Bolívar


En Pinillos y El Carmen exigen más atención en educación

LILA LEYVA VILLARREAL - CORRESPONSAL EL UNIVERSAL

30 de enero de 2018 12:00 AM

María del Carmen Cohen Méndez es una de las estudiantes de la sede escolar de la vereda Bonito en la zona baja de El Carmen de Bolívar, que pertenece a la Institución Educativa Técnica en Gestión Empresarial Gabriela Mistral, quien diariamente debe recorrer 20 kilómetros para poder asistir a clases porque no tiene servicio de transporte.

Al igual que María hay otros alumnos que deben hacer lo mismo porque sus padres no cuentan con el dinero para contratarles este servicio que la Alcaldía debe garantizar cada año, pero que hasta ahora no se ha asegurado. Otra situación que viven en Bonito es que carecen de energía eléctrica.

En la vereda Naranjal tampoco tienen las condiciones para atender a los estudiantes que asisten allí. Hay salones para clases pero no hay luz. Esta comunidad está a 15 kilómetros del casco urbano, pero sus estudiantes aún no comienzan clases porque están hacinados .

Los estudiantes también se quejaron por el mal estado en que llegan algunos productos de la alimentación escolar que reciben, la cual según ellos se las entregan hasta octubre.

La secretaria de Educación de El Carmen, Modesta Muñoz, indicó que tienen conocimiento de la situación, pero explicó que mientras sus predios no estén legalizados no pueden invertir recursos allí, por esos esperan en este año solucionar esa problemática.

Sobre la alimentación escolar dijo que desde 2016 le entregan a los niños desayunos industrializados y aseguró que exigen a docentes que reporten todo lo que llegue dañado para tomar los correctivos.

En cuanto al transporte escolar indicó que está siendo contratado para las zonas priorizadas de acuerdo a la cantidad de estudiantes y las rutas, pero que desafortunadamente por falta de recursos no pueden atender todas las necesidades.

En Pinillos
En el corregimiento Rufina Vieja, perteneciente a Pinillos en el sur de Bolívar, los padres de familia decidieron entrar en paro reclamando el nombramiento de docentes.

Aseguran que desde octubre de 2016 unos siete docentes fueron trasladados de la Institución Educativa Rufina Vieja  por presuntas amenazas de las bacrim y desde entonces nunca fueron reemplazados.

Edita Villarreal, una de las madres del corregimiento, explicó que la problemática se inició desde el pasado 16 de octubre y por eso “los padres  de familia continuamos con el cese de las actividades hasta que nos nombren los nuevos docentes que hacen falta. Necesitamos una comisión del Ministerio  de Educación para que venga a averiguar qué pasó con estos docentes que dejaron 358 niños sin clases”.

Serán nombrados
Óscar Marín Villalba, secretario de Educación de Bolívar, explicó que efectivamente el año pasado apenas conoció la situación de amenazas se procedió a cumplir con lo que dice la norma y reubicó a los docentes para preservar la vida. Sin embargo, aclaró que es la Unidad Nacional de Protección (UNP) la que debe rendir un informe sobre la situación de los maestros y con respecto a ese estudio de seguridad se determina si los maestros regresan a sus puestos de trabajo o de lo contrario son trasladados de manera definitiva. El secretario precisó que dicho informe no ha llegado a su despacho.

Sostuvo que con el Ministerio de Educación se logró que se nombraran los primeros 174 docentes que serán distribuidos en varias sedes para ir cubriendo los faltantes. “Estamos en los trámites para que la Fiduprevisora nos envíe los paz y salvo con el fin de que se puedan iniciar las labores”.

El dato

En días pasados, en la socialización del “Plan de Educación por Bolívar”,  entre la ministra de Educación Yaneth Giha y Dumek Turbay, gobernador de Bolívar,  se concertó la construcción de 415 aulas de clases, el nombramiento de 651 nuevos docentes y la inversión de $10.700 millones en infraestructura educativa.