Bolívar


Piden que Gobierno nacional ayude a ESE de Turbaco

Trabajadores del centro de salud protestaron para que el Gobierno intervenga y dé soluciones a la crisis financiera que enfrenta la ESE.

REDACCIÓN BOLÍVAR

06 de julio de 2021 12:00 AM

Las directivas de la ESE Hospital Local de Turbaco pidieron al Gobierno nacional que intervenga, para ayudar a resolver la crisis financiera que enfrenta esa entidad de salud.

Esta fue una de las consignas de la marcha que se realizó la semana pasada, integrada por trabajadores de ese centro de salud y por habitantes de estas población del norte de Bolívar.

Debido a la crisis financiera que atraviesa la entidad, sumado a un grupo significativo de dificultades provocadas por la pandemia COVID-19, la comunidad en general y miembros del sector salud, convocaron el evento con el objetivo de sensibilizar y dar a conocer las condiciones malsanas por las que atraviesa la institución médica.

Dentro de las reclamaciones que dieron origen a la marcha, los manifestantes solicitaron ayudas financieras para garantizar la continuidad de la prestación de los servicios médicos, en especial para mejorar la infraestructura de la entidad, aumentar la planta de empleados, adquirir dotación biomédica, implementos, insumos y medicamentos.

Durante la manifestación, que cumplió con todas las normas de bioseguridad como el distanciamiento mínimo y el porte de cubrebocas, resaltaron las arengas pedagógicas con el objetivo de concientizar a la ciudadanía sobre la importancia del autocuidado.

A la fecha en Turbaco se han registrado más de 3 mil casos positivos de COVID-19, de los cuales más de un centenar se encuentra activo.

Además, al menos 50 personas han perdido la vida a causa de este virus.

En días pasados, las directivas y la administración municipal, dijeron estar inconformes con las deficiencias que tiene esa edificación, puesto que se inunda hasta con el más leve aguacero.

Cabe recordar que este hospital fue sometido a remodelación y la Alcaldía decidió ocuparlo en mayo del año pasado, sin que se hiciera la entrega oficial y la respectiva inauguración.

Con los recientes aguaceros, gran parte de las instalaciones se llenan de agua, por lo cual los trabajadores han tenido que armarse de escobas para secar los pasillos.

Al parecer, el sistema de desagüe fue mal diseñado, por lo tanto no alcanza a evacuar correctamente las aguas, las cuales se derraman hacia la sala de espera de los laboratorios y hacia el pasillo principal del bloque administrativo. Es decir, un 30% , aproximadamente, de la edificación.

Se ha sabido que la sala que había sido destinada como zona de quemados, y que funciona como albergue para enfermos de COVID-19, se le empoza el agua en el techo, porque le instalaron una tubería cuyo diámetro no es suficiente para evacuar la lluvia.

Al respecto, el hospital ha hecho algunas inversiones para mitigar las fallas de evacuación, pero no han sido suficientes.

En su momento, Vitorio Marrugo González, secretario de Salud, explicó que la ESE se puso en funcionamiento en cuanto se declaró la pandemia, ya que el pueblo carecía de un sitio digno para recluir a los contagiados.

Consideró que el constructor debe hacerse cargo de las anomalías, a la vez que la administración municipal debe hacer valer las pólizas de cumplimiento que se establecieron.