Bolívar


'Moja Moja' el 20 de enero, una tradición en Soplaviento

El 20 de enero en Soplaviento sus calles son un río humano para festejar esta fiesta llamada ‘Moja Moja’. Nadie se ‘salva’, todos deben mojarse para seguir la tradición cada año. La cumbia, el porro y todas las expresiones folclóricas se unen este día.

REDACCIÓN REGIONAL

17 de enero de 2020 05:12 PM

El 20 de enero en Soplaviento es una semblanza de una tradición complaciente.

Con bombos y platillo se preparan los habitantes del municipio de acoplamiento para festejar este lunes un onomástica más del regocijo sociocultural de las fiestas del 'Moja Moja'.

Esta bella tradición se ha convertido en el sinónimo de la manifestación sincera de un pueblo, lleno de alegría, de jolgorio, que brota de lo más profundo y noble de los corazones, con el cual brindan tributo y honor a un legado de tradiciones que nos dejaron nuestros ancestros, en esta insigne fecha, sagrada para todos los habitantes de este pueblo.

Puede caer, lunes, martes, miércoles, jueves o viernes, que la fiesta se hace y celebra a plenitud desde las 7 de la mañana hasta el día siguiente.

En esta tradicional fecha cabe destacar el arribo de numerosa gente de otras poblaciones circunvecinas y demás regiones de nuestra geografía colombiana que ha tempranas horas comienzan a festejar el 'Moja Moja', al compás del son de negros y otros aires musicales típicos de nuestra Región Caribe, como lo es la cambia, la música de banda y otros ritmos. Y todo esto va acompañado con el agua (algunas veces fría) del Canal del Dique, que baña a la población y surte su suelo para que siempre haya cosecha.

Esta honorable concurrencia de soplavienteros y vecinos, que se aglutinan en todos los sectores de la población, es un festejo clásico, sano, de la efemérides del tradicional 20 de enero, fecha en la que irrumpe el Carnaval.

Es la forma más expresiva de amor al terruño. Aquí la tristeza se esfuma como el viento y la alegría florece en cada rostro, brillan los ojos llenos de felicidad en cada soplavientero. El 20 de enero ha marcado un hito en nuestro municipio, por ser el día que más gente visitan a la población. Que mejor forma de evocar y plantar en las presentes y futuras generaciones ese sentimiento cultural para que esta tradición no muera y despertar más ese estímulo cívico, en un acto folclórico que le abre las puertas a nuestro municipio como una verdadera tierra hospitalaria, que le abre los brazos a sus visitantes, sin distingos de clase, diciendo sin tapujos: “yo soy Soplaviento, donde la alegría es parte de nuestro devenir”.

Qué orgullosos no sentimos los soplavienteros, envueltos de cariño, respeto y alegría y más que todo de un sano orgullo por esta tradicional fecha, aquí se nota y se pone por lo alto el paradigma radiante de las generaciones placenteras.

JESÚS AMOR OSPINO

Especial para El Universal