Cierre de clínica genera inconformismo en Turbaco

08 de septiembre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Doña Lilia Esther Villarreal Tovar llegó ayer a cumplir su cita normal para control de hipertensión.

Eran casi las 9 de la mañana, cuando tras acercarse a la puerta de vidrio del Centro de Especialistas de Turbaco, el vigilante, con un tono casi que de tristeza, le dijo: “ya aquí no se está atendiendo a nadie”.

La señora Lilia Esther, un poco airada, le contestó: “ajá y cómo vamos a hacer los que sufrimos de esta enfermedad. Hace dos meses apartamos la cita y ahora resulta que ni sabemos dónde nos van a atender”.

Una joven que se identificó como Julys, y quien llegó con un niño en sus brazos para que se le atendieran, hizo la misma apreciación, pero la respuesta fue igual.
Y así como ellos, varias personas llegaban para pedir atención y nadie del área administrativa se acercaba para dar alguna información sobre por qué el segundo más importante centro de atención médica en la población había sido cerrado de forma repentina. El primer prestador de servicios es la ESE Hospital Local.
“Sentimos que es una falta de respeto con los usuarios ¿Como así que van a cerrar y no le avisan a la gente esea decisión? Lo que cuesta conseguir una cita, estos pobres señores que vienen de lejos y ahora les toca ir hasta Cartagena a que los atiendan y quién sabe qué día. Merecemos una explicación”, dijo una usuaria que también habló bastante molesta en las afueras de la clínica.

“Cerramos con dolor en el alma”

Eva Castillo Ramos, gerente del Centro de Especialistas de Turbaco, le explicó a El Universal que con mucho dolor le tocó cerrar las puertas de este proyecto de familia que creció gracias a la labor que ejercieron durante los 23 años que estuvo funcionando.

“Nuestra bandera siempre fueron los trabajadores, pues con empleados al día en sus salarios y con todo lo que la ley exige, siempre van a atender con muy buena voluntad a los usuarios,  que eran nuestra razón de ser. Pero desde hace algo más de un año, la situación se volvió bastante insostenible y era mejor decir no más, que tener que estar engañando a los empleados y a los pacientes”, aseguró la doctora Castillo.

Explicó que casi el 40% de la población, perteneciente al régimen contributivo, era atendido en la clínica. “Hay EPS que nos deben entre 12 y 15 meses por los servicios prestados. Hicimos hasta lo imposible por cumplir, pero la situación se tornaba mucho más difícil cada vez mas. Había que responder por 40 empleados, entre nómina y OPS”, explicó la gerente.

Agregó que “la decisión no fue fácil, pues fue un proyecto de familia con el fin de servirle a la gente de nuestro pueblo. Teníamos hasta tarifas por debajo de los valores que cobran algunas IPS. Tomamos esta decisión, cerramos con dolor en el alma y no hay vuelta atrás”.

Precisó que prepara una comunicación para explicarles a los usuarios qué fue lo que pasó. 
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Bolívar

DE INTERÉS