca, o esperar que lloviera si era el caso, pero gracias a Dios esos días pasaron”, expresó Ibáñez, ahora con 71 años.

A uno 136 kilómetros, para José Herazo, en el municipio de Clemencia en donde también tienen acueducto, la realidad es otra, él al igual que el resto de la población aún debe cumplir con la difícil tarea de buscar dónde abastecerse de agua potable ya que el acueducto opera irregularmente, y así como pueden tener agua un día, pueden durar una semana o más sin recibir una gota.

En esa dicotomía de tener agua y a la vez no tener, se ha mantenido Bolívar históricamente, un departamento que tiene como eje fluvial ríos como el Magdalena, San Jorge y Cauca, sin contar la red de caños, arroyos y ciénagas que posee, es común ver hombres empujando carretas cargadas con tanques de agua debido a la insuficiente cobertura y continuidad del servicio de agua potable que padecen algunos municipios, principalmente por el insuficiente compromiso de las administraciones municipales para establecer este asunto como el primero en su agenda de gobierno.

Sin embargo, aunque son evidentes aún las necesidades que en materia de acceso a agua potable padecen muchas poblaciones, es importante el avance en la construcción de nuevos acueductos y ampliación de cobertura lograda en los últimos siete años en Bolívar.

En el 2012, la cobertura promedio del servicio de agua potable en cabeceras municipales del departamento, sin incluir a Cartagena, era de 38 %. A partir de 2013 ese indicador aumentó hasta llegar al 80 % en el 2015, gracias a la construcción de nuevos sistemas de acueductos en los municipios de Arroyohondo, San Juan Nepomuceno-Fase 1, Arjona-Turbaco Fase 1 y 2, San Pablo, El Guamo, Córdoba, Talaigua Nuevo, Cicuco, Rioviejo, Simití, Regidor, Achí, Pinillos, Arenal del Sur y El Carmen de Bolívar, pero su máximo logro lo obtuvo en diciembre del año pasado, alcanzando un 94 % de cobertura con la entrega de los acueductos de Magangué, Santa Rosa del Sur, San Cristóbal, San Jacinto del Cauca y el regional La Línea (Villanueva, Santa Rosa de Lima, San Estanislao y Soplaviento).

“Nunca antes se había construido en Bolívar tantos proyectos de infraestructura de agua potable, de manera sistemática y con un esquema financiero definido, como los que ha permitido entregar el Plan Departamental de Agua (PDA) con una inversión de 150 mil millones de pesos”, expresó Miguel Torres, gerente de Aguas de Bolívar.

A esta inversión se suma la de otros 10 proyectos que están en ejecución en los municipios de San Jacinto-San Juan, Mompox, Norosí, Montecristo, El Peñón y Turbana, y los corregimientos de Juanarias (Magangué), Pueblo Nuevo (Cicuco), Ballestas (Turbana) y Puerto Príncipe (El Carmen) que representan una inversión de $85 mil millones.

La zona rural

En la zona rural la misión aún tiene retos por cumplir, pues el avance ha sido menor, pasó de 35 % a 42,5 % en cobertura, pero son varios los corregimientos y veredas que hoy cuentan con nuevos sistemas de abastecimiento de agua potable, construidos o rehabilitados por el PDA Bolívar en los últimos tres años: Cascajal y Ceibal (Magangué), Las Piedras (San Estanislao), Macayepo (El Carmen), Paiva y Chiricoco (Santa Rosa de Lima), Cañaveral (Turbaco), Doña Juana (Margarita), Tacamocho (Córdoba) y en pocos días en Galerazamba (Santa Catalina) y Hatoviejo (Calamar).

“Con todas las dificultades técnicas y financieras que debe superar cada proyecto de inversión, traducidas en legalidad de predios, incumplimientos contractuales, recursos insuficientes y ajuste de diseños técnicos, el PDA ha demostrado ser un mecanismo clave para gestionar proyectos y recursos, y avanzar en cobertura de agua potable”.

Calidad del agua

En cuanto a calidad, el índice de riesgo de calidad de agua (IRCA) se mide en las cabeceras municipales, inicialmente era de 38 %, cuando el máximo permitido es 5 %, es decir se manejaba un riesgo alto.

“Cuando recibí estaba en nivel no apto para el consumo humano, la bajamos de un nivel de riesgo alto a medio 26 % y para el 2019 pretendemos que llegue al 5 % que es el máximo permitido, es decir, nivel óptimo”, dijo el gerente de Aguas de Bolívar.

Para esto el plan a seguir será la capacitación de operadores, dotar con equipos de laboratorio para que se mida la calidad de agua, crear puntos de muestreo y contramuestreo para ver si los datos están acordes con la realidad.

Alcaldes deben comprometerse

Si bien la cobertura ha tenido un avance importante, la responsabilidad de que los acueductos funcionen y las poblaciones puedan contar con el servicio de agua las 24 horas del día, es directamente de las administraciones municipales.

“La gran tarea es ahora que los alcaldes y operadores de los acueductos garanticen el funcionamiento de esa infraestructura entregada”, indicó el gerente de Aguas de Bolívar.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Bolívar

DE INTERÉS