Campesinos de Sincerín reclaman tierras para trabajar

31 de julio de 2019 12:00 AM
Campesinos de Sincerín reclaman tierras para trabajar
Así quedaron las cercas que fueron retiradas del terreno. // Julio Castaño Beltrán - El Universal

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con lágrimas en sus ojos, Rafael Alfaro, un campesino del corregimiento de Sincerín (Arjona), señala a lo lejos las tierras en las que por más de 20 años han tenido sus cultivos de ahuyama, plátano y melón, entre otros, para sostener a su familia. Tierras de las que hace dos semanas fue expulsado junto a los suyos.

En esa misma condición aseguran estar unos 21 campesinos más, quienes por muchos años han usado los playones de Sincerín, que son terrenos baldíos, para su beneficio económico. Por eso, además de tristeza, ahora sienten preocupación por su futuro y el de sus familiares, ya que cultivar ha sido su único medio para subsistir.

“Nosotros nos metimos aquí un primero de enero, llevamos más de 25 años trabajando la tierra, esto era una ciénaga que el arroyo fue sedimentando y así nos fuimos haciendo a la tierra, cuidándola. Hemos tenido una buena lucha por este espacio, como para que ahora digan que le pertenece a otros”, indicó Alfaro.

De acuerdo con los argumentos de los campesinos afectados, los cuales se autodenominan como el grupo de los 22, el pasado 10 de julio la inspectora central del municipio de Mahates en compañía de agentes del Escuadrón Antidisturbios (Esmad) dio cumplimiento al desalojo de los predios donde estos tienen sus cultivos, justificando que ese espacio pertenece a Mahates.

Dicho operativo, el cual calificaron como un atropello, aseguran que nunca les fue notificado. Aseveran que en este varios campesinos resultaron lesionados y ultrajados por las autoridades, que terminaron destruyendo las cercas y un pequeño rancho que tenían para el descanso luego de sus actividades.

“El día 10 llegó la inspectora central de Mahates con una supuesta autorización de la Agencia Nacional de Tierras, pero a nosotros no nos notificaron en ningún momento que se iba a hacer el lanzamiento; llegaron y nos arrancaron la cerca, nos tumbaron la casa y un antimotín me disparó de cerca”, cuenta Miguel Meléndez.

¿De quien son las tierras?

A su favor los afectados indican que hace más de 10 años el entonces Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) hizo la división de 12 parcelas que entregó a los campesinos para su aprovechamiento. Sin embargo, aseguran que esto no fue respetado y por el contrario el municipio vecino asegura que las tierras pertenecen a su jurisdicción, por lo cual procedió al desalojo.

“Después de entregarnos la tierra, ahora no las han quitado y han metido a otros campesinos a trabajar allí. Eso no es correcto porque nosotros llevamos muchos años y tenemos derechos sobre esta tierra, que es de todos porque son unos baldíos”, puntualizó Blas Rodríguez.

Debido a esta situación, los campesinos pidieron a las alcaldías y a las autoridades tomar medidas y evitar un problema mayor, pues ya han habido algunos enfrentamientos entre los grupos de campesinos.

“Pedimos a las autoridades, como la Procuraduría, y al municipio de Arjona, que se hagan presentes en este caso, ellos son campesinos y nosotros también, pero ya nosotros éramos ocupantes hace muchos años y no podían sacarnos a nosotros y meter otros campesinos. Las autoridades deben buscar como dialogar para decidir, porque esto puede terminar en derramamiento de sangre”.

Esto dice la
alcaldía de Arjona

Al consultar por la problemática a la alcaldesa de Arjona, Esther María Jalilie, esta aseguró que se trata de una situación que encontró al llegar a su mandato en 2016. “Cuando iniciamos el mandato, pudimos evidenciar una problemática interna con grupos de campesinos, específicamente con campesinos de Sincerín y Gambote, quienes estaban asentados teniendo un aprovechamiento de los playones”.

De acuerdo con Jalilie, estos playones se originaron por una resolución de Incoder de hace muchos años, donde les asignaron a 12 parceleros, unos con escritura y los demás no. A los que no tienen escritura se les asignó una resolución general de playones, que abarca desde Gambote hasta los finales de Sincerín y un espacio pequeño que llega a Mahates, que aprovechan campesinos del corregimiento de Malagana (Mahates), quienes frecuentemente estaban en disputa y discordia. Por esto las alcaldías iniciaron un proceso para la rectificación con la Agencia Nacional de Tierras.

“Debido a las disputas entre campesinos, la Alcaldía de Mahates y la Alcaldía de Arjona invitamos a la Agencia Nacional de Tierras, que es la autoridad competente, pidiendo que rectificara y se llegó a un acuerdo de dividir la resolución en dos espacios de Incoder. Uno que incluyera la zona de Arjona y otro el espacio de Mahates, para evitar que hubiese discordia entre los dos municipios y cada quien estuviese en su territorio, los cual fue aprobado en la ANT“.

Jalilie agregó que en varias ocasiones se hizo el reconocimiento en compañía de la ANT, los campesinos y Agustín Codazzi, para aclarar los límites.

Además, tras una denuncia de campesinos de Mahates que decían que se usaban para ganadería y cultivos de larga duración, se anunció un desalojo a la zona, respetando solo las parcelas asignadas años atrás por el Incoder.

“A ellos se les informó que se haría un desalojo de ganadería y cercas, pero todavía no se les ha dicho quién puede quedarse, esperamos que salga la resolución donde designan o actualizan las condiciones de uso de baldíos en Arjona y Mahates”, puntualizó Jalilie.

Mahates aclara situación

Víctor Guerra, alcalde de Mahates, confirmó que es un proceso que tiene más de cinco años, el cual estaba muerto y se retomó al llegar a la Alcaldía. En este tiene participación la Procuraduría Agraria y Ambiental, el Instituto Agustín Codazzi, Cardique y las alcaldías.

“Encontramos un conflicto de intereses, pues había una resolución de Incoder donde se adjudicaban los baldíos a unos campesinos de Sincerín, pero al iniciar el proceso con la Agencia Nacional de Tierras llegamos a la conclusión que están en jurisdicción de Mahates y que, además, los campesinos de Sincerín estaban usando las tierras para pastoreo, lo cual no está permitido por la ley”.

Indicó también que la ANT hizo el amojonamiento y las delimitaciones del terreno, que fue adjudicado a campesinos de Mahates.

“Nuestros campesinos deben cultivar la tierra que están en jurisdicción de Mahates, lo que hicimos fue liberar esos predios para dárselos a nuestros campesinos y que pudieran cultivar”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Bolívar

DE INTERÉS