En Mahates rechazan la violencia y piden la paz

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Julio Rafael Beleño, un campesino de 72 años que vive en el barrio La Loma del municipio de Mahates, asegura que no soporta más los robos que se han desatado en esa población y que ya llegaron hasta su pequeña parcela.

Sentado en una silla en la parte principal de su terruño, asegura que le da temor salir de su casa. Pese a que ha participado en diferentes consejos de seguridad, cree no tener garantías para desplazarse de un lugar a otro.

“Nos da miedo de salir por temor a que seamos interceptados por los ladrones y perder nuestras pocas pertenencias, porque ellos nos intimidan con todo tipo de armas”, dijo el anciano.

El agricultor manifestó que ni los cultivos de plátano, ají y yuca y animales de especies menores que tiene en su finca se han salvado, pero lo peor de todo es que nadie le da una solución a esa grave problemática.

Igualmente, Araceli García Peña, madre de familia y quien también participó el viernes pasado en una marcha que realizaron por todo el municipio exigiendo un alto a la violencia que se ha apoderado de Mahates, asegura que lo que más le duele es ver a algunos jóvenes desperdiciar sus mejores años consumiendo drogas.

Señaló que el último caso de intolerancia sucedió en las afueras de un establecimiento de diversión, la madrugada del domingo pasado, cuando dos hombres resultaron gravemente heridos por tratar de evitar el robo de una motocicleta.

García dijo que necesitan el apoyo de todas las autoridades, porque no pueden permitir que al municipio lo conviertan en un campo de batalla.

Piden justicia e iluminación

Madres de menores que han sido atacadas sexualmente también se sumaron a la caminata para exigir que los organismos de control hagan lo que les corresponde, y no se conviertan en dilatadores de procesos en los que lo único que piden es justicia.

“Se nos parte el alma ver a nuestras hijas sufriendo y que los depredadores sexuales anden sueltos como si no hubieran hecho nada”, precisó una de las madres.

Otros pidieron que se desarrolle un proyecto para iluminar todas las calles del municipio, ya que los delincuentes aprovechan la oscuridad para atacar a sus víctimas.

Autoridades

El alcalde Víctor Guerra se sumó a la marcha y le exigió a los violentos respeto para la comunidad en general.

El mandatario señaló que junto a las autoridades están realizando trabajos para entregar los resultados que la comunidad requiere.

“Vamos articular acciones para que en el municipio no se vuelvan a repetir acciones violentas que afectan directamente a la comunidad”, dijo Guerra.

Agregó que requieren articular acciones con la Gobernación de Bolívar y la Nación “para comenzar a rescatar a los jóvenes que están enfermos, hay que desintoxicarlos y reintegrarlos a la sociedad porque solos no pueden”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Bolívar

DE INTERÉS