Córdoba


El vendaval que se llevó los sueños de más de mil cordobeses

Techos destechados, cultivos arrasados y más de mil damnificados es el balance del vendaval que azotó a Córdoba.

NIDIA SERRANO M.

12 de septiembre de 2022 04:53 PM

La fuerte brisa hizo que María Bejarano se despertara presurosa a proteger a sus dos pequeños hijos. Habían pasado pocos minutos, cuando un fuerte estrépito hizo que su corazón quedara prácticamente paralizado.

Entendió lo que había pasado cuando una cascada de gotas de lluvia empezó a inundar su humilde hogar en el municipio de Ciénaga de Oro, una de las siete poblaciones que resultó afectada con el vendaval que causó destrozos en la madrugada del domingo.

Un día después las autoridades no han logrado cuantificar cuántas familias resultaron afectadas en Montería, Cereté, Ciénaga de Oro, San Pelayo, Lorica y San Bernardo del Viento.

El fenómeno climático, que se extendió por la zona rural, causó daños en los techos de las viviendas y en las zonas de cultivos de plátano, yuca, maíz y arroz.

El fenómeno también hizo que colapsaran algunas vías, que cayeran árboles sobre la carretera y que se derribara el puente que comunica a los municipios de La Apartada y Ayapel, en el sur de Córdoba.

Apenas en las primeras horas de este lunes, empezó a restablecerse el servicio de energía en algunos sectores, pues tuvieron que pasar largas horas sin fluido eléctrico toda vez que los árboles y los fuertes vientos causaron daños en las redes eléctricas.

La Cruz Roja y la Defensa Civil están haciendo el recorrido en las poblaciones afectadas, con el fin de hacer el censo que exigen las autoridades para brindarles las ayudas correspondientes. Sin embargo, se habla de más de mil personas, que han tenido que refugiarse en casa de familiares o permanecer en sus casas, tratando de recoger los techos que se llevó la fuerte brisa.

La situación es más grave aún si se tiene en cuenta que en Córdoba hay 45.761 personas damnificadas en la actual temporada de lluvias, tras el desbordamiento de los ríos Sinú, San Jorge, los cuales se mantienen en alerta roja.

Entretanto, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, prendió las alarmas ante el riesgo de nuevas inundaciones en Lorica, Ciénaga de Oro y San Bernardo del Viento, en el área de influencia del Sinú, y en Montelíbano, Puerto Libertador, Buenavista, La Apartada y Ayapel, en la zona del San Jorge.

La agricultura, una de las grandes afectadas

Otros de los grandes afectados con estos fenómenos naturales son los agricultores. No han logrado sobreponerse del desastre que han causado las inundaciones y ahora el vendaval destruyó cerca de tres mil hectáreas de plátano.

Las poblaciones donde más se afectaron los cultivos fueron los corregimientos La Candelaria, El Rodeo, San Anterito, Las Flores, El Lazo y Manantial, según indicó el líder comunal de Lorica Robert Dimas.

Pidió apoyo para los campesinos cordobeses y advirtió que los precios de los alimentos podrían incrementarse con la escasez que se ha registrado en el territorio y por lo que puede ocurrir en el futuro, toda vez que las lluvias podrían registrarse hasta el mes de diciembre.

En igual sentido se pronunció Jorge Laudeus, vocero de los productores de plátano de Moñitos, zona costanera, indicando que hay mucho plátano en el suelo, especialmente en el corregimiento Perpetuo Socorro.

  NOTICIAS RECOMENDADAS